@@[email protected]@

Adiós Blackberry

Jorge Martínez Mauricio
Jorge Martínez Mauricio

Hace algunos años, antes de la popularización de los planes baratos de telefonía móvil, antes del iPhone y los Android, Blackberry era quien dictaba la productividad, mensajería y ofimática móvil. Tener un equipo de la marca requería por un lado un plan de prepago (renta), un plan con Blackberry y el dispositivo, así que quien tenía el servicio estaba limitado a empresarios, políticos y empleados que por la naturaleza de su trabajo, lo requerían. Hubo una época en que no tener un “BB Pin” significaba ser excluido de ciertos círculos sociales.

A Blackberry le pasó lo que a Blockbuster y Nokia: tuvieron todo el mercado y se les fue de las manos. Y es que lo tenía todo, una mensajería eficiente, donde se saltaban las tarifas de las telefónicas -tal vez no lo recuerde mucha gente, pero enviar mensajes de texto incluso a un número local costaba, cada uno-. Con Blackberry Messenger se podía mensajear con los contactos que tuvieran la misma plataforma de forma ilimitada, gratis. Además, el correo electrónico se podía llevar en la palma de la mano, algo que en su momento tuvo Palm Inc. y que también perdió. Tenía un sistema eficiente de manejo de contactos y además, presumía de ser un sistema muy seguro al cifrar el contenido. Y tenían sus mensajes push (notificaciones instantáneas), algo que nadie antes había implementado de forma eficiente. Te enviaban un correo y lo tenías al instante.

Lo que aparentemente no entendió la compañía fue que con la salida de iPhone y Android al mercado, todo cambiaría. Blackberry se aferró a su teclado físico, que era fantástico, a sus sistemas cerrados donde no se podía consumir contenido sin la suscripción y a su sistema operativo, que aunque heredó muchas de las características que hoy damos por sentadas en nuestros teléfonos, no estuvo a la altura del desarrollo de iPhone y Android. 

La capacidad de innovación de la marca desapareció, seguros en sus números y por ser el que más vendía, no pudieron concebir un teléfono sin teclado físico. Ni nosotros, prácticamente podías escribir sin ver, guiándote con los dedos sobre el teclado. 

Fueron varios los factores que pusieron fin a la otrora poderosa compañía: el lanzamiento de iPhone, de Android, la mensajería como WhatsApp Messenger, Twitter y otras herramientas de comunicación… además de la soberbia, hay que decirlo. La compañía dejó de funcionar iniciando 2022, los dispositivos que aún estaban activos dejaron de recibir servicio. Adiós Blackberry, te vamos a extrañar. 

Cuando comenzamos a sentir que sabemos o somos demasiado, es cuando comienza nuestro declive. 

Pruebas COVID-19

En España se estableció un costo de 2.94 euros (unos 70 pesos) a la prueba de antígenos para saber si se es positivo a COVID-19. En otros países se ha puesto restricción de no más de un 15% del costo al público. 

En México, la prueba más barata es de $260 pesos para antígenos y $950 la PCR, aunque esta última puede costar entre $1500 y $5000 pesos, dependiendo del hospital o laboratorio. 

¿Por qué es tan cara la prueba en México? debería existir un precio justo, ahora que estamos en tiempos de mayores contagios. 

Fotos más vistas en 15 días