Y tú, ¿sabías que también eres Maestro o Maestra? ¡Muchas felicidades a todos los que son Maestros!

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿sabías que también eres Maestro o Maestra? ¡Muchas felicidades a todos los que son Maestros!

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 13 de mayo de 2018
historias inspiradoras, cactus, humildad, no se queja, agua, fe
Y tú, ¿sabías que también eres Maestro o Maestra?  ¡Muchas felicidades a todos los que son Maestros!

Y TÚ, ¿SABÍAS QUE TAMBIÉN ERES MAESTRO O MAESTRA?, ¡MUCHAS FELICIDADES A TODOS LOS QUE SON MAESTROS!

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador Profesional y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

Un maestro es un hombre especial.  Es único, es auténtico, es un ser humano capaz de saber llevar la ciencia y la cultura al aula donde se presente.  ¡Qué tan grande no será esta profesión, que al mismo Jesucristo se le llamó Maestro!.   Bueno, pues hagamos un análisis comparativo de los maestros con una planta, a ver qué te parece.  Si encuentro algún comentario simpático, te lo haré saber…

¡Hola!  ¿Cómo te va?  Mi amigo y distinguido lector.  Espero que tengas un día excelente y maravilloso.

Pero, no te olvides, y lo dijimos en el título, al principio, que todos somos maestros, con todo el respeto que merecen todos los maestros, después de haber estudiado toda una carrera.  Te decía, que todos podemos ser maestros, porque siempre tenemos algo que podemos mostrar de nosotros mismos, dejando una enseñanza.

Bryce Courtenay, escritor australiano de origen sudafricano, escritor de una novela llamada La Fuerza de Uno, libro con el cual logró ventas por más de 8 millones de ejemplares, y que por su novela, se hizo la película del mismo nombre, tiene algunos razonamientos interesantes que te los voy a compartir.

“Si Dios hubiera elegido una planta para representarlo, yo creo que entre todas hubiera elegido al cactus”.  Y te voy a decir por qué dice esto, con sus propias palabras:

“El cactus es humilde, pero no sumiso.  Crece donde no es capaz de crecer ninguna otra planta.  No se queja si el sol le quema la espalda, ni si el viento lo arranca del acantilado, para sepultarlo en la arena seca del desierto, ni se queja si está sediento.  Cuando llega la lluvia la almacena para futuros tiempos que muy seguramente serán difíciles.  Florece en cualquier tipo de clima, con el sol ardiente, o en temperaturas bajo cero, por las noches.   Se protege del peligro con las espinas que ha desarrollado, más no hace daño a ningún otro cualquier ser vivo.”

“El cactus es la planta de la paciencia y de la soledad, del amor y de la belleza, de la dureza y suavidad.”  Cierra Courtenay, con una pregunta:  “¿No cree Usted, que de todas las plantas, fue el cactus la que Dios hizo a su propia imagen?

Y que, ¿a poco no te estás dando cuenta, cuando leías las características, que se está describiendo a cualquier maestro o maestra? 

Van algunos comentarios simpáticos, en un intento de hacer chistes:  Va caminando un puerco espín, choca con un cactus, y le dice:  ¿Eres tú mamacita?

Otro.  Van dos globos platicando y uno le dice al otro, ¡cuidado con el cactus!  Cuál cactussssssss?  Y se acabó el globo, y se acabó el chiste…

Van dos personas caminando por el desierto, una llevando una cantimplora.  La otra lleva una puerta.  Yo traigo la cantimplora por si me da mucha sed, pero tú, ¿porque trajiste una puerta?  Para que si me da calor, abra la ventanilla.

Mejor veamos algunas curiosidades de los cactus:  Hay más de 2,000 especies.  Parece mentira que una planta del desierto se haya desarrollado tanto y con tanta variedad.  Los hay de un par de centímetros, hasta de más de 3 ó 4 metros, como el saguaro.  Sus raíces son muy largas, ¿y sabes por qué?  Para alcanzar cuanta agua sea posible.  Sus espinas son para protegerse de los predadores, y para protegerse de la luz solar, manteniéndose en buena temperatura.  Por último, es muy nutritivo, sabiendo prepararlo para ingerirlo.  Se pueden hacer jarabes, y las tunas -sus frutos- son deliciosas.

Cuántas lecciones nos dan los cactus.

Y tú, ¿sabías que también eres maestro o maestra?

Cierro como siempre, “y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada:

Más de 90 LECCIONES para Elevar tu AUTOESTIMA.  Colección Literatura de Superación.  Corporación Editora CHIRRE.  (Adaptación realizada por Gerardo de la Garza Ortega)

http://usuaris.tinet.cat/pcarmona/humor/chistes.htm 

http://www.mentesapien.com/chistes/cactus 

Las imágenes se obtuvieron de los siguientes sitios de internet:

http://elluchador.info/web/2018/01/15/15-de-enero-dia-del-maestro/ 

https://www.casadellibro.com/ebook-the-power-of-one-ebook/ 

https://www.thecourier.com.au/story/1141267/the-life-of-bryce-courtenay/  

https://inspirahogar.com/decoracion/casas/6-ideas-espectaculares-decorar-cactus/ 

Si gustas hacerme algún comentario acerca de este artículo, puedes hacerlo mandándome un correo a: [email protected] 

historias inspiradoras, cactus, humildad, no se queja, agua, fe, 122 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD