Y tú, ¿ya sabes lo que vas a hacer mañana?

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿ya sabes lo que vas a hacer mañana?

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 29 de abril de 2018
historias inspiradoras, fortuna, inteligencia, legado, amor, fe
Y tú, ¿ya sabes lo que vas a hacer mañana?

Y TÚ, ¿YA SABES LO QUE VAS A HACER MAÑANA?

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador Profesional y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

Una historia que sorprende…  Y un par de chistoretillos.

¡Hola!  ¿Cómo te va?  Mi amigo y distinguido lector.  Espero que tengas un día excelente y maravilloso.

Resulta que un hombre potentado, con muchísimo dinero, muere, dejando su legado, todo lo que tenía, a uno de sus esclavos.  Sí, así como lo estás leyendo, a uno de sus sirvientes.  Perooo…, espera, no era todo tan fácil, había una condición, y en el testamento dejó muy clara la condición.  Este hombre millonario tenía un hijo, y ese hijo, vivía en un país lejano.

El esclavo, cuando se entera de la decisión qie tomó su amo de dejarle toda su fortuna, no cabía de gozo, y de alegría.  Estaba bailando, cantando, gritando de alegría, él solo, sí, él sabía que no podía hacerlo público, porque no falta el vivales que querría quitarle algo de lo que ahora le pertenece.

Tomando un transporte adecuado, viaja a ese país lejano, para encontrarse con el hijo de su amo.  Él iba pensando, espero que el resultado que se dé en la plática con el hijo de mi amo, no lo interfiera, ni lo perturbe, y que sirva para tomar una excelente decisión de su parte.

Porque lo que dejó escrito su padre, estaba de pensar mucho.  Su padre fue muy inteligente, en vida.  Así que, no quedaba otra cosa, que esperar, al encuentro que tendría con el hijo de su amo.

Se da la reunión, el sirviente de su padre le platica al hijo la condición que puso su padre.  ¿Qué condición fue?  Le cuestiona su hijo.  Y le contesta el amo: “de todas las cosas que me dejó a mí, tu solo puedes tomar una sola…”

¡¡¿Cómo?!!  ¿Qué estás diciendo?  ¿Esa fue la decisión de mi papá?  Sí, le contestó el sirviente.  Así como lo oyes, tal cual.  Bueno, pues siendo así, deja que piense qué voy a hacer, platicamos en un par de días.  Ok, ya sabes en qué hotel me encuentro, para cuando quieras platicar de nuevo conmigo.  Y se retiró el sirviente, con la sonrisa en la boca de la satisfacción del deber cumplido.

Su hijo, inmediatamente se pone en contacto con su consejero, asesor que le apoyaba en todas sus decisiones, y le cuenta todo lo sucedido.  El consejero, después de quedarse pensando un poco, le comenta: ¡Qué inteligente fue tu papá!  No cabe duda que por su inteligencia logró hacer tanto dinero.

¿Cuál inteligencia?  ¿De qué hablas?  Si me dejó muy poco…, ¡solo una cosa!  ¿Por qué dices que fue muy inteligente?  ¡No te entiendo!  ¡Sí!, porque con la única cosa con la que te puedes quedar, y que te conviene para tus intereses es él.  ¡¿Cómo?!  ¿A qué te refieres?  Que te quedes con el esclavo, ¡eso!  Que su esclavo sea ahora tuyo, y todo lo que le pertenece a él, por ser tu esclavo, según las leyes de tu país donde vives, te pertenece.  Quedándote con su esclavo, ¡te quedas con su fortuna!

¿Cuántas veces no sabemos el por qué de alguna decisión que tomaron nuestros padres, sin darnos cuenta de lo grandes pensadores que fueron?

Ahora, los chistoretillos que te prometi, al principio.

El primero.  Platicaban dos amigos:  - Pues mi padre cuando murió, me dejó a mi todo el centro del pueblo. Porque a mi hermano mayor le dejo la periferia y todos los arrabales, y a mi hermano menor le dejo la parte norte, pero a mi me dejo solo todo el centro del pueblo.
- No sabia que tu padre fuera rico.
- ¿Rico? ¡Era el cartero!

El segundo.  Una viejita ya estaba en las ultimas, y estaba heredando sus cosas a su nieta y le dice:
- Hijita, te dejo un rancho que tengo, con 3 casas, 6 tractores, 1 granero, 1 gallinero, 20 vacas, 10 caballos, 10 ovejas, 10 chivos y 10 coches.
La nieta sorprendida le dice:
- ¡Increible abuelita !  ¿Y dónde tienes ese rancho que no lo sabía ?
Y la abuelita le responde:
- ¡En el Facebook! 

Muy bien.  Espero que te hayas divertido, aunque sea, solo un poco.  Volviendo al tema del articulo de hoy.

Y tú, ¿ya sabes lo que vas a hacer mañana?

Cierro como siempre, “y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada:

¡QUIERE Y PODRÁS!  ABC de la VOLUNTAD.  Colección Literatura de Superación.  Corporación Editora CHIRRE.  (Adaptación realizada por Gerardo de la Garza Ortega)

Las imágenes se obtuvieron de los siguientes sitios de internet:

http://www.badabun.co/2018/03/jackie-chan-esta-regalando-su-dinero-no.html

https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/2014/22/jackie-chan-se-disculpa-por-su-hijo

Si gustas hacerme algún comentario acerca de este artículo, puedes hacerlo mandándome un correo a: [email protected]

historias inspiradoras, fortuna, inteligencia, legado, amor, fe, 972 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD