16 de febrero de 2019 notifications search
menu
Sucesos

Descubren en Egipto campo de cráteres de meteoritos


miércoles 01 de diciembre 2004, actualizada 11:22 am


El Cairo, (EFE).- El mayor campo de cráteres del mundo producidos por el impacto de una lluvia de meteoritos ha sido descubierto por un equipo de expertos franco-egipcios en el desierto occidental de Egipto, confirmaron a EFE fuentes de la expedición.

El descubrimiento ha tenido lugar al sur de la meseta de Jilf al Kebir -cercana a la frontera con Libia- por peritos del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) de Francia, y el Departamento de Geología de la Universidad de El Cairo.

El hallazgo y la investigación fueron dirigidos por el astrónomo del CNRS Philippe Paillau, especialista en la aplicación de la tecnología del radar en el estudio de los planetas, y Ahmed Niazy el Barkuki, profesor egipcio de Geología.

"La zona del hallazgo está compuesta por decenas de cráteres que están desperdigados sobre una superficie superior a los 5,000 kilómetros cuadrados, y el diámetro de los cráteres oscila entre 50 y 2,500 metros, mientras que la altura de algunos de ellos llega a los 30 metros", precisó Barkuki.

Todo ello lleva a pensar que el área resultó "impactada por varios aerolitos que se fragmentaron", apuntó el especialista egipcio, quien precisó que el descubrimiento se produjo en marzo de 2003 pero que se había acordado mantenerlo en secreto hasta que concluyeran los estudios y análisis del área.

"Se trata de la mayor de las diez zonas de cráteres de meteoritos que se han hallado hasta ahora en todo el mundo", destacó el geólogo egipcio, que recordó que el segundo en extensión, con unos sesenta kilómetros cuadrados, se encuentra en Argentina.

"La ausencia de basalto y los vestigios de roca derretida, producida por la alta temperatura originada por el impacto del meteorito, confirma que son cráteres de meteoritos y no de volcanes", indicó Barkuki.

"Esa zona -un área en la actualidad remota y desértica- estuvo habitada hace miles de años, ya que en ella encontramos cascaras de huevos de avestruz, puntas de flecha y morteros de piedra", agregó.

Paillou detectó por primera vez los cráteres en el desierto occidental de Egipto cuando trabajaba en radares y quería poner a punto equipos que permitieran ver las estructuras geológicas de Marte, ocultas por el polvo.

Un día, cuando buscaba sitios adecuados para hacer sus pruebas, estudió las imágenes que el satélite japonés JERS-1 había obtenido en la región fronteriza de Egipto y Libia entre 1996 y 1999, y le llamaron mucho la atención unas estructuras geológicas circulares parcialmente ocultas por la arena del desierto.

Esos círculos tenían la apariencia de haber sido provocados por el impacto de meteoritos, así que decidió ir a verlas sobre el terreno y en abril de 2003 fue a Libia, donde verificó que había dos cráteres de una edad de unos 140 millones de años.

Nueve meses después viajó al oeste de Egipto, después de detectar allí en otras fotos del JERS-1 igual tipo de estructuras.

Barkuki anunció que él y Paillou continuarán, probablemente el próximo diciembre, las investigaciones y análisis en el área para determinar con más precisión la época en que pudo producirse los impactos, así como otros detalles sobre lo que debió ser lo más parecido a "una lluvia de estrellas".

El experto egipcio subrayó que, aparte de su trascendencia geológica, el hallazgo puede tener importancia económica, ya que recordó que "en las zonas donde han caído meteoritos suelen descubrirse yacimientos minerales".

TAGS
Temas del día
  • Fortaseg
  • Chapo Guzmán
  • Roma
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando tendencia...