“CUALIDADES” (19ª Parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“CUALIDADES” (19ª Parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 26 de febrero de 2018
Valores Familiares
“CUALIDADES”   (19ª Parte)

Continuación…

“Nuestros pensamientos forman nuestro destino”. Según sea nuestra actitud hacia la vida, según pensemos de la oportunidad que tenemos de nuestra existencia, así nos empezara a “pagar la vida”. Usted conoce personas que nunca, o casi nunca, tienen problemas, nunca sufren accidentes, ni fracasos económicos, les va bien en todos los órdenes de la vida, sin embargo, existe otro tipo de persona, que siempre están padeciendo alguna tragedia, siempre se están quejando de algo que les está pasando, que ya, siempre tienen algún problema que no los deja vivir o disfrutar la vida. Si analizamos la actitud de una y otra persona, se dará cuenta de cuál es la razón de estas diferencias, pues definitivamente, las personas con “buena suerte”, son gentes positivas, activas, joviales, que no se dejan abatir por alguna situación. Y las que según ellas, las persigue la “mala suerte”, son personas pusilánimes, negativas, angustiadas, que no pueden ver todas las oportunidades que hay a su alrededor.

“Lo que somos es el obsequio que Dios nos hace, lo que lleguemos a ser es nuestro obsequio a Dios”. Fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, y es cierto, pues nos hizo en perfección, somos lo más perfecto que existe en el mundo.

Este concepto, a algunos asistentes a los seminarios como que no están de acuerdo, pues tanto han dicho “somos humanos y como tales somos imperfectos”.

Lo que tal vez pase es que tenemos una idea equivocada de lo que es la perfección, o a que perfección nos estamos refiriendo.

Planteemos esta situación y usted dirá, si esto no es perfección: Cuando a usted le entra una pequeña basurita en el ojo (puede que sea microscópica) ¿Qué pasa inmediatamente en su organismo? Y ni nos damos cuenta de ello. Primero: siente una incomodidad inmediata y muy molesta. ¿Para qué? Pues para obligarlo a hacer algo de forma inmediata, pues su cuerpo no quiere nada extraño dentro de usted. Segundo: se produce un lagrimeo abundante, para obligar a ese cuerpo extraño a salir de allí. Tercero: esas lagrimas (que tienen sabor a sal) contienen en sí mismas químicas para evitar una infección. Es decir. Su cuerpo, aun en el desequilibrio, está actuando en perfección pues aún la enfermedad es perfección, porque de esa manera nuestro cuerpo busca el equilibrio.

Por lo tanto, haga uso de las “Cualidades”, que hasta aquí hemos analizado, para que salga de esa pobreza, esa enfermedad, ese problema moral, etc.

Quizás conozca la fábula de Alejandro Jodorowsky que dice: Un granjero se encuentra un huevo en el campo, al no saber de qué tipo de ave se trata, se lo pone a una gallina que estaba empollando. Cuando nacieron los polluelos de la gallina, nació el pollo de ese huevo extraño, que se confundía con sus “hermanos” que andaban detrás de su madre, comiendo los gusanitos que ésta sacaba al momento de escarbar la tierra.

Tiempo después pasó por la granja un naturista, un científico, observo aquel pollo tan diferente y le dice al granjero: oye ¿Qué pollo es ese tan diferente a los demás? Pues no sé, salió de un huevo que encontré en el campo, -contestó el granjero-.

Déjame estudiarlo y yo te digo de qué pájaro se trata, aseguro el sabio. Se llevó al polluelo y descubrió que era un águila real. Tú no eres pollo de gallina –le dijo el sabio- tu puedes volar muy alto. No, -contesto el pollo- yo soy un pollo de gallina y así estoy muy a gusto, déjame.

Te voy a llevar a un peñasco, te voy aventar al viento y veras como tú vas a volar. Lo llevó al carro, subió a una peña grande; lo aventó, el pollo no movió las alas y se dio un tremendo golpe que se quiebro un ala.

Te digo que yo no sé volar, yo soy pollo de gallinero –gimió el herido- lo lleva nuevamente a la granja, lo curan y a la tercera semana vuelve nuevamente por el polluelo; ahora lo lleva más alto, lo vuelve aventar, éste no mueve las alas y ahora se quiebra las dos extremidades.

Ves, te digo que no puedo volar, déjame en el gallinero –protesto el aguilucho-. Lo vuelven a curar y ahora lo llevan hasta la cima de la montaña, cuando iban subiendo, el pollo vio en lo alto un Águila Real, le entusiasmo la idea de que tal vez si pudiera volar tan alto como aquel congénere que estaba viendo.

¿De veras crees que yo puedo volar tan alto como esa águila? Preguntó un tanto interesado. Claro, solo tienes que mover las alas.

Cuando lo avientan y empieza a volar y observa a lo lejos un hermoso horizonte se dice a sí mismo: ¿Cómo es posible que yo estuviera tan a gusto en ese gallinero?

Y usted, porque no “mueve” tantito sus alas, y tal vez cuando ya esté en las alturas, usted también diga: ¿Cómo es posible que por tanto tiempo, yo no haya querido salir de allí? Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 420 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 676 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD