EDITORIAL
PATRICIO DE LA FUENTE Jueves 20 de abr 2017, 9:07am ... Anterior 3 de 9 Siguiente ...

El imperio de la cleptocracia


SIN LUGAR A DUDAS...

“El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres”— Platón

“No hay chile que les embone. Si no los agarramos, porque no los agarramos, si los agarramos, porque los agarramos”, dijo Enrique Peña Nieto aludiendo a la detención de Javier Duarte y a las múltiples teorías que se tejen alrededor del entuerto.

Con un ademán, llevándose las manos a la cabeza, Peña Nieto mostró exasperación. En algo coincidimos con el presidente: ni nosotros lo comprendemos a él, ni él parece comprendernos a nosotros. Un mar de interpretaciones distintas de las cosas nos separa.

Cuatro años antes, en tiempos de campaña, cuando todo eran promesas, el mandatario concedió una entrevista de la cual hoy debe de estar arrepintiéndose hasta en sus sueños.

Sí, aquella charla televisiva donde se refirió a César Duarte, Beto Borge y Javier Duarte como dignos representantes del nuevo PRI. Abanderados de una nueva generación de políticos jóvenes que cambiarían el rumbo de la historia, Peña Nieto cometió el error de dejarlos ser o quizá volteó para otro lado, atareado como estaba, y confió en que no obstante sus fallas de origen, algo bueno harían.

La contundencia de la imagen y la seguridad en sus palabras quedarán para siempre, se repetirán hasta el cansancio y quizá terminen convirtiéndose en el factor determinante que conduzca al PRI a perder la elección del 2018. Sí, esa entrevista es y será una de las facturas más caras para el hoy Presidente de México.

Pero existe algo rescatable y hasta cierto en la opinión del mandatario con aquello de que “ningún chile nos embona”. Y es que a estas alturas, con la frustración y el enojo a niveles insospechados, poco o nada estamos dispuestos a aplaudir venga de quien venga, y menos aún si proviene del actual gobierno o de gran parte de la clase política nacional. Ni deteniendo a diez ex gobernadores corruptos se zanja el agravio del que los ciudadanos de bien se sienten víctimas. Poco o nada, rumbo al 2018 y más allá, calmará al volcán. No es con sacrificios, aunque estén apegados a derecho, como se disipa el malestar.

Lo que parece no entender ni el presidente ni su gobierno, extraviados en un laberinto e incapaces de ver los síntomas de la enfermedad que nos carcome, es que no es que no nos alegre que hayan aprehendido a Duarte, lo que frustra es la larga existencia de un sistema en vías de extinción. Un sistema que se resiste a morir y que no terminará de fallecer si no nos involucramos, todos, para cambiarlo de raíz. Aquél sistema que no es de ahorita, que viene de hace muchísimos años, y que promovió, alentó, solapó, protegió y dejó florecer al que ha dado visos de ser la generación de gobernantes más corrupta y envilecida de la historia moderna del país.

Porque viéndolo desde cualquier óptica, en México hace mucho que perdimos el pudor. Porque no sólo son la inexperiencia, los yerros, el ejercer el poder con arrogancia, sintiéndose dueños de la verdad absoluta y la falta de resultados, lo que está afectando al país. Son también la avaricia a manos llenas, un sistema de justicia que solapa, una camarilla de múltiples colores partidistas que se protege, ríe y va por la vida con cínica parsimonia y claro, una ciudadanía apática que comparte algo o mucho de complicidad, pues también nosotros preferimos mirar hacia otro lado.

Sí, el imperio de la cleptocracia es una responsabilidad compartida. Javier Duarte, como tantos otros, representa a un cáncer que se expandió porque todos, en menor o mayor medida, elegimos no tomar las medidas necesarias desde el principio. La moraleja es que jamás debemos volver a desentendernos de nada y menos de la generación que nos gobierna, porque lo que sí han demostrado con sus muchas y honrosas excepciones, es que no tienen llenadera, ni pudor, ni límites. El cinismo con el que se conducen se torna intolerable, insostenible. Urgente que les paremos el alto en las urnas.

Nos leemos en Twitter y nos vemos por Periscope, sin lugar a dudas: @patoloquasto


Etiquetas: Sin lugar a dudas

Más de EDITORIAL

... Anterior Siguiente ...


1
RELACIONADAS
Ver más
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT