Adiós FOMO, bienvenido JOMO

Columnas Social LUCY HOP

¿Recuerdan mi columna de la semana pasada? En ese texto donde los introduje en el mundo del FOMO (Fear of missing out). Traducido como el miedo a perderse de vivir acontecimientos que está viviendo la gente de tu alrededor, incluso sin que tengas el deseo de vivirlas.

Sin embargo, hoy les digo: Ha llegado el momento de despedirte del miedo a perderte las cosas. Toca decir que no a aquello que de verdad no te apetezca. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán de por vida!

Debes comenzar por admitir que has tenido esa sensación de estrés, agobio y miedo a perderte o no formar parte de algún plan que te habían propuesto. Ya sea un evento, un compromiso, una quedada con amigos, un viaje, un afterwork con tus compañeros de trabajo, una cita...Decir 'no' a planes que realmente no nos apetecen se vuelve complicado por el miedo a que las personas de nuestro entorno no nos acepten.

Esconderse detrás de una fachada repleta de selfies de una realidad en la que en el fondo no nos apetece en absoluto experimentar y todo aquello y lo hacemos por el hecho de querer agradar al resto y sentirnos incluidos dentro de la sociedad.

El problema llega cuando esta saturación y sobreinformación de 'vidas perfectas' se vuelve en nuestra contra y nos provoca grandes cantidades de estrés,hasta tal punto de no poder controlarlo y desear regresar al principio, cuando no existían tales preocupaciones.

Es así como surge el término JOMO (Joy of missing out), es decir, placer de perderse las cosas. Para que lo entiendan a la perfección, es quedarte viendo Netflix, con una pizza y una cerveza un viernes por la noche mientras tus amigas o compañeras de trabajo han ido a probar el restaurante de moda de la temporada.

En definitiva, consiste en decir "no" a aquellos planes que no te apetezcan y decir "sí" a aquellos planes que haces porque de verdad quieres, sin tener en cuenta las apariencias o la integración dentro de la sociedad ya sea real o virtual.

El JOMO es poder decir tranquilamente que no cuando no te apetece el plan que te proponen, y, además, sentirse a gusto con esa decisión. Es un alivio a nivel psicológico, es un respiro que llega casi como un détox emocional, es auto cuestionarse y mirar hacia dentro en vez de hacia fuera, ¿Por qué debo tener la necesidad de decir que sí a algo cuándo no me apetece? A caso, ¿Tengo que experimentarlo todo? ¿Soy menos feliz por disfrutar de lo que me apetece y no de lo que otros esperan?' La respuesta es no.

Lo que debemos de hacer es seguir lo siguiente:

Dejar de aparentar, influirá directamente en tu bienestar psicológico y emocional.

Desconectar lo máximo que puedas de las redes sociales (détox digital).

Cuando viajes no estés constantemente haciendo fotografías o mirando Instagram, vive el momento.

Disfrutar de la soledad.

Disfrutar de las personas que merezcan la pena de verdad.

No te dejarnos influenciar por los demás.

Evitar las comparaciones y serás mucho más feliz.

Simplemente vivir.

Al final, la clave de todo reside en elegir y disfrutar de lo que estamos haciendo sin presiones sociales externas. Tan sencillo como si te apetece un plan, hazlo, y si no te apetece o no lo consideras, no lo elijas.

El equilibro reside en no dejar que la tecnología nos domine, en poner límites, utilizándola de una forma saludable y responsable.

He aquí el antídoto del FOMO. Bienvenido sea el JOMO.

Te invitamos a inscribirte en nuestra página www.vibremospositivo.com para darte mas información de nuestro movimiento y seguirnos en Facebook como Vibremospositivo, en Instagram como @jorge_lpz, @vibremos_positivo2020 y @yad.rajamim, también todos los viernes estrenamos podcast por Spotify.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA