@@[email protected]@

AMBRIZ NO PUDO

Armando Castil Rosell
Soy de los enemigos de echar a un técnico al primer fracaso, soy enemigo del resultadismo y un convencido de que si alguna lección es clara en el fútbol es la que da la continuidad en los proyectos, en México escasean pero sí hay varios ejemplos, Tuca en Tigres, Vucetich en Rayados y Caixinha en Santos. En América la continuidad tiene nombre y apellidos: Ricardo Peláez Linares, director deportivo de las Águilas que han fracasado rotundamente este semestre en la Liga MX y haciendo él ridículo en el Mundial de Clubes que se juega en Japón. El más cuestionado será el director técnico Ignacio Ambriz quien simplemente no ha podido darle una forma clara a este plantel en donde abundan las estrellas, ¿se debe ir Ambriz? ¿Y la mentada continuidad?


La continuidad tampoco se debe confundir y dejar a alguien que no va a poder con el paquete. Nacho Ambriz se ha tratado de mantener ecuánime ante la prensa pero la realidad es que ha fallado en momentos clave, la anarquía que hay en el América se ve a leguas y su entrenador aplaude públicamente a los jugadores que se lían a golpes en un entrenamiento, también su sistema no es para un plantel como el de Coapa, Ambriz no ha podido acomodar a Darwin Quintero sin tener que sacrificar a los que a mi parecer son inamovibles: Peralta y Benedetto, cuando juegan los tres atacan mucho pero con desorden, es tal la calidad de estos jugadores que hay partidos en donde cumplen, sin embargo, el que debe meter los goles lo ves centrando y viceversa.


Dicen que el dueño del América y de buena parte de nuestro fútbol se fue muy molesto del estadio en Tokyo, no es para menos, aparte de que le duele como aficionado también le duele (y mucho) no tener el América vs Barcelona, ya se frotaba las manos. Creo que dejar a Nacho Ambriz es apostar a volverse a quedar en la orilla, no creo que el ex Necaxa traiga más en la chistera, lo que sí no haría sería quitar a Ricardo Peláez al que sin duda habrá que leerle la cartilla y hacerle ver que se equivocó trayendo a su amigo Nacho, llamarle la atención por la manera ridícula en la que se comporta su equipo en muchos partidos, ya basta de decir siempre que se tuvieron las oportunidades para ganar pero el balón no entró, no señor, la definición también se trabaja.


Apuesto por la continuidad de Ricardo Peláez pero estoy convencido de que Ignacio Ambriz se quedó muy corto en un equipo obligado a ganar todo.



TWITTER @manyecastil

Fotos más vistas en 15 días