Y tú, ¿tienes una voluntad inquebrantable?

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿tienes una voluntad inquebrantable?

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 04 de marzo de 2018
fe, lucha, decisión, voluntad, carácter, historias inspiradoras
Y tú, ¿tienes una voluntad inquebrantable?

Y TÚ, ¿TIENES UNA VOLUNTAD INQUEBRANTABLE?

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador Profesional y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

A grandes dificultades, al enfrentarse a grandes retos, no hay más remedio que mostrar una voluntad férrea, una voluntad indomable, ¡una voluntad… inquebrantable!  Una historia nos ilustrará lo que significa inquebrantable…  Al final, ¡un cuento!

¡Hola!  ¿Cómo te va?  Mi amigo y distinguido lector.  Espero que tengas un día excelente y maravilloso.

Dice así.  Bernard Palissy consiguió descubrir una aplicación que revolucionó en su época, la técnica para fabricar los esmaltes blancos brillantes y policromados, que hasta entonces, ese secreto les pertenecía a los chinos.

Lograrlo, le costó muchísimo.  Tiempo, dinero, esfuerzo, dedicación, lucha, creatividad, innovación, hizo de todo, para poder obtener de los materiales el acabado que él buscaba.

Construyó un nuevo horno de vidrio.  Colocó el esmalte que se requería para lograr el acabado en el que él soñaba.  Pero nada.  Les cambiaba algo.  Esperaba.  Nada.  Les aumentaba la composición.  Seguía esperanzado, pero nada.

Después de un mes, de desvelos y desesperanzas, por fin, las vasijas de color rojizo por el fuego del horno, al enfriarse, ¡tomaron el color blanco del esmalte!  Había encontrado…, ¡por fin!, la técnica para fabricar vasijas con esmalte.

Pero esto fue solo una primera parte de su investigación.  Había descubierto el esmalte, pero ahora había que encontrar cómo perfeccionar el método para obtener la loza.  Sin dinero, pero con muchas ganas, siguió trabajando en su proyecto.

Su familia, específicamente, su esposa (¿te suena familiar?), le reprochaba que ya dejara eso, porque no le estaba produciendo nada, porque estaba gastando lo poco que tenía para lograr nada con sus improductivos esfuerzos.

Bueno, pues para no alargar más este cuento, que no es cuento, como diría mi mamá, él siguió adelante.  Tardó años perfeccionando sus hornos, cambió de materiales para producir loza…, ¡qué barbaridad!, parecía laboratorio químico, de tantas sustancias…

Finalmente, Bernard, la personificación de la voluntad inquebrantable, alcanzó celebridad y riquezas…, logró fabricar piezas de loza esmaltada consideradas como joyas, cotizando sus productos a precios fabulosos, mientras que él fue nombrado Jefe de la Real Cerámica de Francia.  ¡Toda una celebridad!

Einstein dijo en alguna ocasión una frase que ha inspirado a muchos, y les ha cambiado la vida:  “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: ¡la fuerza de voluntad!”

Otra historia, ésta sí es un cuento, nos iluminará acerca de esto que dijo Einstein.  Resulta que un rey recibió como regalo a dos halcones.  Mismos que se los entregó al maestro de cetrería, para que los entrenara.

Pasado un tiempo encontró que uno de los halcones volaba muy bien, pero el otro, no.  Se quedaba quieto en una rama de un árbol, y no volaba, nada, ni al piso, siquiera.

Entonces el rey, al ver esto, hizo llamar a curanderos, sanadores, incluso trajo a un mago, pero no, ninguno lograba que el ave volara.  Entonces el rey tomó la decisión de comunicar a su pueblo que daría una recompensa a quien lograra hacer volar al halcón que no volaba.

A la mañana siguiente vio volar al ave, por todo el espacio de su reino, sin ninguna dificultad.  “Traedme al autor de este milagro”, vociferó el rey.  Y le llevaron a un hombre sencillo, humilde, era campesino, y se lo presentaron a su majestad.

El rey le cuestionó, ¿cómo le hiciste?  ¿Eres mago?  Y el buen hombre, con una sonrisa que no le cabía en su rostro sencillo, quemado por el sol, dijo, “fue fácil, solo corté la rama, y el ave al darse cuenta que tenía alas, voló.”

Que tu voluntad nunca se quiebre, y si te das cuenta que puedes volar…, ¡vuela!

Y tú, ¿tienes una voluntad inquebrantable?

Cierro como siempre, “y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada:

www.wikipedia.com 

¡QUIERE y PODRÁS!  ABC de la VOLUNTAD.  Colección Literatura de Superación.  Corporación Editora Chirre. 

http://www.cuentosdedoncoco.com/2012/05/el-vuelo-del-halcon-valor-voluntad.html 

Las imágenes fueron obtenidas de los siguientes sitios de internet:

http://katilu.blogspot.mx/2011/02/bernard-palissy.html 

https://www.louvre.fr/les-rustiques-figulines-de-bernard-palissy 

http://tunturuntun-com.blogspot.mx/2011/02/los-dos-halcones.html 

http://www.soylavida.com/los-dos-halcones/ 

Si quieres hacerme un comentario, puedes mandarme un correo a: [email protected] 

Y tú, ¿tienes una voluntad inquebrantable?

fe, lucha, decisión, voluntad, carácter, historias inspiradoras, 945 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD