21 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

Sobrevive un millón de robos y limosna

POBLACIÓN MANIFIESTA DIFICULTADES PARA PROVEERSE DE ALIMENTO

AGENCIA REFORMA
CIUDAD DE MÉXICO, viernes 01 de septiembre 2017, actualizada 7:23 am

Enlace copiado

El hambre hizo estragos en muchas familias mexicanas.

Más de un millón de hogares tuvo que robar, mendigar o enviar a sus hijos a trabajar para conseguir comida el año pasado.

Esto, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 (ENIGH).

Como parte del nuevo cuestionario, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) preguntó en la encuesta si en los últimos tres meses la población había tenido dificultades para satisfacer sus necesidades de alimentos.

Unos 16 millones 150 mil 492 hogares respondieron que sí y de ellos, un millón 95 mil 474 afirmó que tuvo que hacer algo que hubiera preferido no hacer para conseguir comida.

Estas acciones incluyen pedir limosna, mandar a los niños a trabajar o recurrir a prácticas socialmente no aceptadas, como robar.

En el Estado de México, 2.2 millones de hogares tuvieron dificultades para cubrir su alimentación y de ellos, 8.2 por ciento recurrió a estas prácticas, esto es, 186 mil 278 núcleos familiares.

También destaca el caso de Veracruz, con 1.33 millones de hogares en problemas para alimentarse y de estos, 146 mil 941 que salieron a conseguir la comida como fuera.

Chihuahua, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas son otros de los estados donde las estadísticas reflejan que la situación de hambre afecta el comportamiento de la población.

El tamaño de la muestra que se utilizó el Inegi en este estudio (81 mil 515 viviendas) es la más grande que se ha empleado en una encuesta similar y para el levantamiento de la información se entrevistó cada hogar durante siete días.

La presentación estadística da cuenta que la alimentación es una preocupación constante en los mexicanos.

De los 33 millones de hogares que abarca la Encuesta, 42.4 por ciento expresó que tuvo alguna preocupación de que la comida se acabara en su familia en los últimos tres meses previos a la encuesta.

Además 10.7 millones de hogares, esto es, 32.1 por ciento del total, aceptó que tuvo dificultades para satisfacer la necesidades de los menores en casa. De ésos, en 3.7 millones de familias, aceptaron que para enfrentar la situación, los menores dejaron de tener alimentación sana y variada.

El Inegi levantó esta encuesta del 21 de agosto al 28 de noviembre de 2016, así que la medición no incluye el impacto que tuvo en el gasto familiar el "gasolinazo" reportado a principio de este año y la inflación por arriba de 6 por ciento observada en los últimos meses.

Se debe replantear lucha contra pobreza

La pobreza en la población continúa, por lo que se requiere un replanteamiento de la política social y del modelo económico para atender este problema de manera transversal, coincidieron especialistas.

José Luis de la Cruz, académico del Tecnológico de Monterrey, dijo que aún falta mucho para garantizar a la población la igualdad de oportunidades y el acceso a necesidades básicas como la alimentación, por lo que se requiere replantear la política social para atender de manera estructural este mal, pues a pesar de que la población tiene empleo, su ingreso no es el suficiente para cubrir sus necesidades.

Por su parte, Enrique Cárdenas, exrector de la Universidad de las Américas Puebla (Udlap), destacó que la política social debe garantizar la igualdad de oportunidades para toda la población a lo largo del ciclo de vida, desde el nacimiento hasta su muerte, y no sólo centrarse en el combate a la pobreza, sino en que haya una transversalización de las medidas gubernamentales. Refirió que el acceso a la seguridad social sigue siendo la carencia más alta, puesto que 55.8 % de la población la padece.

En tanto, para Héctor Villareal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), hay un "foco" en la política pública, porque parece que muchos de los programas sociales no han sido efectivos en la lucha contra la pobreza, por lo que se requiere una política pública más sólida con un sistema nacional de pensiones, un sistema de salud y un modelo para que la educación sea más efectiva en grupos vulnerables.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...