@@[email protected]@

BARCELONA GANA CAMINANDO

Armando Castil Rosell

En una noche japonesa el Barcelona se coronó campeón del mundo. River Plate no pudo hacer nada para evitarlo, años luz separan a un equipo del otro, no sólo en plantel sino también en momento futbolístico. Yo soy simpatizante de River desde 1996, ese año los vi ganar la Copa Libertadores de la mano de Enzo Francescoli y Hernán Crespo, el amor fue instantáneo, me enamoré de lo bueno y lo malo de un equipo argentino que es el más ganador de la historia pampera. Ayer River jugó bien 25 minutos, después fue completamente superado por un equipo que juega al futbol como ninguno, por jugar así creo que se les pasa sus desplantes y actitudes sin las cuales serían un equipo perfecto, de grandes jugadores y de santos. De superhéroes. Por eso quienes no simpatizamos con los colores catalanes no sólo sufrimos al Barça por su fútbol a veces también por su manera de comportarse.


Al inicio de este semestre futbolero, River Plate aplastó a los Tigres hoy campeones de México, ese River a pesar de tener prácticamente a los mismos jugadores de ayer era mejor, pasaba por mejor momento, venía de ganar Copa y Liga, el River que enfrentó ayer al Barcelona fue el que terminó un semestre lamentable, en donde se cayó estrepitosamente en Liga y fue eliminado en la Copa Sudamericana que buscaba repetir, insisto, con casi los mismos actores pero el fútbol es de momentos y hoy en día no es el mejor periodo que viven los millonarios. Ayer se notó.

Dos caras distintas mostró el continente americano en este Mundial de Clubes, un River que va con lo que puede y cumple por lo menos con jugar la final, del otro lado está el lujoso América quien hizo un papelón, la exigencia mínima para los de Coapa era jugar la semifinal contra el Barcelona, ni eso, ¿qué pasa? Pues que River no pudo y América no quiso, así las cosas. El partido por el tercer puesto lo jugaron un equipo chino y un equipo japonés, con sus limitaciones pero con una voluntad inquebrantable que ya quisieran los jugadores, cuerpo técnico y directivos del América. Del lado de los argentinos la actitud es irreprochable, el show de la hinchada inolvidable aunque lamentablemente manchado por los incidentes contra Lío Messi en donde algunos estúpidos le escupieron e insultaron. Un mundial de clubes que será recordado porque el Barcelona lo ganó caminando, es la verdad, le pese a quien le pese.

Felices fiestas a todos. Nos vemos el 3 de enero.




TWITTER @manyecastil

Fotos más vistas en 15 días