“mecanismo de la mente” (8ª parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“mecanismo de la mente” (8ª parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 30 de abril de 2018
Valores Familiares
“mecanismo de la mente”  (8ª parte)

Continuación…

Esto trae a mi memoria una experiencia personal y que ahora estoy comprendiendo la razón de los resultados obtenidos: hace años cuando inicie esta aventura de compartir con mucha gente estos conceptos, cuando por primera vez escuché toda esta revelación para mí, mi pensamiento era –“Esto es la solución a los problemas del mundo”- y quería de alguna manera que todo el mundo se beneficiara de esto. Inicié, hablándolo con grupos reducidos de gente, después más y más, viene a mi mente los programas con jóvenes en el Tecnológico de la Laguna con grupos de mil personas. Después, un programa de radio llamado “Valores familiares” y que tenía  una audiencia muy aceptable en la Comarca Lagunera. Posteriormente un programa de televisión que tenía  por título “Valor es” y aquí la audiencia creció, pues llegaba la señal al sur de USA, al sur del país, y hasta la Patagonia. En la actualidad, mucha gente sigue las series de la columna “Familia Sirviendo a la Vida” del diario “El Siglo de Torreón”, que gracias a Dios, cada día tiene más y más lectores y eso es lo que quería y que empezó como un sueño un día.

Cuantas veces usted se ha preguntado ¿Por qué a mí? Cuando sucede alguna desgracia o somos atacados por una enfermedad incurable, o bien pasamos por una situación embarazosa o dramática y creemos no merecer ese “Castigo de Dios”.

Ahora tenemos que comprender que en cierto  momento de nuestra existencia (tal vez a nivel gestación) todas esas desgracias fueron grabadas en nuestro subconsciente.

Carlos Álvarez Simón, en su libro “Tú puedes evitar el Cáncer o curarlo” asegura (y yo estoy convencido de ello) que el cáncer es de origen mental, que es producido por hechos traumáticos muy fuertes, en especial a nivel de gestación y falta de realización. ¿Que el cáncer?: es la más grave de todas las enfermedades psicosomáticas y es causado frecuentemente por un desapego a la vida, lo que quiere decir, que si cambiamos nuestro punto de vista, si nos amamos, nos aceptamos, esa situación cambiará radicalmente.

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de platicar con una señora que se le había detectado un tumor maligno en un seno, la habían operado, pero las ramificaciones siguieron, destruyendo los tejidos, por lo que los médicos diagnosticaron que su vida sería ya muy corta.

Después de una larga plática, la señora encontró que desde niña, había quedado huérfana de madre y todo su deseo era morir para reunirse con ella y esa idea, tantas veces repetida ahora se estaba haciendo realidad.

Por lo que una vez que hubo reconocido esa terrible programación que había puesto en su mente y mediante un proceso mental para un nuevo acondicionamiento, tanto los dolores como las células, cesaron de actuar en el cuerpo de esa buena señora. De eso ya hace varios años, ahora la señora goza verdaderamente la vida.

Otro autor, el sicoanalista y gastroenterólogo Roger H. García, en su libro “El cáncer enfermedad psicogenética” afirma que: “Es erróneo que el cáncer sea causado por uno o por varios virus, el tabaco, el smog, los ciclamatos, las sacarinas, etc., etc., etc., El cáncer se origina a causa de la angustia de reunión y separación, que ha sufrido el ser viviente.

Pero... ¿Qué es el cáncer? Todos sabemos que es la destrucción de las células, pero ¿por qué…? La realidad es que el cáncer es tan solo un equilibrio de nuestro cuerpo, una forma de protegernos de nuestras ideas negativas. Recuerda cuando comentamos el caso acerca de las químicas que forman nuestro cuerpo. Y que decíamos que eran venenos activísimos dentro de nosotros. Que cualquier idea (positiva o negativa) puede crear el suficiente desequilibrio para volvernos locos, inválidos, deformarnos físicamente o matarnos.

Pues bien, cuando está usted alimentando su mente constantemente con ideas o actitudes agresivas o violentas, sus venenos empiezan a circular por todos sus sistemas, dañando su  organismo; su subconsciente con el fin de protegerlo, crea un depósito en alguna parte de su cuerpo para almacenar esas substancias negativas, para que solo sea una mínima parte la que se dañe. Usted continua enviando esos venenos a ese depósito, hasta que se hace notorio físicamente, empieza a doler, porque ese es el lenguaje que empieza a usar su cuerpo para que lo atienda.

Al extirpar ese depósito de sustancias negativas que conocemos como tumores, y al continuar usted produciendo esos venenos, cuando su cuerpo los envía al depósito que ya conoce y al no existir ya éste es cuando decimos que se le “ramifico” el cáncer, que hubo “metástasis”, pero todo porque usted no ha hecho consciente la IDEA que lo está destruyendo.

Hace ya algunos años, la mamá  de uno de mis maestros murió de cáncer. Él nos comentaba que una de sus hermanas le habló para darle la triste noticia y comunicarle que el médico no le daba más de dos meses de vida, inmediatamente se trasladó a la ciudad donde vivía su madre para saber de primera mano cual era la situación.

El médico le mostró las radiografías donde aparecía el pulmón izquierdo totalmente invadido por el terrible mal. En ese tiempo aquel maestro mío participaba en una escuela de control mental y me comentaba que hacían curaciones muy avanzadas, operaciones psíquicas a través de instrumentos de parapsicología, por lo que consideraba que no sería ningún problema trabajar sobre el caso de su madre. Junto con sus maestros y estudiantes ya muy avanzados, lograron en quince días, lo que el médico considero “un milagro”.

Les llamaron para informarles que su madre iba a ser dada de alta, pues ya no tenía  nada. Le mostraron a través del Fluoroscopio, como el pulmón estaba trabajando a toda su capacidad (si conoce usted algún caso de este tipo o usted lo ha vivido compártalo con nosotros. Ya se imaginaran la felicidad que sintió mi maestro y su familia en ese momento.

Sin embargo, un tiempo después, un año tal vez, el cáncer volvió y ahora en el estómago, la garganta, el pulmón, etc.,  y por más trabajos psíquicos que hicieron, la mente de su madre no les permitió entrar a ella ¿qué había pasado?

Nos comentaba mi maestro: -cinco años atrás se había muerto la madre de mi madre a una edad  muy avanzada-. Su abuelita que siempre vivía con ella, fue su confidente, su apoyo moral, y ahora toda su idea era: -¿Por qué se murió mi mamá?- yo quisiera estar con ella, quisiera irme a morar con ella en donde esté. Sin ella mi vida está vacía. Y así eran frases y frases, que al decirlas, éstas quedaban en su mente, ordenes pendientes de ejecutar.

En uno de esos estados de ánimo depresivos que a veces tenemos, la orden entró a nivel theta (recuerde que es un nivel espiritual muy profundo) y fue entonces que se provocó el cáncer para cumplir la orden –yo quiero estar con mi mamá -.

Es decir, ella estaba pidiendo la muerte, aunque con otras palabras. Es por eso, que al principio les insistí en una frase: “Ser conscientes de lo que estamos diciendo, pensando, haciendo, oyendo o sintiendo”, porque la mente subconsciente (alpha o theta) no analiza, no moraliza, sencillamente otorga lo que estamos pidiendo. Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 440 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 968 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD