Y tú, ¿Vives Tranquilo?

mottivareGerardo de la Garza Ortega

Y tú, ¿Vives Tranquilo?

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 03 de abril de 2017
tranquilidad, tranquilos, exito, reflexiones, caminar, beneficios, puntualidad, responsabilidad, dormir, buena nutrición, ejercicios, rutinas, ambiente laboral, toma de decisiones, concentración, meditación, planeación, altruistas, paz, agradecimiento

Y TÚ, ¿VIVES TRANQUILO?

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador y Director de MOTTIVARE

¡…con la fuerza de la palabra!

¿Realmente, vives con la mayor tranquilidad posible?  ¿O hay algunas situaciones que te estresan?

¡Hola!  ¿Cómo te va, mi distinguido y amigo lector?  Espero que el día de hoy sea excelente y maravilloso.

Hoy quiero escribirte algunas ideas que te pueden hacer reflexionar, acerca del tema en cuestión.

Para esto, vamos a tomar algunas ideas del portal de internet, la vida lucida.  Comentaremos algunos hábitos para poder llegar a estar tranquilo.

¿Quieres estar tranquilo?  Camina.  El solo caminar, te despeja la mente, estiras las piernas, mejora tu circulación, y la oxigenación te provoca una serenidad y una paz…  Camina, son demasiados los beneficios, solo por caminar.

¿Quieres estar tranquilo?  Llega a tus citas, antes de tiempo.  Si llegas antes, vas a tener tiempo para pensar qué y cómo se lo vas a decir, además de que vas a inspirar responsabilidad, cordura, sensatez, y convicción personal.

¿Quieres estar tranquilo?  Cuida a tu persona.  Duerme lo suficiente.  Lleva una buena nutrición.  Haz ejercicio.  Que todas estas actividades, sean la columna vertebral de tu día.  Dormir, nutrirte, y ejercicio.

¿Quieres estar tranquilo?  Crea rutinas, si no las tienes, porque así reducirás la tensión del ambiente laboral.  Otros beneficios, reducirás la incertidumbre en la toma de decisiones, y aliviarás la presión del día a día.

¿Quieres estar tranquilo?  Está en el momento.  Concentrado en lo tuyo.  Sin distracciones.  Sin modo de disipar la atención.  Siempre bien atento a lo que se vaya presentando en la jornada.

¿Quieres estar tranquilo?  Medita.  Practica la meditación.  Son unos minutos, nada más.  Pero que quizá se conviertan en los minutos más importantes del día.  Por eso te sugiero, practica la meditación.

¿Quieres estar tranquilo?  Sé diligente y practica con regularidad, algunas actividades que te relajen, que te distraigan de tus actividades diarias en el trabajo, siendo consciente de la tranquilidad que aportan estas tareas.

¿Quieres estar tranquilo?  Usa tu teléfono móvil, pero con criterio.  Sí, no le dudes, es una herramienta valiosísima de trabajo, pero no para usarlo mientras manejas, o mientras comes, o mientras convives con tu esposa y tus hijos…

¿Quieres estar tranquilo?  Planea todo tu día, pero con conciencia clara, que ese esquema que hiciste, se puede alterar en cualquier momento.  De esta forma, surge otro beneficio, la conexión con el resto del mundo.

¿Quieres estar tranquilo?  Haz actividades que no tienen nada que ver con el dinero, el éxito o el tiempo.  Digamos, un encuentro con un extraño, una llamada a uno de tus padres, el juego de pelota con un amigo tuyo.  Hay muchas, piensa.

¿Quieres estar tranquilo?  Realiza movimientos altruistas.  Esto da mucha paz.  Ésta es una clara demostración de agradecimiento a la vida, ¡cultívala!  Pensar en los demás, es pensar más en ti, pero no por eso eres egoísta.  Ok, digamos, ¡bendito egoísmo!

¿Desde cuándo puedes empezar a estar tranquilo?  Desde ya.  Empieza a desarrollar estas ideas, en este preciso momento.  ¿Qué que va a pasar?  Que vas a disfrutar de la inmensa tranquilidad que trasmiten estas actividades, que definitivamente mereces.

Cierro como siempre, ...y a seguir pataleando, ¡porque no hay de otra!

Bibliografía consultada: la referida dentro del artículo.

Si quieres hacerme un comentario, puedes mandarme un correo a: mottivare@gmail.com 

Si encuentras algún comentario al que no le hicimos el debido reconocimiento de autoría, házmelo saber, y con mucho gusto incluiremos nuestra nota aclaratoria.  No es nuestra intención abusar del trabajo de otros, para nuestro propio beneficio, ¡eso jamás!

tranquilidad, tranquilos, exito, reflexiones, caminar, beneficios, puntualidad, responsabilidad, dormir, buena nutrición, ejercicios, rutinas, ambiente laboral, toma de decisiones, concentración, meditación, planeación, altruistas, paz, agradecimiento, 546 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD