“Origen causa y efecto” (11ª parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“Origen causa y efecto” (11ª parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 17 de diciembre de 2018
Valores Familiares
“Origen causa y efecto”  (11ª parte)

Continuación…

Este hombre resulto un marido ejemplar, muy trabajador, a ella la trataba muy bien, ella empezó a quererlo, pero no olvidaba ni por un momento a su antiguo novio. De tal manera cuando se da cuenta que ha quedado embarazada, todas las noches, que las pasaba en vela, con los ojos llenos de lágrimas, pensaba: ¿Por qué este hijo que llevo en mis entrañas no es… (de aquel novio?) Y este pensamiento se empieza a hacer una obsesión, una idea martirizante.

Cuando nace el niño, el asombro de ella es que tiene muchos de los rasgos físicos del novio, pero conforme va pasando el tiempo y el niño empieza a desarrollarse, el parecido es cada vez más asombroso, pues ahora no solo son los rasgos físicos, sino sus ademanes, su manera de mirar, su sonrisa, etc., etc., de tal manera que aquel amor, es cada vez más patético, hasta que empieza a hacer estragos en la mente de la señora, pues aquella “idea”: -¿Por qué este niño no es de (…)?- prácticamente se había convertido en realidad.

Esta misma situación puede suceder, cuando la señora embarazada asiste a un espectáculo y se enamora del actor principal e inconscientemente pide con mucha emoción: -¡Ojala mi hijo se parezca a él!- o bien al estar leyendo un libro o novela y el héroe del libro se convierte en una obsesión, también puede influir en la vida posterior del niño.

Hay un libro de Luís Spota, que se llama “La carcajada del gato” donde la trama de la novela se desarrolla en una fortaleza donde vive una pareja. El hombre tiene que salir a realizar algunos negocios y su ausencia dura varias semanas, por lo que la esposa tiene que vivir dentro de esas murallas totalmente sola. De pronto empieza a sentir como si alguien la observará y cuando descubre quien es, se impresiona, pues se trata de un gato, que la mira con unos ojos llenos de deseo sexual.

Poco a poco se empiezan a aceptar uno al otro, hasta que llega el momento en que el gato se deja acariciar, le ronronea de una manera muy tierna, que hace que ella lo mire, y le hable, y lo trate como si fuera una persona.

Cuando el esposo llega, el gato se ausenta y vuelve a  aparecer cuando él se va. Cuando la señora quedó embarazada, el gato duerme entre sus brazos, no se le retira ni un momento y llega a convertirse en una parte muy importante para ella.

La situación dramática se presenta cuando llega el momento del parto y nace un varoncito. Es un niño con una mirada felina, las orejas terminadas en punta, conforme empieza a crecer, sus movimientos son cada vez más gatunos, pues casi no hace ruido al caminar. Cada vez parece más un gato.

Desde luego que esta es una novela, pero por lo que hemos visto, creo que debe de haber mucho de cierto, pues hay personas que tienen mucho parecido a ciertos animales, que luego les ponen de apodo aquello a los que parecen: “El caballo”, “El gato”, “El pato”, etc. Observe a las mascotas de las personas y frecuentemente hay un parecido entre estas y sus dueños.

Más adelante veremos lo referente a los apodos. Pues ya veíamos anteriormente una frase que dice “Lo que pensamos con la conciencia puede estar en desacuerdo total con lo que realmente deseamos, pensamos o sentimos dentro de nuestro verdadero yo”.

Conscientemente, con nuestros cinco sentidos deseamos ardientemente una cosa pero si dentro de nosotros, a través de las programaciones infantiles o como dice el Dr. Hubbard en su libro de Dianética los “Engrams”, nos dicen otra cosa, así será nuestra actuación.

Le sugiero, que haga una lista muy personal, muy secreta de todas esas cosas que usted siente que están mal en su vida. O que tal vez no siente, pero que usted sabe que no están bien, por ejemplo: Porque siempre llega tarde a su trabajo, a sus citas, a las fiestas, a los viajes, a una entrevista de negocios, un trámite ante una dependencia oficial, etc.

Porque a veces les pega a sus hijos de una manera compulsiva, que después se arrepiente, y por más que quisiera usted no ser así, algo lo impulsa.

¿Por qué no puede tener el éxito económico que usted tanto busca afanosamente? Y por más que trabaja, que inicia negocio tras negocio, siempre algo sale mal y la situación cada vez se empeora.

Porque siempre tiene que estar detrás de las mujeres, tener una amante, y otra y otra y por más que usted se dice así mismo: -¡Ya no vuelvo a cometer este error! Pronto ya anda en las mismas.

Porque cada vez se tiene que enfermar, cuando no de una terrible gripe, un fuerte dolor de cabeza, un brazo que se le duerme, una rodilla que no flexiona, etc. Y por más médicos y medicinas, la enfermedad siempre vuelve. En fin todo aquello que a partir de esta lectura le empiece a inquietar.

Una vez que tenga una lista, pídale a su mente que le empiece a mandar la información del porqué de todas esas situaciones. Lo que va a suceder, es que de pronto, usted recibirá una especie de luces, de explosión dentro de su mente y de pronto todo lo verá muy claro. Eso quiere decir que ya ha “concientizado” sus programaciones.

Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 480 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 1,574 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD