@@[email protected]@

El increíble castillo vagabundo

Diana Miriam Alcántara Meléndez
Diana Miriam Alcántara Meléndez

Diana Wynne Jones publica en 1986 un libro de fantasía titulado “Howl’s moving castle”; para 2001 el estudio de animación Studio Ghibli comienza los preparativos de la adaptación al cine del relato, con Hayao Miyazaki como director y guionista (quien reemplaza a Mamoru Hosoda, originalmente escogido como director del proyecto). La película, estrenada en 2004, es un relato con temáticas como la confianza, el respeto, el apoyo, la solidaridad, la amistad y la madurez.

Sophie es una joven sobre-dedicada a su trabajo y a servir a otros, insegura y reservada. Un día se cruza en el camino de la Bruja Calamidad, quien pone una maldición en la joven, haciéndola lucir físicamente como una anciana de 90 años. La única persona capaz de ayudarla es un poderoso mago, Howl, quien cuenta con una terrible reputación de robar el corazón de las mujeres y de jugar con sus sentimientos. Una vez que los jóvenes se encuentran, una serie de aventuras se desatarán, en donde también participan un demonio de fuego, Calcifer, encargado de mantener funcionando el castillo ambulante, un aprendiz de hechicería, Mark, y un leal espantapájaros que también se encuentra bajo un encantamiento.

El lugar donde habitan estos personajes se encuentra enmedio de una guerra, por lo que el rey quiere que Howl acepte colaborar con él utilizando su magia, pero éste se rehúsa, acrecentando la furia de una hechicera, su mentora, quien cree que el joven terminará por destruirse ya que ha perdido su corazón, intentado,  además, con tal excusa, despojarlo de sus poderes; mientras tanto Sophie se propone la forma de encajar con sus nuevos amigos, descubriendo en el proceso su verdadera esencia, descubriéndose a sí misma y lo que la mueve hacia adelante, aquello que disfruta y aquello que siempre quiso decir pero que constantemente callaba.

La variedad de personajes, escenarios y dinámicas permiten enriquecer la historia en su discurso, desde lo innecesario que pueden ser las guerras hasta el proceso de aceptación de uno mismo, pasando por la aceptación de los demás, ver lo mejor de quienes nos rodean y lo que se puede aprender de ellos.

El eje central de la historia es Sophie, su cambio como personaje y como persona es parte de la ejemplificación en algunos de los temas. La joven comienza a cambiar porque de alguna manera encuentra que su nueva apariencia de anciana le ha quitado ciertas ataduras que se había puesto a sí misma. La chica madura incluso sin darse cuenta, cuanto cuida de otros o cuando les da consejos, pero en especial, cuando decide tomar decisiones por sí misma y a favor de sus sueños, de lo que desea.

Ella se convierte además en el principal soporte de Howl, quien, aunque constantemente absorto en sí mismo, también se presenta como una persona insegura y noble. Él no sólo está siendo absorbido por la magia (al no tener corazón se está convirtiendo en un ser vacío), sino que también está preocupado por lo que el futuro le depara, por la guerra que se vive en las tierras en las que habita y por los amigos con quienes convive. ¿Despreocupado de más e irresponsable o vívidamente consternado por encontrar la forma de mejorar las cosas pero sin encontrar resultados?

Howl es libre y aprecia la libertad, los distintos matices que esto significa justifican sus acciones, desde no querer participar en la guerra, querer proteger su castillo y a sus habitantes,  cerrarse hacia las demás personas, camuflarse y alejar a aquellos lo suficientemente cercanos como para encontrar y reconocer quién es quién en realidad (algo que Sophie también suele hacer).

Hay un interesante mensaje expuesto con estos personajes; Howl puede ser superficial y vanidoso, mientras Sophie, todo lo contrario, nunca se ha considerado bonita. ¿Importa la apariencia? No, el chico solamente compensa sus inseguridades y aplaza tener que tomar decisiones, mientras ella sólo necesita un cambio, algo que la empuje hacia el camino de la determinación y la seguridad en sí misma, algo que encuentra al verse envuelta en la maldición. Los personajes se volverán más sabios, más maduros y más decididos. No se trata de ganar o de perder y no se trata de derrotar al otro, se trata de triunfar ante los obstáculos que las circunstancias generan o que cada uno de ellos se pone hacia sí mismo, dejando, ante todo, las comparaciones en segundo plano (incluso eliminándolas por completo).

La envidia puede encontrarse también como otro tema recurrente. La Bruja Calamidad, quien no sólo quiere el corazón de Howl, sino que también quiere un gran poder y una gran reputación, ejemplifica esto. La rivalidad entre magos y la guerra misma, una lucha que, por cierto, es sólo un juego al vacío. No hay una lógica por sostenerla, pero la guerra es inevitable, el querer ganar y el querer ser mejor, dos naciones que inician una lucha por simples malentendidos y faltas de comunicación, excusas planteadas con el simple fin de demostrar tener el mayor poderío.

La clave, parece decir la película, está en el interior de las personas, en su corazón y su fuerza interior, en librarse de los verdaderos demonios internos. Esto, combinado con la fantasía, la magia y la imaginación que se despliega, visual y narrativamente, hacen que la película sea placentera de ver y de disfrutar; con un mensaje positivo y un tipo de narrativa dinámica y versátil.

Ficha técnica: Howl's moving castle - El increíble castillo vagabundo

Fotos más vistas en 15 días