¨John Smith H. LIMPIABOTAS¨

Blogs de El Siglo

¨John Smith H. LIMPIABOTAS¨

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 14 de junio de 2021
Valores Familiares
¨John Smith H. LIMPIABOTAS¨

Recuerda…

Todas las mañanas, el Director Ejecutivo de un gran banco en Manhattan camina hacia la esquina donde siempre está ubicado un limpiabotas. Se sienta en el sillón, examina el Wall Street Journal, y el limpiabotas le da a sus zapatos un aspecto brillante, excelente. Una mañana, el limpiabotas le pregunta al Director Ejecutivo: – ¿Qué le parece la situación en el mercado de valores? El Director le pregunta a su vez con arrogancia: – ¿Por qué le interesa tanto ese –ese tema? – Tengo un millón de dólares en su banco –responde el limpiabotas–, y estoy considerando invertir parte del dinero en el mercado de capitales. – ¿Cuál es su nombre? –pregunta el Director. – John Smith H. El Director llega al banco y le pregunta al Gerente del Departamento de Clientes: – ¿Tenemos un cliente llamado John Smith H.? – Ciertamente –responde el Gerente de Atención al Cliente–, es un cliente muy estimado. Tiene un millón de dólares en su cuenta. El Director sale, se acerca al limpiabotas y le dice: – Sr. Smith, le pido que este próximo lunes sea el invitado de honor en nuestra reunión de la junta y nos cuente la historia de su vida. Estoy seguro de que tendremos algo que aprender de usted. En la reunión de la junta, el Director Ejecutivo lo presenta a los miembros de la junta: – Todos conocemos al Sr. Smith, que hace brillar nuestros zapatos en la esquina; pero el Sr. Smith también es nuestro estimado cliente con un millón de dólares en su cuenta. Lo invité a contarnos la historia de su vida. Estoy seguro de que podemos aprender de él. El Sr. Smith comenzó su historia: – Vine a este país hace cincuenta años como un joven inmigrante de Europa con un nombre impronunciable. Salí del barco sin un centavo. Lo primero que hice fue cambiar mi nombre a Smith. Estaba hambriento y agotado. Empecé a deambular buscando trabajo, pero en vano. De repente encontré una moneda en la acera. Compré una manzana. Tenía dos opciones: comer la manzana y calmar mi hambre o emprender un negocio. Vendí la manzana por dos dólares y compré dos manzanas con el dinero. También las vendí y continué en el negocio. Cuando comencé a acumular dólares, pude comprar un juego de brochas y betunes usados y comencé a limpiar zapatos. No gasté un centavo en entretenimiento o ropa, sólo compré pan y algo de queso para sobrevivir. Ahorré centavo a centavo y después de un tiempo compré un nuevo equipo de cepillos y ungüentos para zapatos en diferentes tonos y amplié mi clientela. Viví como un monje y ahorré centavo a centavo. Después de un tiempo pude comprar un sillón para que mis clientes pudieran sentarse cómodamente mientras les limpiaba los zapatos, y eso me trajo más clientes. No gasté un centavo en los placeres de la vida. Seguí ahorrando cada centavo. Hace unos años, cuando el anterior limpiabotas de la esquina decidió retirarse, ya había ahorrado suficiente dinero para comprarle el puesto de limpiabotas en este excelente lugar. El que quiere progresar lo hace a pesar de que los demás te desanimen… Dios les bendice y les acoge!!!

Despertar…es

 “La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 620 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXXI

Valores Familiares, 891 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD