EDITORIAL
SALVADOR SÁNCHEZ PÉREZ Miércoles 11 de oct 2017, 4:14am ... Anterior 3 de 10 Siguiente ...

Torreón, de "Vencimos al desierto", al lugar 44


Aunque la frase tenga un origen indeterminado, durante mucho tiempo funcionó perfectamente para articular los esfuerzos de esta colectividad en torno a su propio desarrollo.

Pero algo pasó de repente, los ciclos económicos del capitalismo global, el fin de la era del algodón, la distribución de los centros globales de desarrollo económico, la globalización del conflicto y un largo etcétera. Todo cambió para todos, ricos y pobres, los del centro y los de la periferia. Quien pudo migrar a otras latitudes en busca de mejores horizontes lo hizo, permaneció aquí quien no tenía mayor opción.

Algo pasó, y cuando los estándares globales son los que se convierten en referencia, entonces el baño de realidad no tiene vuelta de hoja. Así ahora con el Índice de Prosperidad, Torreón está ubicado en el lugar 44 de 77 municipios mexicanos.

ONU Habitat, el programa de la ONU que desde los años 70 proyecta asentamientos urbanos bien planificados, bien gobernados y eficientes en los servicios públicos, ha lanzado, desde 2012, una iniciativa para medir el desarrollo urbano sustentable, le llamó el Índice de Prosperidad Urbana. Pero es hasta ahora que se ha hecho público el informe para México.

Encabeza la lista en este Índice el municipio de Cajeme, que no es otro sino Ciudad Obregón, Sonora. Guadalajara ocupa el lugar 4, Querétaro aparece en el lugar 23. Al final de esta lista, están dos municipios guerrerenses: Acapulco 76 y Chilpancingo 77.

¿Qué hace una ciudad para ganar puntos en este índice? Son seis las variables incluidas: productividad, infraestructura urbana, calidad de vida, equidad e inclusión social, sostenibilidad ambiental y, finalmente, gobernanza y legislación urbana.

Y entonces la respuesta se va complejizando, no deja lugar a salidas simplistas y facilonas. Si el centralismo fuera el origen de todos los males, entonces quizá el municipio habría obtenido malas notas en infraestructura urbana y buenas en el resto de las variables, pero no, no ocurre así, los otros cinco indicadores también abonan, y de manera significativa, a la baja calificación.

"Es que las capitales se quedan con los recursos generados en la región y no los distribuyen con equidad", es la justificación del atraso que de tan repetido se ha vuelto cliché ineficaz. Suponiendo sin conceder, como dicen los abogados, que esto es cierto, tómese en cuenta que también contribuye la nefasta y opaca gestión de los recursos económicos que sí llegan.

El Índice da cuenta también, en este caso, de la deficiente y caótica infraestructura de vivienda, de comunicaciones y lo que de movilidad urbana existe.

Visibiliza el Índice los pésimos servicios de salud disponibles, su escasez y baja calidad, así como la falta de oportunidades para acceder a las instituciones de educación, pero también el abandono de los espacios dispuestos para la recreación de las personas y la comunidad.

La desigualdad económica, la única fuente real de todos los males, el generador de ellos, de hecho. Riqueza excesivamente mal repartida y el enquistado problema de la equidad de género, también son datos que se incorporan en la construcción de este índice.

Es el caso de la calidad del aire, el manejo de residuos sólidos urbanos y el derrochador uso de energía.

Finalmente, pero el clave de todo esto, la gobernanza local, la rendición nula de cuentas de parte del gobierno local, más la apatía de los ciudadanos para actuar organizadamente y la negativa de las instituciones de educación superior, medios de comunicación y cámaras locales de intervenir en la construcción del destino común de la ciudad. Finalmente, queda la única variable que ha sido señalada por las autoridades en el ramo, la expansión de la urbanización, considerado esto como gobernanza urbana.

Los organismos internacionales no encuentran el modo de "devolver" tanto al ciudadano de a pie, al ciudadano organizado, como a los gobiernos locales el papel que les toca en la reconstrucción de los daños efectuados por la globalización. Por lo pronto a seguir discutiendo, pensar juntos y actuar.




Más de EDITORIAL

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT