@@[email protected]@

REPRESENTANTES

Armando Castil Rosell

Jerry Maguire fue una película donde Tom Cruise hace el papel de un agente de jugadores profesionales. Más allá de ser un buen filme, retrata de manera maravillosa lo que un agente hace por sus representados en el deporte norteamericano, es una relación muy cercana, se vuelven parte de la familia, el agente estadounidense lidia con todos los problemas de su jugador, no nada más le arregla jugosos contratos sino que infiere incluso en el aspecto deportivo, habla con coaches, con compañeros, está al pendiente de todo, finalmente ganan muy buen dinero en esos menesteres.


Aquí en México a los agentes les decimos Representantes, es una industria en pañales y de entrada con una reputación lamentable, durante años sólo supimos de Carlos Hurtado y Guillermo Lara, verdaderos caciques de ese rubro, muy a la mexicana, ellos dos siguen siendo quienes manejan casi todo el mercado, manejan el deporte sin importarles nada el futbol, ellos ven su negocio y punto, de ninguna manera les interesa mandar jugadores a Europa o que se les trate bien en sus clubes, al contrario, ellos dos son los autores intelectuales del penoso Draft y del famoso Pacto de Caballeros que en complicidad con directivos y dueños hacen del jugador mexicano un trabajador sin derechos.


Hay una nueva generación de representantes, entre ellos Eduardo Hernández (Vela, CH14) y Jorge Berlanga (Ochoa), se muestran como empresas integrales y modernas, muy del tipo de la de Jerry Maguire, sin embargo, mucho me temo que no trabajan igual, particularmente en el caso de Memo Ochoa, es increíble que Berlanga no se haya enterado que el técnico del Málaga, Javi Gracia, ya tenía en Carlos Kameni a su arquero titular, ya hasta renovó contrato y está firme en esa posición. Si ya de por sí jugar en el Málaga no era lo mejor para Ochoa (el consuelo es que sólo fuera un trampolín) ahora ser suplente en ese equipo puede ser un terrible retroceso en la carrera del arquero de la Selección mexicana.


"Tranquilos esto apenas empieza", tuitea Berlanga en su cuenta @jorgeberlanga10, un tuit engaña bobos, es obvio que Berlanga hizo un pésimo trabajo acomodando a Ochoa, no aprovechó el momento que le daba el buen mundial de Memo, dejó que la cosa se enfriara y ya terminando en Málaga, no se molestó en investigar como estaba la cosa con Kameni y su técnico, ahora Ochoa tendrá que ir cuesta arriba, sin margen de error y hacer cosas de otro mundo cuando tenga minutos para convencer a un entrenador que ni siquiera lo pidió ¡Felicidades Berlanga!






TWITTER @manyecastil 


Fotos más vistas en 15 días