“mecanismo de la mente” (5ª parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“mecanismo de la mente” (5ª parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 09 de abril de 2018
Valores Familiares
“mecanismo de la mente”  (5ª parte)

Continuación…

“El Subconsciente”. Algunos estudiantes, me han hecho la siguiente pregunta: Si nuestro corazón está aquí en el lado izquierdo de nuestro pecho, el hígado esta en otro, los pulmones acá, etc., ¿en dónde está el subconsciente?

Podríamos pensar que se encuentra en nuestras “Frecuencias Cerebrales”. Por lo tanto, analizaremos estas frecuencias, en las que se mueve nuestro cerebro.

“Nivel beta (Consciente)”. (20 ciclos por segundo) este es un nivel exterior, un nivel consciente, donde usamos los cinco sentidos fiscos (tacto, gusto, olfato, oído y vista) y donde apreciamos lo que nos rodea.

Ahora que usted está leyendo este capítulo, tal vez este oyendo los ruidos de la calle, las voces de sus hijos, oliendo el café o el desayuno que está en la mesa, sintiendo el roce de este papel en la yema de sus dedos, es decir, que está usando sus sentidos físicos. Supuestamente usted está consciente (nivel beta).

Usted se preguntará que por qué digo “supuestamente”, y la respuesta es esta: ¿Cuántas veces usted ha estado leyendo un libro y se ha tenido que regresar cinco o seis páginas porque ya no le entendió nada a la lectura? O bien, ya estando en el cine, cómodamente sentados y de pronto viene a su mente: -Cariño, ¿Cerramos la puerta de la casa? ¿Apagamos la estufa?- y ya no estamos tranquilos, y se puede dar el caso de que hasta tengamos que salir de la función para confirmar nuestra inquietud. Cuántas veces hemos cerrado nuestro automóvil y dejamos las llaves dentro. Cuantas veces trabajando en nuestro escritorio, salimos a otra oficina a tratar algún asunto, y cuando llegamos solo hacemos un chasquido con los dedos y nos preguntamos: ¿A qué venía? ¿A qué venía? Y nos tenemos que regresar a nuestro lugar, porque ya no nos acordamos del asunto. ¿Cuántas de estas cosas no le han pasado a usted?  

El otro día nos comentaba una persona cercana a nosotros, que salió en su automóvil a comprar la carne a un establecimiento cercano a su casa, salió de éste y caminó de regreso hasta su casa, al no ver el automóvil en la cochera, preguntó que quién se había llevado el auto, a lo que respondieron sus dos hijos (quienes pudieron haber tomado el vehículo) yo no, ni yo, aquí estamos. Hasta entonces se acordó que ella lo había olvidado en aquel establecimiento.

Y cuantas cosas más nos han pasado que aun cuando hemos estado haciendo uso de nuestros cinco sentidos, realmente no estamos conscientes, es decir, nuestras frecuencias cerebrales se han salido de este nivel y se han ido a otro.

“Nivel alpha (Subconsciente)”. Aquí usamos el sexto sentido, el subconsciente, o lo que los parapsicólogos llaman la percepción extrasensorial (ESP) aquí es cuando tenemos esos pensamientos, esas corazonadas, esos presagios, esos avisos inexplicables, donde hacemos o ejecutamos acciones que si quisiéramos llevarlas a cabo con toda conciencia, no tendríamos ni la fuerza física, ni la inteligencia, ni el valor para volverlas a hacer.

Hace tiempo conocimos un caso muy dramático. En un pueblo, la casa no contaba con el drenaje de la ciudad y se hacía uso de las fosas sépticas, la cual estaba casi a la mitad, cuando se instaló el drenaje, la fosa la cubrieron con una tarima de madera y le dejaron un hueco para irla llenando con ceniza, basura, tierra, etc., hasta cubrirla totalmente.

En esa casa vivía un niñito de aproximadamente cinco años, y ese día, por alguna razón, su hermanito mayor no fue a la escuela, así que se fueron a jugar al patio donde estaba la fosa clausurada. 

La mamá, que estaba haciendo las labores propias del hogar, estaba en la cocina lavando los trastes que se habían usado en el desayuno cuando oyó que su hijo mayorcito venía corriendo y gritando: ¡Mamá, mamá!, se cayó mi hermanito al hoyo... se cayó al hoyo.

Dice la mamá, que hasta ahí se acuerda de ella, en ese momento se desconectó de la realidad, y volvió a saber lo que estaba sucediendo hasta que tenía al niñito cerca de una llave de agua que estaba instalada en el patio para regar los árboles, y con la manguera estaba bañando al niño accidentado. Todo lo demás lo supimos por el otro niño: La señora salió, vio una escalera bastante grande y pesada para sus fuerzas, además estaba prensada por un fierro grande, el cual fue removido sin ninguna dificultad, levantó la escalera como si no pesara nada, la enfocó al hueco de la tarima, la introdujo hasta el fondo de la fosa y ordenó enérgicamente al niño que se subiera por la escalera, y como por un “milagro” el niño salió ileso.

Al día siguiente la señora tenía todo el cuerpo lleno de moretones, como si la hubieran apaleado.

Tuve un compañero hace tiempo, cuando trabajaba en la industria de los fertilizantes en una empresa paraestatal, él me platicó que en alguna ocasión cuando estaba de viaje con su familia que era de Jiménez, Chih. En una curva se le ponchó una llanta y salió el carro de la carretera dando vueltas y vueltas, cuando se detuvo el vehículo llantas para arriba, él y su esposa pudieron salir, pero sus hijos quedaron atrapados dentro. En la desesperación por salvarlos, cuenta que él levantó el automóvil y su esposa se metió para sacar a sus pequeños vástagos. Cuando después de salvarlos tuvo conciencia, se preguntaba, ¿Cómo lo hice?

¿Qué fue lo que realmente paso?: Que cuando uno entra en estado de emergencia, sus frecuencias cerebrales bajan a Alpha, las químicas del cuerpo se aceleran y en ese momento tuvieron toda la fuerza, toda la capacidad, toda la inteligencia necesaria para obtener lo que ellos querían: “Salvar a sus hijos”.

Y a usted mismo, ¿Cuántas situaciones como éstas habrá experimentado, que luego de que ya pasa la emergencia, se le seca la boca, le tiemblan las rodillas, se desmaya, sufre un shock nervioso, etc.? Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 430 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 634 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

Suscripción por correo

¿Te gustaría recibir los escritos de German antes que nadie? Suscríbete, es gratis.

German de la Cruz Carrizales Blog de German de la Cruz Carrizales

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de German de la Cruz Carrizales

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora