“mecanismo de la mente” (9ª parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“mecanismo de la mente” (9ª parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 07 de mayo de 2018
Valores Familiares
“mecanismo de la mente”  (9ª parte)

Continuación…

“Nivel Delta (Inconsciencia)”. Un nivel donde caemos cuando estamos en COMA o CATALEPSIA, donde no hay control, donde el cerebro prácticamente no tiene ningún ciclo de actividad, por lo que en ciertos casos, al individuo se le puede dar por muerto, o se declara clínicamente muerto.

¿Recuerda el caso de Joaquín Pardavé, aquel artista de la época de oro del cine mexicano tan querido por sus papeles simpáticos como el de Don Susanito? Cuentan que cuando murió, lo sepultaron y cuando exhumaron su cadáver para llevarlo al panteón de los actores estaba boca abajo y con un rictus de angustia en su cara, pues tal vez al regresar de ese nivel Delta y darse cuenta que no tendría salvación y sentir que se asfixiaba, se ha de haber sentido terrible.

Imagínese la cantidad de testimonios que hemos escuchado desde 1991 y más de trescientos mil alumnos a esta fecha sobre estos temas, y muchas personas nunca lo habían manifestado por temor a que las tacharan de locas, pero al escuchar sobre esto, nos han compartido casos que nos han dejado helados. Personas que ya han sido dadas por muertas, pero que ellas están VIENDO y OYENDO, pero no tienen ningún control sobre sí mismos. Comparta con nosotros sus casos si es que los tiene o los ha vivido en la dirección que viene al pie de la página con un servidor.

A una señorita, que estaba muy grave en una cama de hospital, conectada con el suero, sangre, oxigeno, es decir llena de tubos de plástico en casi todo su cuerpo, cuando de pronto su corazón dejo de latir, su pulso cesó, el monitor electrónico solo mostraba una raya estática y de pronto oyó al médico residente a cargo de su caso decirle a las enfermeras: -Ya murió la paciente, anote la hora- Ella creía que se trataba de otra persona. –Hay que hacer el certificado médico- ella seguía creyendo que se trataba de alguien más. “¿A qué nombre hacemos el certificado?” –Pregunto el médico a una de las enfermeras- y ella seguía creyendo que NO se referían a su persona.

Sin embargo, dice que cuando oyó que mencionaron su nombre y apellidos, ella sintió un pavor tremendo, una angustia indescriptible, les quería gritar, decirles que no estaba muerta, que aún vivía, pero su desesperación era que NO PODÍA HACERLO. De alguna manera le llegó una inspiración, se concentró con toda su energía en el dedo meñique de su mano izquierda, que era el lado donde estaban las enfermeras y pudo, por fin, hacer un ligero movimiento, el cual afortunadamente fue observado por una de ellas, quien inmediatamente dio la alarma al médico, le pusieron nuevamente el oxígeno que ya había sido retirado, le aplicaron el resucitador, le dieron masajes en el corazón, en fin, hicieron todo lo posible y gracias a Dios, ella volvió a la vida.

En la empresa de lácteos número uno de Latinoamérica, ubicada en la Comarca Lagunera, un alumno recientemente nos comentaba, que le hablaron por teléfono para comunicarle que su suegro había fallecido, se fueron su esposa y él al rancho donde vivían sus suegros por el rumbo de Cuencamé, Dgo., y de acuerdo a las costumbres de aquellos rumbos, lo estaban velando en su casa, sin ataúd, con sus cuatro cirios. Imagínense usted, que en esos momentos, de madrugada, esa persona se sienta y se levanta…, un corredero de gente, aterrados salieron de la casa inmediatamente. Estaba en estado de Catalepsia, cuando vuelve al estado beta (Consciente) y se levanta. Esa persona vive actualmente, y tiene su negocio en un mercado de la comarca lagunera. ¿Cómo cree que le dicen desde entonces...? Acertó...!!! “El resucitado”.

Otro estudiante, un abogado, dice que en una etapa de su vida fue juez de cierto Juzgado Penal, y al dar una sentencia corta a un acusado, esta persona en un estado de alteración o desequilibrio mental, le dio dos balazos en el pecho, el Abogado cayó mortalmente herido desangrándose tremendamente. También esta persona estaba VIENDO y OYENDO todo lo que sucedía a su lado. Cuando llegaron los ambulantes De la Cruz Roja Mexicana, que fue llamada inmediatamente después del incidente, dice que oyó cuando uno de los paramédicos le decía a su compañero: -Ya no podemos hacer NADA por el abogado, YA ESTA MUERTO- y el herido dice que les gritaba; “NO ESTOY MUERTO, HAGAN ALGO, NO DEJEN QUE ME SIGA DESANGRANDO”. Afortunadamente el otro ambulante se atrevió a darle auxilio, masajes, mascarilla de oxígeno, en fin algo que logró que aquel cuerpo inerte reaccionara y volviera a la vida.

Tal vez usted conozca casos tan dramáticos por experiencias propias o de algún conocido, que me gustaría me comentara, para reafirmar estos casos tan reales, pongo a su disposición mi dirección electrónica al pie de la página.

Cuando usted vaya a visitar a algún enfermo, que aparentemente ya esté en los últimos momentos, en estado inconsciente, tenga cuidado con sus palabras, con sus pensamientos, pues ésta persona por el nivel mental en que se encuentra, todo lo está captando y desgraciadamente él “oye cuando decimos muy en secreto”: -Ya está en las últimas, dicen que no pasa la noche-, -Nada mas está esperando que llegue su hijo que vive en...-. Es decir, él está oyendo órdenes de muerte. Y por alguna “coincidencia” en cuanto llega el hijo de la ciudad de donde vive, en ese momento misteriosamente expira.

El padre de un amigo muy querido Juan Carlos, había venido sufriendo una agonía muy larga de una enfermedad que no tenía  remedio, y por alguna circunstancia no podía morir, los médicos no se explicaban por qué seguía aún vivo, la noche anterior a su fallecimiento la familia reunida escucharon un CD (El mensaje del Señor para ti, se lo recomiendo) que permitió descansar a todos, incluso al padre de mi amigo, esa noche fue de abrir los corazones y entregárselo a Dios. Por la mañana, la mamá de mi amigo tenía  que ir a atender algunas diligencias que no podían esperar, se despidió de su esposo que estaba inconsciente, diciéndole; –“No tardo viejo, solo arreglo esto y regreso”- Pues justo cuando llego la señora, él falleció, solo la estaba esperando a ella para partir. ¿Conoce algún caso así?

Así que cuando vaya a visitar  a ese enfermo que esta atorado en un estado de coma y que no se muere, ni reacciona a los tratamientos, le pido que se acerque, tome unas respiraciones profundas y mentalmente hágale la siguiente pregunta: ¿YA CUMPLISTE TU MISIÓN? Si así ha sido, hazme una señal con la cabeza, con un dedo, abre un ojo, etc. Si esa persona ya cumplió su misión para la que vino a este mundo, muy probablemente en ese momento deja de existir, pero si su misión no ha terminado, si aún siente que algo le queda por hacer, en ese momento empezará a reaccionar positivamente a los tratamientos médicos.

Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 450 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 598 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD