Domingo de utopía y elección

GuardagujasAlfonso Villalva P.

Domingo de utopía y elección

PUBLICIDAD

Escrito por Alfonso Villalva P. 03 de junio de 2021
Domingo de utopía y elección

Domingo de utopía y elección

 Alfonso Villalva P.

Ustedes sabrán disculpar, señoras, señores, pero en esta ocasión no les traje ningún informe, ningún reporte, ninguna tarjeta informativa, ninguna otra promesa por cumplir. No. Esta vez no cuento con cifras grandilocuentes de imposible comprobación que permitan llenar el espacio y el tiempo que cada que hay una elección dedicamos a este rito bizantino de prometer lo que ya sabemos que no vamos a cumplir.

Quise venir hoy sin ningún elemento que pudiera representar una provocación a ustedes, a los ciudadanos que queremos representar en una alcaldía, una diputación local o federal, una gubernatura. Que les quede claro, que nos quede claro, vamos a vivir el proceso del domingo para representarlos a todos, no solo a nuestros aduladores. Ya es hora de representar aquí los mejores intereses hasta del último habitante de nuestras tierras.

Vengo solo, como ciudadano común y corriente, y ese hecho es, en sí mismo, particular y significativo. No pienso hacer alusiones a familiares míos, a mi séquito de rémoras que se relame los bigotes ante la oportunidad de meter sus manos en el erario, ni tampoco continuar con la tradición –que yo mismo llegué a aborrecer- de ocupar una tribuna pública para el auto elogio, para hacer un recuento de lo que quisiera fueran mis triunfos incuestionables, irrebatibles. No pienso tolerar más la servil y vergonzante práctica de recibir aplausos de mis simpatizantes por cuestiones que son simplemente mi obligación o meramente su oportunidad de agradar; ni tampoco quiero ser más, el objeto de las injurias de mis adversarios quienes solamente ambicionan estar donde yo.

¡Esto se acabó! Hemos olvidado la razón por la que estamos aquí. Y les confieso que, para venir aquí, en vez de ensayar mi enfoque a cámara, de recibir sugerencias rigoristas respecto de mi vestuario y practicar los estribillos de rigor, dediqué algunas noches a leer nuestra constitución, los diarios de debates del Congreso que la creó originalmente, sí, el de 1857; y también de aquél que la modificó, adaptó, modernizó, en los años de 1916 y 1917. Me puse el traje que a mí me gusta, mi camisa favorita y decidí que todavía estamos a tiempo.

Llegué aquí con ustedes solamente con una copia de mi credencial de elector en el bolsillo, y nada más. Ese documento que me entregaron acreditándome como uno más del pueblo, de la colonia, de mi barrio y que me legitima para ser un líder inédito de mi distrito, mi demarcación política, en la medida que asimile que no soy más que nadie ni privilegiado, si es que me favorece el voto popular.

Eso es, un diputado, o gobernador o alcalde popularmente electo y arraigado, un mexicano que se ganó la confianza de la mayoría para ejercer el mando, pero para cumplir y honrar a esa misma confianza. Un ciudadano que, de ganar el domingo, deberá rendir una protesta auténtica ante el espíritu profundo de nuestra bandera tricolor.

Solamente eso quise traer aquí, y cerrar mi campaña con un mea culpa sonoro, directo y honesto; con la mirada puesta en los ojos negros y profundos de mi Patria. Con un par -que vaya que lo tengo-, para comenzar así, porque antes de iniciar cualquier panegírico inútil respecto de mis éxitos -inexplicables para quien sigue en la miseria-, antes, es necesario que confiese ante los ciudadanos que quizá me designen por sufragio universal para representarlos, que sí, me he equivocado, confié demasiado en las febriles ideas de quienes no pueden ver más allá de los modelos confeccionados en el pasado y en los discursos prometedores y vacíos de humanidad, en quienes no saben hacer las cuentas del presupuesto, en los que insultan regodeándose en un supuesto triunfo que en realidad es un mandato y una responsabilidad. Pero no, yo me hice candidato por convicción, para contribuir a la grandeza de México. Mis intenciones siguen siendo las mismas: hacer que las cosas cambien por el bien común.

Así decidí hacerlo. Porque este mea culpa del día de hoy, tiene que ser mi derecho de recuperar mi momento, tiene que ser el acicate que con fundamento en la Constitución de la República me obligue a empujar a un destino unívoco de progreso, diversidad de opinión, inclusión, respeto y protección a las mujeres, a la infancia, un destino de seguridad, libertad y respeto; de conciencia ciudadana y sustento ambiental. Es mi responsabilidad que no puedo eludir con subterfugios ni alegorías.

¡Se acabó! De ser favorecido el domingo con el voto popular, tomaré decididamente el mando y ejerceré mis facultades, con el exclusivo propósito de beneficiar a la comunidad; tengo mucho por hacer, es hora de ordenarnos. Y se terminaron los discursos señores…, y la ley se aplica porque así lo determina mi mandato... Y se acabaron los políticos acomodaticios, y los chantajes, y las revanchas políticas que solamente redundan en inestabilidad social y financiera. Al que insulte, descalifique, divida y corrompa, le espera el fuego eterno de la pira de la proscripción política.

Invitaré a los líderes de todas las fuerzas políticas para gobernar y legislar juntos, en un proyecto común, para encontrar la fórmula que sume todos los talentos políticos, académicos o empresariales, que rebase las esferas del capricho y la ignorancia, y abandone de una buena vez el egocentrismo. Vamos a ofrecerles juntos a los ciudadanos una propuesta política conjunta a partir de estas gigantescas elecciones del próximo domingo, con herramientas filosóficas, científicas, jurídicas y sociales. 

Una visión de largo plazo que excluya las ocurrencias y las apetencias individuales, y que se sustente en un modelo de comunión ciudadana. Un modelo que impulse a nuestros niños de hoy a ser dueños de su futuro. 2021 hará historia porque, de mi cuenta corre, que, para los ciudadanos, en las elecciones futuras, el dilema será elegir a quien tenga las mejores cualidades según su trayectoria, sin importar su partido, y no a quien haya salido mejor librado en la lucha sucia por el poder, o haya borrado sus propios escándalos de las redes sociales.

Mexicanos y mexicanas, he comprendido que es ocioso pretender gobernar igual que mis antecesores, pues nuestro país requiere que trabajemos primero en reconciliar nuestra identidad y reconocer juntos un destino común. El cambio y la transformación no pueden ser la alternancia en el poder de los partidos políticos, ni el incremento porcentual de entrega a campesinos de títulos de propiedad o apoyos para becas. El cambio, tiene que ser el establecimiento de un proyecto de largo plazo en el que todos nos convirtamos en coautores, tiene que ser la renovación de las instituciones –o su reinvención- para devolverles su credibilidad, la sistematización y creación de reglas claras y permanentes que rijan nuestra conducta en cualquier circunstancia, y el compromiso inequívoco de someternos a ellas.

Este no es un problema de nacionalizar o extranjerizar, no es un tema de ricos contra pobres. Es el momento de identificar lo más favorable para la Nación, sin falsos dogmas, con absoluta seriedad. Desde el momento en que me favorezca su voto el próximo domingo, me entregaré a la tarea de hablar con todos los demás de nuestras diferencias; los persuadiré para que nos sentemos en mi oficina a redactar, conciliar, negociar y concluir acuerdos que nos permitan coexistir. No dedicaré un minuto más a descalificar a nadie ni a anunciar con triunfalismo el producto del cumplimiento de mis obligaciones. ¡Vamos a hacerlo juntos! Vamos a crear las condiciones para que nuestros compatriotas ya no tengan que morir a manos de un pollero, para que nuestros ancianos reciban pensiones dignas, que nuestros campesinos no mueran de disentería, para que nuestros trabajadores alcancen un nivel de vida digno por su trabajo y no por la gracia de sus líderes. Para que nuestros empresarios creen riqueza y empleos, para que el erario sea garante de nuestra calidad de vida, no de fortunas malhabidas de políticos deleznables y sus descendencias. Vamos a incorporar a los indígenas de una buena vez, y a respetar todo lo hecho. Vamos a evitar que mueran más mujeres, vamos a darles a los hijos de todos nosotros, una oportunidad de progresar.

Aquí está mi credencial de elector. En realidad, es lo único que tengo. Quisiera ver que, en tres, y seis años, alguien más, quien sea, se ciña a ella y continúe con un rumbo que debe tener como denominador común lo que nos hace a todos precisamente mexicanos. Este es el inicio de una nueva oportunidad para que todos regresemos a casa, y que ¡por una maldita vez! de mil héroes la Patria aquí sea. Comienzo con el favor de su voto y, mirando fijamente a los ojos negros y profundos de ella, nuestra Patria, me someto incondicionalmente, al juicio de la historia. Muchas gracias. 

Twitter: @avillalva_

 Facebook: Alfonso Villalva P.

Domingo de utopía y elección, 481 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

Alfonso Villalva P. Blog de Alfonso Villalva P.

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de Alfonso Villalva P.

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora