UN POEMA SOBRE LA VEJEZ de JOSÉ SARAMAGO

mottivareGerardo de la Garza Ortega

UN POEMA SOBRE LA VEJEZ de JOSÉ SARAMAGO

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 11 de julio de 2016
motivacion, pensamiento, vejez, capacidad, experiencia, conocimiento, integridad
UN POEMA SOBRE LA VEJEZ de JOSÉ SARAMAGO

UN POEMA SOBRE LA VEJEZ de JOSÉ SARAMAGO

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador y Director de MOTTIVARE

¡ Hola !  ¿ Cómo te va, mi distinguido y amigo lector ?  Espero que tengas una semana muy productiva.  El día de hoy quiero hacer un homenaje a todos los que ya nos consideran adultos mayores, y que bien merecen este reconocimiento, por todos los objetivos que lograron en su vida, pero que igual pueden continuar luchando por obtener esos sueños que se les rezagaron en el andar.  Siempre hay tiempo para todo, como ya sabes.

El día de hoy esta columna quiero que conozcas un poema escrito por José Saramago acerca de la vejez, a ver qué te parece, a mí me gustó mucho.  Que sigas teniendo mucho éxito en tu vida !  Un fuerte abrazo y que Dios te cuide !  Disfruta la columna de hoy.

POEMA SOBRE LA VEJEZ

Por José Saramago

Qué cuántos años tengo? -¡Qué importa eso !

¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.

Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido...

Pues tengo la experiencia de los años vividos

y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo!

¡No quiero pensar en ello!

Pues unos dicen que ya soy viejo,

y otros "que estoy en el apogeo".

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice,

sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,

para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos,
rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!...

¡Estás muy viejo, ya no podrás!...

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma,

pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños,

se empiezan a acariciar con los dedos,

las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor,

a veces es una loca llamarada,

ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.

y otras... es un remanso de paz, como el atardecer en la playa...

¿Qué cuántos años tengo?

No necesito marcarlos con un número,

pues mis anhelos alcanzados,

mis triunfos obtenidos,

las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas...

¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más!

Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

Para seguir sin temor por el sendero,

pues llevo conmigo la experiencia adquirida

y la fuerza de mis anhelos

¿Qué cuántos años tengo?

¡Eso!... ¿A quién le importa?

Tengo los años necesarios para perder ya el miedo

y hacer lo que quiero y siento!!.

Qué importa cuántos años tengo.

o cuántos espero, si con los años que tengo,

¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!

Cierro como siempre, … “y a seguir pataleando…, porque no hay de otra !

Si quieres hacerme un comentario en referencia a este artículo, puedes hacerlo a mi correo: [email protected], o visitando mi página en internet: www.mottivare.com, y en el formato de contacto puedes hacerme los comentarios que gustes.  Puedes aprovechar para visitar el sitio y te des cuenta con qué empresas hemos trabajado, y los testimonios que han hecho por los servicios recibidos.

motivacion, pensamiento, vejez, capacidad, experiencia, conocimiento, integridad, 137,468 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD