@@[email protected]@

Día de las madres

Rock Rodríguez
Rock Rodríguez

El día de ayer se celebró el día de las madres, día en el que los restaurantes lucen abarrotados y las florerías se preparan para la llegada de miles de compradores ofreciendo las flores más frescas para mamá. Y es que sin duda en México es una de las festividades más celebradas del año: reuniones, comidas y regalos no brillan por su ausencia, mismos que en este 2022 se disfrutaron más dadas las cada vez menos restrictivas medidas de sanidad que exige la pandemia gracias al avance de la vacunación contra el COVID-19. Algunas empresas incluso le dieron medio día de descanso a las madres trabajadoras como muestra de agradecimiento, valorando la labor que hacen a sabiendas de que en casa existe por lo menos un hijo(a) que espera y al que ve tú a saber qué malabares termina haciendo para que puedan cuidarlo(a) mientras ella se encuentra en el trabajo.
Así la realidad de muchas familias mexicanas en las que la mujer trabaja independientemente del escenario en el que se encuentre: por un lado están quienes tienen qué hacerlo por necesidad, porque con el sueldo del marido ya no completan, porque son madres solteras, entre un largo etcétera; por el otro quienes trabajan porque les gusta ejercer sus estudios y son bien remuneradas rompiendo así el modelo tradicional mexicano que hasta hace todavía dos décadas dictaba que las mujeres sólo deben estar en casa atendiendo al esposo y cuidando a su descendencia. Existe también un tercer escenario que es un conjunto de los dos anteriores, en el que se hace un sacrificio extra para contar con una mayor comodidad en el hogar.
Pero analicemos los datos que el mismo INEGI a través del Censo de Población y Vivienda 2020 arrojan para ese año, el cual revela que existen 65 millones de mujeres en México, de las cuales poco más de 35 millones son madres y de ellas el 41% están económicamente activas, es decir que más de 14 millones de mujeres con al menos un hijo(a) en el país trabajan ya sea de manera formal o no, generando un ingreso para el sustento del hogar. Pero las cifras no terminan aquí y es que de ese total de madres laborando se estimó que 63% reportaron ser empleadas u obreras, 26% trabajaban por cuenta propia, 4% eran ayudantes con pago y únicamente 3% reportaron ser empleadoras, lo cual significa que 9 de las 14 millones de madres económicamente activas tienen un empleo poco remunerado.
Dicho lo anterior debemos retomar el cuidado de los hijos de estas familias con madres trabajadoras durante sus periodos laborales, ya que en el mayor de los casos se convierte en un suplicio: hay quienes cuentan con el apoyo de los abuelos u otros familiares, aunque esta no sea una obligación de ellos, y también quienes optan por contratar a una persona que se haga cargo de los niños mientras no están en la escuela o actividades vespertinas que suponen un gasto extra importante, gasto que es exponencial con cada pequeño integrante adicional de la familia. Sin duda alguna todas estas familias cuentan con una súper madre y lejos de demeritar el trabajo de quienes son madres muy madres desde su casa, sí es de aplaudir y enorgullecerse el contar con una, llámese madre, esposa, novia, hija o amiga.
Y si bien es cierto que dadas las cifras anteriores aún no podemos cantar victoria con los avances en la igualdad de género ni mucho menos, sí debemos decir que el nivel de estudios en las mujeres es algo que poco a poco ha ido incrementando con el paso de los años y paulatinamente en el mediano plazo las oportunidades laborales deberán ser muy similares a las de los hombres, siendo así madres todavía más padres. ¿No cree?

Fotos más vistas en 15 días