Y tú, ¿por qué vuelas como ave de corral, si puedes volar como las águilas?

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿por qué vuelas como ave de corral, si puedes volar como las águilas?

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 30 de julio de 2018
historias inspiradoras, águilas, gallinas, sueños, aptitud, fe
Y tú, ¿por qué vuelas como ave de corral, si puedes volar como las águilas?

Y TÚ, ¿POR QUÉ VUELAS COMO AVE DE CORRAL, SI PUEDES VOLAR COMO LAS ÁGUILAS? 

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador Profesional y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

Punto de Camino, escrito por San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.  Una Historia que revela este potencial.  Y un chistorete bien simpático de la red…, espero encontrar alguno…

¡Hola!  ¿Cómo te va?  Mi amigo y distinguido lector.  Espero que tengas un día excelente y maravilloso.

Me disponía a tomar un taxi cuando un taxista se acercó, lo primero que noté fue un taxi limpio y brillante.  El chofer bien vestido, camisa blanca, corbata y pantalones bien planchados.  El taxista salió, me abrió la puerta y me dijo: 

- "Yo soy Willy, su chofer. Mientras guardo su maleta me gustaría que lea en esta tarjeta cuál es mi Misión. 

Leí la tarjeta: 《Misión de Willy, llevar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica, brindándole un ambiente amigable》

¡Quedé impactado! el interior del taxi estaba igual de limpio. Willy me dijo:

- "Le gustaría un café? Tengo un termo con café." 

Bromeando le dije: 

- "No, prefiero un refresco" 

- "No hay problema, tengo una hielera con refresco regular y dietético, agua y jugo". 

También me dijo "Si desea algo para leer, tengo el periódico de hoy y revistas "

Al comenzar el viaje, Willy me dijo: 

- "Éstas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio".  

Y como si esto no fuera demasiado, Willy me preguntó si la temperatura del aire estaba bien.  Luego me avisó cuál sería la mejor ruta a destino y me preguntó si estaría contento de conversar con él o si prefería que no interrumpiera mis meditaciones. 

Le pregunté: 

- "Siempre has atendido a tus clientes así?"

- "No, no siempre.  Solamente los dos últimos años. 

Mis primeros años manejando los gasté la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. 

Un día escuché a un doctor especialista en desarrollo personal. 

Escribió un libro llamado "Lo que tú eres hace la diferencia."  Decía: Si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás. DEJA DE QUEJARTE.  Sé diferente.  ¡No seas una gallina, sé un ÁGUILA!  Los gallinas no vuelan, las ÁGUILAS se elevan por encima del grupo.

"Yo estaba todo el tiempo sin volar, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un ÁGUILA.  Miré otros taxis y choferes..., los taxis sucios, los choferes poco amigables y los clientes descontentos.  Decidí hacer unos cambios. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios.  Mi primer año de ÁGUILA dupliqué mis ingresos.  Este año los cuadrupliqué. 

¡Ud. tuvo suerte de tomar mi taxi hoy!

Ya no estoy en la base de taxis.  Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes.  Si yo no puedo, consigo un amigo taxista ÁGUILA, confiable, para que haga el servicio".

Willy era fenomenal, hacía el servicio de una limusina en un taxi normal.  Willy el taxista, decidió dejar de ser gallina, y volar por encima del grupo como las águilas.  No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público, político, ejecutivo, empleado o profesional, o eres un servidor de Dios. 

Lo importante no es lo que haces sino cómo lo haces, ¡eso es lo que hace la diferencia!   

¿Te dedicas a no hacer nada y a no volar como las gallinas? ¿O te estás elevando por encima de los demás, como las águilas?

Recuerda: ES TU DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA CAMBIAR.  ¡¡Sólo tú decides qué quieres ser!!

Y tú, ¿por qué vuelas como ave de corral, si puedes volar como las águilas?

Lo prometido:  ¿A qué hora abre la biblioteca?  Preguntó el hombre al teléfono.
Molesto, el bibliotecario intentó tranquilizarse antes de responder.
"A las 9 de la mañana", fue la respuesta."

¿Y cuál es la idea de llamarme a casa en medio de la noche para hacer una pregunta como esa?

¿No abre hasta las 9 de la mañana?, pregunta el hombre con voz desilusionada.

El bibliotecario comenzó a enojarse.  "No, no abrimos hasta las 9 de la mañana", dijo el bibliotecario. "¿Por qué quieres entrar antes de las 9 ?"  "¿Quién dijo que quería entrar?", el hombre suspiró tristemente. "¡QUIERO SALIR!"  ¡jejejejeje!

Cierro como siempre, “y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada:

Anécdota aportada por Juvencio Gutiérrez, compañero de la primaria.  Adaptada por Gerardo de la Garza Ortega.

CAMINO, San Josemaría Escrivá de Balaguer, Ediciones RIALP.  Punto # 7.

www.todo-mail.com 

La imagen se obtuvo del siguiente sitio de internet:

www.mundopoesia.com 

Si gustas hacerme algún comentario acerca de este artículo, puedes hacerlo mandándome un correo a: [email protected] 

historias inspiradoras, águilas, gallinas, sueños, aptitud, fe, 1,486 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD