Columnas social
José Luis Herrera Arce Lunes 20 de nov 2017, 1:00pm ... Anterior 1 de 2 Siguiente ...

ENSAYO SOBRE LA CULTURA


LA LITERATURA

La historia del mundo se divide en dos grandes etapas: Pre historia e historia. Lo que se encuentra en medio de los dos es la palabra escrita; por lo tanto, a la literatura también la podemos dividir en dos grandes etapas: la oral y la escrita, aunque es necesario subrayar, que en la historia, ambos tipos de literatura subsistieron uno junto al otro y aún siguen subsistiendo en nuestros días.

La literatura oral permitió la inventiva, libertad para ir acumulando información a una misma historia o para cambiar la información de un estrato real a uno imaginario, maravilloso, ficticio. Es semejante al juego del teléfono descompuesto, donde el mensaje cambia según la persona que le toca transmitirlo a su compañero. Existen trabajos que se han encargado de indagar cuales han sido los cambios de un poema a través del tiempo, en diferentes regiones, como el romancero viejo y tradicional compilado por Manuel Alvar.

Este es el principio de las mitologías. Una historia va tomando cuerpo en un pueblo determinado hasta que se convierte en la explicación del principio de la naturaleza y le da un sentido de vida a la cultura que lo sustenta. Casi siempre, las historias comienzan refiriéndose al caos, en donde se introduce el orden por un dios o un grupo de dioses. En los mitos, se proyectan los sucesos históricos, las luchas entre las diferentes tribus y la imposición de unos a otros. Mucho de lo que acontece a los dioses es lo que acontece a los pueblos.

En la prehistoria, se inician las grandes leyendas que, posteriormente, van a ser escritas por algunos poetas. Una vez escritas, las historias tienen menos cambios porque siempre hay la posibilidad de referirse a las primeras versiones mientras éstas existan. En la tradición occidental, uno de los libros más antiguos serían los de Homero: La Ilíada y La Odisea, escrita en verso hexámetro en el original. En ambas historias, conviven los hombres con los semidioses y los dioses, estos últimos con muchas de las características humanas, con el mismo tipo de pasiones.

Mucho tiempo se dudó de que la guerra de Troya fuera cierta, hasta que a un hombre se le ocurrió hacer excavaciones siguiendo los datos que en el libro existían encontrando una ciudad a la que llamó Troya. El hecho, entonces, pudo haber sido cierto, pero la imaginación humana lo llenó de otros contenidos que la llevaron a su nivel mitológico, y cuando el poeta la puso en la hoja de papel, lo que hizo fue darle una forma musical para que permaneciera en la mente de la humanidad.

Las historias eran tan necesarias y tan importantes que tuvieron su continuación, como hoy las telenovelas, se continuaron a través de los trágicos y los poetas griegos que retomaron personajes y situaciones para escribir nuevos capítulos o relacionar nuevas historias. Esquilo, Sófocles y Eurípides, son los continuadores de lo que inicio en La Ilíada y La Odisea.

Pero además de la historia que se continua, nos refleja algunas características del sentido de la vida de los griegos, como el destino manifiesto. El hombre ya tiene su destino determinado y haga lo que haga lo tiene que cumplir. Tal vez tenga que apagar un pecado suyo o de alguno de sus ancestros y aunque no se sienta culpable, no puede evitar pagar.

Todo este mundo creado por los griegos, además alimentado con su arte y sus búsquedas filosóficas, cautivó a sus conquistadores; primero a Alejandro que lo esparció a todos los territorios que conquistaba y luego a los romanos que retomaron sus características especiales para aplicarlas a sus propios elementos culturales. Hay una semejanza entre los dioses griegos y romanos. También, en esta cultura se continúan las historias, como La Eneida, que es similar a La Odisea, en donde se plantea que la estirpe del pueblo romano haya sido griega, cuyo antecedente es Eneas, que después de haber combatido en la guerra de Troya llegó a las costas de Italia, y es de ahí de donde provienen los romanos.

En realidad, éstos eran un pueblo bárbaro que no habían tenido mucho tiempo para desarrollar su cultura. Sus grandes aciertos estaban en otras áreas, la ingeniería y el derecho. Los mejores caminos eran los que llevaban a Roma y siempre hubo una gran preocupación en ellos de saberse gobernar por medio de leyes apropiadas, no todas justas, pero si apropiadas. La literatura la heredaron de los griegos.


Etiquetas: José Luis Herrera Arce

Más de Columnas social

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT