@@CLIM[email protected]@

Sin Margen de Error

Armando Castil Rosell
Armando Castil Rosell

PARA EMPEZAR


SIN MARGEN DE ERROR


Todo empezó un domingo al mediodía en Toluca. Edgar el Pájaro Benítez superó cuantas veces quiso al joven lateral derecho canterano del Santos Laguna José Javier Abella, esa mala actuación marcó al jugador, no se le permitió equivocarse más pero tampoco se le permitió triunfar, gritos estrepitosos cuando fallaba y silencios cobardes cómplices en sus actuaciones sobresalientes, ya nada valía para José Javier.

Soy rockero en cuanto a gustos musicales y debo aceptar que las canciones de Ricardo Arjona no las soporto, sin embargo, cuando en CNN Camilo Egaña lo increpa y le pide opinar sobre sus haters, Arjona me dio una gran lección: "Me odian simplemente porque me ven en una posición donde ellos piensan que no debo estar, así de simple". Lo mismo pasó con Abella en el santismo, lo odiaban más por envidia que por sus errores, lo odiaban más por señalarlo como dueño de un puesto regalado, juzgaron muy rápido a un joven de apenas 20 años.

José Javier Abella se va a préstamo al Atlas, aunque no abandona el grupo Orlegi nadie sabe qué pasará después. Merece ser recordado como un dos veces campeón y alguien que siempre se entregó por el equipo, envidio a sus haters optimistas quienes están convencidos que en la vida se gana por pura suerte o por un "conecte", no es verdad, en esta vida nadie te regala nada y quizá todos nos damos cuenta tarde, José Javier no, a él se le abrió una ventana de oportunidad y la aprovechó al máximo trabajando cada minuto al 100%, esa es la verdad guste o no.

Abella será siempre un personaje difícil de olvidar por las reacciones que provocaba. El sector defensivo derecho del equipo más allá del liderato siguió teniendo sus errores, el tiempo dirá si Orrantia o Van Rankin solventarán los yerros y solidificarán el ala derecha o quizá hagamos un gran descubrimiento: No hay jugadores perfectos, el gol tiene que caer de alguna manera, todos los laterales del mundo en alguna jugada son superados.

Siempre me quedaré pensando: ¿cuántos de nosotros pudiéramos trabajar con margen de error cero? ¿Cuántos aguantaríamos insultos si el único error en un gol en contra fuera aparecer en la pantalla de TV? Así trabajó años José Javier después de ese mediodía en Toluca. Mis respetos.


TWITTER @manyecastil

Fotos más vistas en 15 días