“mecanismo de la mente” (24ª parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“mecanismo de la mente” (24ª parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 10 de septiembre de 2018
Valores Familiares
“mecanismo de la mente”  (24ª parte)

Continuación…

“La segunda fuente del mecanismo de la mente, es la memoria”. Almacén de todas las impresiones del pensamiento. Archivo del cerebro. Todo aquello que el niño acepta desde el momento del nacimiento, empieza a registrase, a grabarse fuertemente, a archivarse en nuestras neuronas y ahí va a quedar en nuestro subconsciente para toda la vida. Puede ser que nunca volvamos a acordarnos de una situación especial, pero en un momento dado y por alguna emergencia sacamos cierta información, que puede hasta asustarnos, pues a veces no se encuentran ciertas explicaciones de lo que nos sucede.

Por ahí leía, el caso de un joven, que en cierta época, decidió estudiar Alemán y a las primeras lecciones el maestro se dio cuenta de su avanzado estado de preparación en ese idioma, pues no tan solo tenía la pronunciación adecuada, sino que podía construir frases completas con palabras muy complicadas que ni siquiera había estudiado.

Intrigado el maestro mando llamar a sus padres para ver si algún familiar o alguien cercano a él hablaban ese idioma. La respuesta fue negativa. Nadie hablaba alemán.

Sin embargo, haciendo memoria, vino a la mente de sus padres el recuerdo de una enfermera que había convivido con el niño recién nacido y ella si era alemana y por unos cuantos días le estuvo hablando alemán para consolarlo, para darle el aliento, mientras lo cambiaba, etc., etc.

El niño recién nacido “guardo” en su subconsciente, en su memoria, todo aquello que oyó en alemán y ahora se le estaba haciendo consciente.

El niño cuando esta pequeñito es como una esponja, todo lo absorbe, todo lo capta y en un tiempo no concientiza, es decir no le pone dudas, no lo analiza, todo lo que le dicen, todo lo que le hacen, lo imprime en sus neuronas, y ahí está, muchas veces la explicación de esas situaciones dramáticas, que a veces nos causan grandes sinsabores en nuestra vida.

Luego es muy común, que cuando el niño apenas tiene unas cuantas horas de nacido, lo vayan a visitar los parientes para conocerlo.

Si los que llegan en ese momento son los parientes de la mamá, es decir: los abuelos maternos, los tíos por parte de la mamá, etc., inmediatamente le encuentran parecido a alguien de su familia: dice la abuela -Mira viejo, la misma cara que el tío Humberto – Y el niño empieza a grabar: “Debo parecerme a Humberto” y de ahí en adelante, ese niño va a empezar a vivir la vida de Humberto. Pero ahora llegan los abuelos paternos, los tíos y tías paternos y entonces son ellos los que le encuentran otro parecido: -Es el mismo tío Fructuoso- dicen a coro –el mismo hoyito en la barba-.

Ahora el conflicto viene para ese pobre niño: -¡Ahora debo parecerme a Fructuoso!- Y esa es la razón, que muchas personas no se aceptan como son, pues por un lado “tienen” que ser una persona y por otro lado “deben” ser otras muy distintas... Y ellos ¿Cuándo van a ser lo que verdaderamente son?... Nunca, es decir, mientras no se encuentren a sí mismos.

Recordemos que estamos hablando de nuestro “mecanismo mental”, de ese robot que tenemos dentro de nosotros y que ha sido programando de cierta manera muy especial y que ahora, aun cuando queremos salir adelante, no tener ningún problema, “algo” nos empuja, nos guía, nos obliga a fracasar.

Me contaba un alumno que cuando nació su esposa, todo lo que oía era: -Volvió a nacer Chela- así se llamaba su mamá. Y conforme empezó a transcurrir la vida, el parecido se iba haciendo cada vez más marcado. La forma de la nariz, la amplitud de la frente, el color del pelo, el rizado del mismo, el color de la piel, y la forma del cuerpo...  Y a los 17-19 años ella tenía  el cuerpo de una mujer madura, a tal grado que algunos de sus amigos que se encontraba en la calle con ella, después le hacían el comentario: -Que bárbaro Andrés, creí que ibas con tu mamá - pues en aquel tiempo él era bastante delgado.

Cuando ella comprendió que la imagen que los parientes le habían puesto, era solo una idea, que no tenía  por qué seguir siendo manejada, que ahora ella podía decidir si continuaba atorada en su personalidad que no es la de ella, en ese momento empezó a bajar de peso, sin dieta, inexplicablemente, hasta perder 15 kilos de peso.

A tal grado que cambio su personalidad, cambio su peinado, se compró ropa diferente, en fin, que ahora podía ser ella misma. Este alumno me mostraba fotos de recién casados y fotos de veinte años después y los niños le decían: ¨Mira mamá, de cuando tú eras viejita¨, y señalaban las fotos de hace veinte años.

Cuando el subconsciente recibe la “orden”, empieza a buscar que ésta se realice, así tenga que destruirnos.

Recuerda la frase: Ser consciente de todo lo que decimos, hacemos, pensamos, oímos y sentimos, es decir, saber a ciencia cierta porque estamos reaccionando a diferentes situaciones.

El hombre es producto de sus pensamientos. Me comentaban el caso de un señor de Reynosa, Tamps., quien era el chofer de Don Alejandro. Este señor se llamaba Don Pepe. Estaban en una pequeña reunión en casa de Don Pepe, quien celebraba el hecho de que uno de sus hijos había recibido ese día el título profesional que lo acreditaba como abogado.

Don Alejandro le pregunto un tanto intrigado: ¿Dígame Don Pepe, como le ha hecho usted para que todos sus hijos sean profesionistas? -quiso saber Don Alejandro-, pues veo que ya tiene un arquitecto, un médico, un ingeniero, un contador, etc., y ahora un abogado.

Don Pepe contesto atusándose el bigote: Pues la señora es la responsable -Cómo ¿Por qué? volvió a insistir Don Alejandro-. Pues es que desde que nace el niño, ella empieza a decirle: vengase a dormir Doctor, -vamos a darle su biberón Doctor, tenga cuidado Doctor- y de Doctor no lo baja. Luego nació el otro y empezó con la misma cantaleta, nada más que ahora era: A ver Ingeniero deje cambiarle el pañal, venga Ingeniero vamos a vestirlo y de Ingeniero para acá, Ingeniero para allá no lo quitamos, inclusive entre ellos mismos así se decían cuando estaban chicos, así que ahora ya no nos extrañamos cuando deciden estudiar, que busquen la carrera que tanto les dijimos de niños.

Es decir, en la memoria de los niños quedo grabada fuertemente una orden, que al correr de los años, esa orden tuvo que llegar a realizarse. Así que, es el momento de hacer un verdadero examen de conciencia y veamos qué fue lo que nos dijeron nuestros parientes más cercanos desde que estábamos en la cuna y veamos ahora como esas “ordenes” nos han estado manejando a su antojo en nuestra vida. Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 470 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 561 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD