Y tú, ¿sabes sacar provecho de tus errores?

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿sabes sacar provecho de tus errores?

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 08 de abril de 2018
historias inspiradoras, científico, aprendizaje, enseñanza, amor
Y tú, ¿sabes sacar provecho de tus errores?

Y TÚ, ¿SABES SACAR PROVECHO DE TUS ERRORES?

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador Profesional y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

Una anécdota de un científico nos ilustra la importancia de sacar el máximo potencial a nuestros yerros, a nuestras fallas.  ¡Ah, cómo son maravillosas las mamás!  Agrego un dato curioso, para los amantes del futbol.   

¡Hola!  ¿Cómo te va?  Mi amigo y distinguido lector.  Espero que tengas un día excelente y maravilloso.

Stephen Glenn, un hombre brillante, maravilloso, persona carismática, que se ha dedicado a realizar estudios científicos para desarrollar la capacidad de gente joven para que ayuden a que niños desarrollen una mayor capacidad en sus habilidades, lo estaba entrevistando un periodista:

Entre otros temas, le cuestionó, qué a qué atribuía el tener más inventiva que el ciudadano promedio, ¿qué es lo que hace que sea tan distinto a los demás?

El científico le contestó.  Yo creo que se debe a una anécdota que me sucedió cuando tenía apenas dos años de edad.  La forma en que me trató mi mamá, me marcó en mi vida, y lo he llevado conmigo y seguirá siendo parte de mí, para siempre, mientras Dios me permita estar en este bendito mundo.

El hecho fue el siguiente.  Fui al refrigerador, para tomar leche, porque tenía sed.  Aunque la botella era muy grande, yo quise cargarla, para llevarla a la mesa, y poder servirme, pero con tan mala fortuna, que el frasco se me resbaló de las manos, porque era muy grande, y mis manos muy pequeñitas, provocando que toda la leche se derramara en el piso…

En ese momento, en ese preciso momento, no sé por qué, pero las mamás tienen un sentido maravilloso para descubrir asuntos, le decía que en ese momento preciso va entrando mi mamá…

Yo pensé, (a mi escasa edad), me va a pegar, se va a molestar conmigo, me va a castigar…, pero no.  Mostrándose muy amigable, me dijo:  Mira nada más, ¡qué charco tan grande de leche!  ¡Jamás había visto en el piso un charco de leche tan grande!  Ni modo ya se cayó, y no hay nada qué hacer.

¿Qué te parece si juegas un poco con la leche, antes de limpiar el piso?  Pasaron unos minutos y mi mamá me dijo: ¿Sabes?  Cuando ensucias algo, tienes que limpiar lo que hiciste, y dejar todo en orden.  ¿Cómo prefieres limpiar, con una esponja, con una toalla, o con un trapo?

Elegí la esponja, y ayudado por mi madre, limpiamos todo el piso.  Habiendo terminado, mi madre me dijo: ¿Ya viste lo que pasó?  Falló tu experimento.  (sin imaginarse que iba a ser científico como adulto...)

Quisiste cargar un bote de leche muy grande con tus manitas que son muy pequeñitas.  Vamos al patio, vamos a buscar un bote que puedas cargar con tus manitas, y lo llenamos de agua, solo para ver si lo puedes cargar sin derramarla.

Yo, a esa edad menuda, aprendí que, si agarraba con firmeza la boca de la botella, era más difícil que se me cayera la leche.  ¡Qué enseñanza tan estupenda!  ¡Y qué forma de hacerlo ver!, por parte de mi madre.

En ese momento, este actual científico entendió, que no hay que tener miedo de cometer errores, porque cada uno de ellos nos deja una enseñanza maravillosa.

Cada fallo, se convertía en una nueva oportunidad de aprender algo nuevo, que es eso, precisamente, lo que hace un científico, cuando realiza experimentos.

Te prometí un dato curioso del espléndido tema, el futbol.  El africano Kei Kamara, nativo del país Sierra Leona, que juega con los Columbus Crew en Ohio, fue el primer futbolista que festejó un gol, haciendo un corazón con sus manos.  Esto fue en el año 2011.  Solo un “sandwichito cultural”…

Para terminar, aprovecha todo lo que te pasa, te equivoques o no, porque todo es aprendizaje.

Y tú, ¿sabes sacar provecho de tus errores?

Cierro como siempre, “y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada:

www.wikipedia.com 

https://www.positivediscipline.com/articles/h-stephen-glenn 

¡QUIERE Y PODRÁS!  ABC de la VOLUNTAD.  Colección Literatura de Superación.  Corporación Editora CHIRRE.   (Adaptación realizada por Gerardo de la Garza Ortega)

El Libro de los Número Uno.  Aníbal Litvin.

Las imágenes se obtuvieron de los siguientes sitios de internet:

www.youtube.com 

https://www.alamy.es/imagenes/spilled-milk-child.html 

https://es.besoccer.com/noticia/ 

Si gustas hacerme algún comentario acerca de este artículo, puedes hacerlo mandándome un correo a: [email protected] 

historias inspiradoras, científico, aprendizaje, enseñanza, amor, 854 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD