Y tú, ¿sabes valorarte?

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿sabes valorarte?

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 07 de octubre de 2018
valor, árboles frutales, moneda de plata, historias inspiradoras
Y tú, ¿sabes valorarte?

Y TÚ, ¿SABES VALORARTE?

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador Profesional y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

La siguiente historia te hará darte cuenta del tremendo valor que tienes como ser humano.  ¿O no lo sabías?  Sí, tú vales mucho, más de lo que piensas.  De lo sabido, y consabido, no te aseguro nada, solo sé, que si hallo alguno que valga la pena, lo pondré al cierre del artículo de hoy.

¡Hola!  ¿Cómo te va?  Mi amigo y distinguido lector.  Espero que tengas un día excelente y maravilloso.

Resulta que en un pueblo de una comarca, se encuentran dos amigos en un bar, y se ponen a platicar, como dicen por ahí, largo y tendido.  Uno de ellos era campesino, el otro era hijo de uno de los comerciantes más prósperos de aquel poblado.

El campesino, se quejaba de su mala suerte y de su mala fortuna, diciéndole a su amigo, que le faltaba dinero, que el trabajo era escaso, que tenía problemas para encontrar pareja, que en nada le estaba yendo bien, todo lo tenía de cabeza, y le confesaba a su amigo  que no sabía qué hacer para revertir su situación.

El amigo que se convirtió en un fiel escucha de sus lamentos, metió la mano a su bolsillo y sacó una moneda, y se la entregó a su amigo diciéndole.  ¿Te gusta esta moneda?  Era una moneda de plata, con la marca 0.999, o sea, era de la mejor calidad.  ¿Te gusta?  Le repitió el amigo.

Pues claro, ¿a quién no le va bien recibir una moneda de plata?  Entonces, se la quita de la mano, la arroja al piso y empieza a pisotearla, y a girar el pie al momento de estar sobre ella, hasta que la vuelve a tomar en sus manos, y le vuelve a repetir la pregunta:

¿Te gusta esta moneda?  Pues aunque esté sucia y pisoteada, no me importa, la sigo queriendo.  Eso era lo que te quería decir, precisamente.  Que quieres la moneda, aunque esté pisoteada.  Muchas veces la vida nos pisotea, nos sobaja, nos humilla,. Nos hace ver inútiles, sin valor, sin nada.

Pero, aunque te pisen, y te sobajen, y te insulten, y te hagan ver mal, tú sigues siendo valioso, y sigues valiendo mucho como ser humano.  No puedes pensar que porque la vida te zarandeó, te estrujó, te hizo ver mal, vas a valer menos.  Claro que no, te trate la vida como te trate, tú seguirás valiendo mucho como persona, y como ser humano.  Grábatelo bien.

Es como lo que le pasó a un rey, que fue a sus jardines, y encontró un panorama desolador. El Durazno molesto porque no produce nueces.  El nogal molesto porque no produce manzanas.  El manzano molesto porque no produce higos.  La higuera molesta porque no produce limones.  El limón, también.  Y el rosal, y el pino, y el naranjo, y así todos los árboles estaban molestos, porque querían producir un fruto que ellos no podían elaborar.

Entonces el rey, les hizo ver lo siguiente.  ¿Por qué no se aceptan como son?  Así, la vida les va a sonreír y se van sentir satisfechos por lo que va a lograr cada uno en su propio entorno, en su propia esencia, en su propia existencia, en su propio devenir, en su misma tierra, y en su mismo terruño.

¿Qué necesidad de sufrir si tienen todo para ser felices?

Dicho esto, el manzano levantó la voz y dijo, el rey tiene razón.  Apliquémonos cada quien en su propio desempeño, y en lo que la naturaleza le proveyó, para producir cada quien lo que sabe hacer.  ¿Por qué quieres producir lo que no puedes?  Ubícate en tu propio devenir, en tu propio estado, en tu propia vida…

¡Y brinca, y salta, y sal adelante, y sé feliz!  Porque nadie te está impidiendo que seas feliz, nada más tú, nadie más.  ¿Qué estás esperando para ser feliz?

Y tú, ¿sabes valorarte?

Ahora va una serie de chistes cortos, los mejores que he encontrado en la red, a ver qué te parecen.

1.    ¿Qué le dice un jardinero a otro?  Disfrutemos mientras podamos…

2.    ¿Qué pasaría si la Tierra no fuera redonda y fuera un cubo?  Pues que todos seríamos cubanos…

3.    ¿Cómo se queda un mago después de comer mucho?  Ma’gordito…

4.    A ver, Pepito, dos pronombres.  ¿Quién?  ¿Yo?  Muy bien, ¡aprobado!

5.    Pepito haciendo la tarea, va con su papá.  Papá, papá, ¿dónde está Rusia?  No sé, pregúntale a tu mamá, es la que limpia la casa…

6.    Cariño, ¿dónde está el niño?  En inglés.  ¿¡Será posible!?  ¿Where is the boy? 

7.    Mamá, mamá, ¿por qué cierras los ojos cuando estás en la compu?  Es que Windows me dijo que cerrara las pestañas…

8.    Mamá, mamá, en la escuela me dicen el despistado…  Niño, no soy tu mamá, soy tu vecino…

9.    Mamá, mamá, ¡qué buena está la paella!  Pues, repite hijo.  Mamá, mamá, ¡qué buena está la paella!

10. Pues mi hijo en la escuela, se siente como pez en el agua…  Ah sí, ¿pues qué hace?  Nada…

Espero que los hayas disfrutado.

Cierro como siempre, “y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada:

Más de 90 Lecciones para Elevar tu Autoestima.  Colección Literatura de Superación.  Corporación Gráfica Chirre.  (Adaptación realizada por Gerardo de la Garza Ortega)

Los mejores CHISTES cortos para TODOS.

Las imágenes se obtuvieron de los siguientes sitios de internet:

http://eldatonumismatico.wordpress.com 

https://www.123rf.com 

Si gustas hacerme algún comentario acerca de este artículo, puedes hacerlo mandándome un correo a: [email protected]

Y tú, ¿sabes valorarte?

valor, árboles frutales, moneda de plata, historias inspiradoras, 349 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD