El futuro del cine está en las salas

Cultura SAÚL RODRÍGUEZ

Profundizar en el cine permite extraer su mensaje y colocarlo en otras latitudes. El profesor Jorge Gallardo de la Peña comprende bien esta cuestión, pues considera al séptimo arte toda una experiencia onírica que propicia el ejercicio imaginativo.

Será el día de hoy, a partir de las 19:00 horas, cuando Gallardo exponga todos sus conocimientos cinematográficos a través de la plática virtual ¿Qué va a pasar con el cine en el siglo XXI? que se transmitirá en la página de Facebook del Teatro Isauro Martínez (TIM).    

Jorge Gallardo de la Peña imparte clases en la Facultad de Estudios Superiores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde aborda las materias de apreciación cinematográfica, televisión y guionismo. También es autor de filmes como Taco de ojo, El regreso de mamá Tacha y Divorcios.

Su plática se dividirá en dos secciones. La primera de ellas abordará por qué personalmente el profesor prefiere el objeto físico a la oferta virtual de internet. Es decir, por qué disfruta más ir a una sala de cine para apreciar una película, que simplemente verla en su computadora o dispositivo móvil gracias a alguna plataforma de streaming.

Gallardo también vaticinará en el futuro del cine. "Voy a concluir con la idea de que el cine va a continuar como lo conocemos actualmente. La gente va a seguir yendo a pagar un boleto para entrar a ver un espectáculo cinematográfico. Para mí es muy importante, lo han dicho miles de cineastas: lo más importante de todo el fenómeno cinematográfico es la experiencia con el público".

El cineasta indica que cuando descubrió esta idea quedó encantado, pues afirma que muchas películas le gustaron por las exclamaciones que provocaban en el público. "Muchas películas me gustaron porque de repente tenía la costumbre de mirar cómo estaba la gente en la oscuridad. Nunca se me va a olvidar el final de Encuentros cercanos del tercer tipo (1977), de Steven Spielberg, una película híper comercial pero muy bien construida, por eso es de quien es. En la secuencia en que empieza a bajar la nave de los extraterrestres, Spielberg corta a una persona que está con la boca abierta. Y es impresionante que de repente volteo y veo que la gente está con la boca abierta, esa es una experiencia fascinante".

Los gestos, ademanes, gritos y demás expresiones de un espectador tras conectar con una película, es lo que Gallardo aborda en su análisis. A esto se suman las emociones como el miedo, la alegría o la incertidumbre que se puede leer en el público al romperse la frontera de la diégesis.

"Es como el circo, es como el teatro, es como la ópera. El cine va a existir siempre. El futuro del cine en el siglo XXI es que va a existir. En el siglo XXII va a existir. ¿Por qué? Porque la novela existe, porque el cuento existe, porque la poesía existe, porque la pintura existe, porque el arte existe y no puede desaparecer el cine".

También recalca que la estructura es lo más importante de la narrativa cinematográfica. Las herramientas tecnológicas actuales han propiciado que hasta con un teléfono celular se pueda filmar una película. Cita el ejemplo de Tangarine (2015), filme del director estadounidense Sean Baker, el cual fue filmado con tres teléfonos iPhone 5s.

"¿Pero qué es lo que importa de esas películas? Es lo que se cuenta, es cómo se cuenta. No importa si es a 35 milímetros, si es HD, si es 4K, si es video o celular, lo que importa es cómo está estructurada tu historia y cómo la vas a contar".

Y es que el cine es multifactorial, en él se encuentra la fotografía, la música, la actuación, la iluminación, el vestuario, el sonido, etcétera. Si algo falla afecta a toda la producción.

Retomando el tema de los públicos y el futuro del cine, el profesor aclara no estar en contra de internet ni de plataformas como Netflix, Amazon o HBO, pero sí subraya la baja calidad de algunas películas que ofrece el mercado virtual.

"Lo que nos presentan son historias muy malas. ¿Dónde están las historias buenas? Eso es lo que me importa como amante del cine. Y como cineasta y como autor, lo que me interesa es que desde la primera toma te intereses en la historia que te voy a contar, desde el primer segundo. Entonces, ¿qué va a suceder en el siglo XXI? Exactamente eso: el que es autor, el que es artista, va a involucrar al público".

Lea la noticia completa aquí
Apasionado. Jorge Gallardo de la Peña tiene un amor incondicional hacia la cinematografía.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA