@@[email protected]@

Daniella López Guajardo, la otra cara del periodismo en cancha

Eduardo Sepúlveda
Eduardo Sepúlveda

“Desde niña me gustaron los deportes. Practiqué voleibol, básquet, un poco de todo…”, recuerda Daniella López Guajardo, a quien la vida le tenía marcado su camino, con todo y las “distracciones” que en casa intentaron ponerle. “Me hicieron estudiar Administración de empresas, porque mi mamá me dijo que de Comunicación me iba a morir de hambre. Pero ve, hoy, todo que hago es de comunicación”.

El destino ya estaba escrito. Luego de casi 10 años en medios, Daniella se convirtió hace unos días en la primera mujer que narra un partido de futbol para Fox Deportes. Eso la llevó a convertirse en la voz oficial de la cadena internacional en la Liga MX Femenil; es decir, será la encargada de narrar la mayor parte de los juegos que transmite Fox, los de local de Juárez, Rayadas, Santos y Xolos.

La historia de Daniella comenzó cuando entró a un casting para Nuestra Belleza, a los 16 años de edad. Desde entonces, las cámaras le llamaron poderosamente la atención; el ‘click’ fue natural e instantáneo. Luego la invitaron a un casting para TV Azteca y comenzó su vida en la pantalla. Al inicio, fue en la sección de espectáculos, pero su gusto por el deporte poco a poco la llevaría a donde se encuentra actualmente.

“Un día, llegué al programa de la mañana y no me dejaron pasar. Me dijeron: ‘hablaron de México, que te tienes que hacer cargo del noticiero de mediodía’. Yo no sabía nada de noticieros, me ‘avientan’ ese día y aprendo mucho. Duré más de un año como la titular de Hechos Meridiano. A la par, estaba la sección de Deportes y siempre trataba de apoyar esa sección”, comenta. De ahí, le hablaron para hacer un casting en vivo para ESPN en Ciudad de México, fue donde uno de los productores de TDN (Televisa Deportes Network) le ofrece trabajo. “Empiezo con todo lo de deportes, estaba con Zona Puma. Me encargaba de los colores de los partidos, entrevistas especiales... Duré casi dos años, de ahí me fui a Univisión”.

Daniella tuvo que volver a Torreón cuando su papá enfermó. "No me arrepiento, porque ese año estuve con mi papá. Por esos días, me busca un productor para volver a Univisión, estaban buscando una reportera para vivir en CDMX y yo tenía todas mis cosas allá. Una semana después de fallecer mi papá, me dicen que me quedé con el puesto. Regresé a Univisión, cubriendo Pumas, pero a la par hacía Pachuca, Puebla, Toluca, todo lo que quedaba cerca”.

La vida del reportero de deportes puede ser fascinante, pero pocos ven el otro lado. “Es súper cansado, te la vives en los aviones y de repente pierdes la noción del tiempo”, platica. Detrás de esa labor, recalca el tiempo que hay que invertirle a cada nota, lo que muchas veces no se nota a simple vista.

“Detrás de una nota de dos minutos 20, que es lo máximo que te pueden dar al aire, está un trabajo de tres días. Para contar la historia de vida de un jugador, es ir a donde nació, hablar con sus papás (si es que aún los tiene), sus hermanos, compañeros de la infancia, escuela… Visitar los lugares, las anécdotas que te cuentan. Juntas un material de tres días, tienes que ir cortando y seleccionando las mejores partes. Hay veces que tienes que dejar de lado material muy bueno porque ya no te da. De repente, la gente te dice: ‘Están manipuladas las entrevistas”, pero no es que estén manipuladas, es que de verdad tienes que ajustar”.

Sin embargo, la satisfacción llega “cuando la gente reacciona positivamente. Siempre va a haber gente que te va a tirar y siempre va a haber gente que te va a alabar, pero nunca hay que creerte ni una ni otra, sino seguir trabajando, ir de frente. Luego ves la respuesta positiva de tus jefes, la gente que está alrededor tuyo, de los editores, de los presentadores que ponen la nota en televisión… Yo le suelo compartir las historias de vida a los jugadores y que ellos te digan ‘está increíble’, ‘me encantó’, ‘gracias’ y los familiares también, es una recompensa”, dice.

El reto de ser mujer. Para nadie es secreto que el futbol ha estado ligado al género masculino desde sus inicios y así ha sido la historia. Pero el futbol se extiende a todas sus ramas, géneros y rincones. Se extiende sin cesar. En ese sentido, López Guajardo asegura que el camino no es fácil:

“Como mujer, tienes de dos sopas: siempre va a haber hombres que digan ‘está ahí por el físico, por una cara bonita’, pero también hay mujeres que son muy crueles y la envidia de una mujer a veces puede más que la agresión de un hombre. Ahorita, hay de todo en las redes sociales, porque atrás de un celular, cualquiera se puede esconder desde una cuenta falsa e insultar a quien quiera, sin importarle que las consecuencias a veces pueden ser fatales. Nunca sabes lo que cada persona está pasando o lo que se le pudo complicar para llegar hasta donde está. Como mujer, te mueves en un mundo en donde 99 % son hombres”.

Lo positivo para Daniella, es que dentro de los equipos varoniles ya se ve a más mujeres, desde una kinesióloga o mujeres que viajan con el equipo. Gente encargada del área de prensa, como lo hace Pumas y Puebla. “Poco a poco ves a una mujer entre un mundo de hombres y eso es muy satisfactorio. Pero entre nosotras, las mujeres, también debemos apoyarnos”, puntualiza.

Sobre el futbol femenil, opina que está muy seccionado y donde lo ve más fuerte es en ciudades como Monterrey, donde un partido de Tigres o Rayadas pueden convocar a arriba de 10 mil personas, "pueden, incluso, estar a la par de un partido varonil. Creo que nosotros, como medio de comunicación, debemos darle más espacio al futbol femenil y los equipos hacer una parte más exhaustiva, darles la voz a las mujeres, porque hay talento de sobra. En Monterrey, siempre hablan de sus equipos femeniles, siempre apoyan. Los medios locales hacen entrevistas, hacen que las muchachas vayan y firmen autógrafos. Y a lo mejor los demás equipos en México no tienen el presupuesto o no están destinados para darle tanta proyección, le dan lo que les sobra a la femenil, no hay equidad de salario.

“Yo les digo a la gente que si ves a una mujer en el campo es porque realmente le duele, no dio 10 vueltas como un jugador que a veces, apenas lo tocan y ya se tiró y hace como que le duele todo. Una mujer, si no le duele, se para y sigue jugando. Ir a ver un partido de futbol femenil es garantía de que vas a ver espectáculo. Las chavas traen muchas ganas de demostrar el talento que tienen y de lo que están hechas”.

Daniella hoy tiene muy presente cómo se convirtió en la voz de Fox Deportes, luego de narrar ese partido de la primera jornada de la Liga MX Femenil, en el Apertura 2022. “Me estrené en la voltereta de Santos contra Querétaro junto al ‘Emperador’ Claudio Suárez, que fue analista. Posteriormente, me hicieron el nombramiento. Es muy gratificante sentirme la mujer número uno, mexicana ¡y lagunera!, con más orgullo”, dice emocionada.

Por otro lado, en la liga varonil, “Estar en cancha en los partidos es muy divertido, hay mucha complicidad ya con los compañeros de prensa que me toca estar a un lado. Nos ayudamos, somos compañeros aunque seamos de diferentes empresas y seamos competencia”.

De las historias que más recuerda de algún jugador, está la de Alfredo Talavera. “Hice su historia de vida. Me tocó ir a La Barca, Jalisco, y una de las partes más complicadas es cuando le pido que me cuente sobre su infancia. Cuando me responde, empieza a llorar mientras recuerda que su mamá iba y pedía ayuda a la Presidencia Municipal para pagarle el pasaje. Me dice que se quedaba lavando coches en Valle Verde a los demás jugadores para completar y regresarse a su pueblo. Ese tipo de cosas, ver cómo se quiebra un jugador... Ahora, Alfredo regresa a La Barca a llevar playeras, tachones, pelotas, gorras, guantes… a devolverles poquito. Dice que él vendía donas, barría las calles, lavaba coches. A veces, nada más vemos lo brilloso, pero no se ve todo lo que tuvo que pasar un jugador para ser esa persona tan llena de luz y de brillo”.

Daniella López Guajardo es santista desde niña. Luego de su andar por varios puntos del país, hoy trabaja desde “la ciudad de los grandes esfuerzos”, donde además de darle cobertura a los partidos del Santos como local, también se montó un estudio en casa para todo lo que tenga que ver con la liga femenil y lo que salga.

Siempre le gustaron los deportes y la comunicación. Un día, las cámaras voltearon a verla y comenzó el romance. A casi una década de trabajo, se anima a darles un mensaje a las mujeres que como ella, tienen sueños que cumplir. “Sigan adelante, porque existimos mujeres dentro del medio que nos cuesta a diario, es una lucha día a día por permanecer, por estar, por abrirte camino. Nunca duden de sus capacidades y sigan creciendo, para eso, hay que prepararse día a día, porque aunque haya más aceptación para las mujeres, aún hay mucho trabajo que hacer”.

Fotos más vistas en 15 días