La Quinta Ola

Mis días de cineDiana Miriam Alcántara Meléndez

La Quinta Ola

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 08 de febrero de 2018
Cine
La Quinta Ola

El protagonista es el personaje principal de una historia, pero narrativamente es más, mucho más, es la fuerza que carga con el relato, quien lo guía y quien hace que la acción avance. Es el héroe, o heroína, que hace, o debe hacer, que el mundo de ficción siga adelante.

En una película, cualquier película, el protagonista no tiene que salir forzosamente en cada escena, pero su presencia sí tiene que tener un eco en el universo creado, con sus acciones y decisiones, sin importar de qué género trate la película. El protagonista tiene que hacer que la historia se encamine hacia un rumbo definido, trazado gracias al objetivo a donde el personaje principal apunta, es decir, su misión narrativa: ¿Qué quiere conseguir? ¿Qué hará para lograrlo?

Pero cuando el protagonista es el punto más débil de la historia, el resultado es una narrativa carente en todas direcciones, o visto de otra forma, la narración presenta fallas que arrastran consigo a la estructura, el desarrollo de personajes, su trama, su temática y su objetivo.

Esto es lo que sucede con La quinta ola (EUA, 2016), película escrita por Susannah Grant, Jeff Pinkner y Akiva Goldsman, basándose en la novela homónima de Rick Yancey. Dirigida por J Blakeson y protagonizada por Chloë Grace Moretz, Nick Robinson, Alex Roe, Maika Monroe, Liev Schreiber, Maria Bello, Zackary Arthur y Ron Livingston. De lo que trata es de una joven, Cassie, de 16 años, quien, ante la presencia de seres extraterrestres que atacan el planeta a través de oleadas que provocan destrucción y muerte debe, sola, tanto sobrevivir como encontrar a su hermano, a quien se lo ha llevado el gobierno, mediante el reclutamiento de jóvenes como soldados para combatir la amenaza alienígena.

Cassie, como protagonista del relato, debería ser la pieza más importante de éste, quien descubre, planea, actúa y resuelve, por lo menos indirectamente, ya sea respecto al rescate de su hermano como en lo relacionado con la presencia de los extraterrestres y descubrir qué quieren y cómo actúan, para definir una forma de contraatacar o responder. Sin embargo, el personaje no es el elemento clave que mueve la trama hacia adelante. Cassie no es proactiva, no tiene un plan, no tiene conocimiento y no busca información o respuestas, no lucha sino que reacciona, responde a lo que los demás hacen y sólo acompaña cuando es momento de definir o resolver una situación.

Parte de la razón por la que esto sucede es que la historia la separa del punto medular de la temática, de su contenido esencial, la lucha contra la amenaza extraterrestre. Tras el planteamiento, la llegada de las olas y la separación de Cassie de su familia, incluyendo la muerte de sus padres, la historia enfoca su segundo acto narrativo en dos líneas argumentales que casi no se complementan y que se encuentran desfasadas la una de la otra, al punto que una parece estar de sobra, rellenando el tiempo en pantalla. El problema es que de las dos, la trama que menos aporta, la que no se concentra o fusiona con la acción central, es decir, el cómo combatir y liberarse de los alienígenas que están matando a los sobrevivientes humanos, es la que sigue a Cassie en su camino hacia el campamento militar en el que está su hermano y otros niños y adolescentes que también han sido reclutados, o bien, atraídos allí bajo la mentira de que están siendo rescatados.

Esto sucede por una razón, la misión de Cassie, su objetivo, se centra en salvar a su hermano, nada más. El enfoque de esta misión se sustenta en un cimiento emocional, la reacción emotiva que la película presenta con la intención de atraer al espectador para ganar su empatía con un enganche sentimental, que más bien limita a su personaje principal, a su historia, su temática y su sustento. No es que el enfoque en sí esté mal, es que no está desarrollado de forma envolvente y, además, se acompaña de otro contexto que resulta más interesante, la invasión extraterrestre. Si la línea de acción del relato se centra en ‘hermana mayor separada de su hermano menor y el intento de ella por reencontrarse’, entonces deja todo lo demás desperdiciado, como un fondo de pantalla luminoso esperando a ser visto dentro de una computadora apagada.

Al separar la trama en dos escenarios aislados, que además no se complementan, resulta en la apariencia de dos historias separadas y distantes que suceden al mismo tiempo, sin tener repercusión una con la otra.

Del otro lado, en la trama paralela, la historia sigue al hermano de Cassie, Sammy, quien intenta sobrevivir su propia realidad al lado de las demás adolescentes. Entre estos chicos se encuentra el joven de quien Cassie estaba enamorada, Ben. En el campamento, Sam, Ben y los demás en su grupo se dan cuenta que los están entrenando con el propósito de matar, pero que, en el proceso, se han convertido en soldados maleables, en lugar de sobrevivientes que pelean por mantener viva su humanidad. Los han reclutado, pero por los extraterrestres, quienes han tomado el cuerpo de humanos como huéspedes, así que las operaciones militares a las que son enviados en realidad son dictadas por los alienígenas para matar a los humanos que aún quedan en pie.

Este punto clave del relato no sólo sucede lejos de Cassie, sino que lo que ella vive tampoco está relacionado con esto en ningún nivel. La falla no es tanto por alejar a la protagonista de la información, sino que lo que le sucede no tiene nada que aportar al relato. El recorrido de Cassie más bien se convierte en una historia romántica que involucra a un joven, de nombre Evan, huésped de un alienígena, que ha aprendido a preocuparse por los humanos a pesar de que se le haya dicho no hacerlo. Y mientras, el inconveniente no es la trama romántica que presenta la historia, sino que el desarrollo de esta línea de acción se distraiga tan indiscriminadamente de la parte medular del relato, la lucha por la supervivencia. Eventualmente sucede que el distanciamiento de Cassie con el resto de la acción es tan largo que, cuando ella por fin retoma su misión (rescatar a su hermano), el impacto emocional ya no es significativo, en parte porque en el campo militar son los chicos quienes ayudan a salvar a Sammy, y de paso quienes descubren la verdad tras el plan de los extraterrestres, es decir, que están eliminando humanos usándolos a ellos como combatientes.

El desarrollo emocional de Cassie y la invasión extraterrestre, las dos líneas narrativas que sigue la historia, mejorarían al complementarse y ayudarse entre sí. No es que Cassie tenga que hacerlo todo, descubrirlo todo y formular todo plan de escape, ni ella tiene que aparecer, forzosamente, en todas las escenas, pero sí debe aportar significativamente al desarrollo de la historia, en este caso, tanto en lo que respecta a su viaje personal de maduración como en lo correspondiente a la solución del problema de la invasión extraterrestre y que estén usando a los jóvenes, incluido su hermano, como soldados.

La historia no se va por ese camino y por lo tanto crea un problema con su desarrollo, específicamente con la coherencia y cohesión de sus tres actos (planteamiento, nudo y desenlace). Tal vez sería más práctico, por ejemplo, lograr que Cassie llegara más rápido al campo militar, incluso manteniendo la relación que entabla con Evan, para llevarlos al centro de la acción y juntos, ella, él y los otros chicos, con la información que cada uno deduce y descubre, trazar el plan de acción para enfrentar los problemas en el macro y no sólo en lo micro, para, con trabajo en equipo, lograr la victoria derrotando a los invasores. Así el objetivo de Cassie sería no pelear sólo por ella misma y por su hermano, sino por el resto de la humanidad y de los sobrevivientes. Un desenlace que, por cierto, la película deja abierto como posibilidad a futuro, pues se basa en el primer libro de una trilogía literaria que desarrolla más a fondo estos puntos en subsecuentes narraciones.

Juntar a Cassie con el resto de los personajes hubiera sido una forma más eficaz de darle coherencia a la realidad que se vive y el cómo se vive. Juntar ambas líneas de acción en un punto más temprano de la película, por ejemplo a mitad del segundo acto, en lugar del fin de la historia (como sucede aquí), podría hacerla más integradora, más relevante y más crítica, y permitiría a sus personajes crecer con lógica y naturalidad, aprendiendo juntos, desarrollándose personalmente alrededor del elemento de valor agregado en la historia y género que lo hace distintivo, la invasión extraterrestre y la lucha por la supervivencia.

Pero como el punto medular no involucra a Cassie de manera directa, ya que la información que aprende de Evan no le aporta nada, ni a ella ni a su misión, ni al espectador para ir descubriendo la historia, cuando su integración por fin sucede, es casi como si Cassie estuviera de sobra, o fuera ella una subtrama narrativa, en lugar de la protagonista que guía el relato.

El desface entre planteamiento, nudo y desenlace, la falta de cohesión, el que cada uno se enfoque en temas diferentes, eventualmente termina afectando a la historia. Seguir a Cassie debilita la narrativa porque lo que vive no es concordante con lo que el planteamiento, incluso desenlace, le dice al espectador (de ella como personaje y su papel en la historia). Es por ello que la película deambula indistintamente (en cada uno de sus tres actos) de un tema a otro, comenzando con una invasión extraterrestre para pasar a una historia de maduración; de paso se observa que tampoco viene justificada por el planteamiento (las reacciones de la chica no son acordes con quien la historia plantea que es): ¿Cuándo aprendió ella a disparar, a sobrevivir o a pelear? La película nunca lo responde, sólo espera que el espectador no lo cuestione, para luego convertirse en una historia de romance, una pelea por la supervivencia y un rescate-reencuentro de familia. El objetivo temático cambia con cada nueva escena y esto hace a la película difusa, confusa, desenfocada y distante.

En una narración el viaje del protagonista va ligado con el viaje del antagonista, porque este personaje actúa en oposición al otro, ya sea que peleen por un mismo objetivo que los haga enemigos, o que sus objetivos se contraríen o interpongan con el del otro.

¿Cuál es el mayor obstáculo que enfrenta Cassie? ¿Quién es su antagonista? Si son los extraterrestres, ¿por qué a Cassie no se le involucra más en la trama que tiene que ver directamente con la lucha contra ellos? Ella interactúa con Evan pero ni siquiera toma parte activa en la decisión de explotar las bombas que destruyen el campo militar; decisión aislada que toma Evan independientemente de lo que hacen los demás personajes.

Si Cassie debe madurar para completar su cambio como personaje, para alcanzar su misión, entonces ella es su propio obstáculo. Si este es el caso, ¿es entonces la invasión extraterrestre sólo un elemento de relleno que no aporta nada al personaje principal y a la historia, y sólo ‘viste’ al escenario? Si remover a Cassie de la ecuación no afecta la parte central de la historia, entonces, ¿es Cassie la protagonista? O en todo caso, ¿qué es lo que la película quiere contar y quién dentro de la historia logra que este mensaje llegue hasta el espectador?

Ficha técnica: La Quinta Ola - The 5th Wave

Cine, 626 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

Suscripción por correo

¿Te gustaría recibir los escritos de Diana antes que nadie? Suscríbete, es gratis.

Diana Miriam Alcántara Meléndez Blog de Diana Miriam Alcántara Meléndez

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de Diana Miriam Alcántara Meléndez

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora