Creyentes, ciudadanos y votantes

EDITORIAL ELIO MASFERRER KAN

Este mes de abril tiene novedades electorales en América Latina. La segunda vuelta electoral en Ecuador, elecciones de congresistas y primera vuelta presidencial en Perú, se difirieron las elecciones en Chile, argumentando la pandemia y el inicio del proceso electoral de diputados, gobernadores y municipales en México. Varios candidatos han hecho gala de compromisos religiosos y esto nos replantea la pregunta que es una constante desde los procesos independentistas del siglo XIX. ¿En qué medida influyen los actores y los compromisos religiosos en los procesos electorales y particularmente en el momento de ejercer el voto? Un lugar común es que la Iglesia católica tiene capacidad para influir en el comportamiento político de su feligresía y particularmente en las mujeres, quienes tomarían en cuenta las instrucciones de sus sacerdotes.

Otro asunto también mencionado constantemente es que los creyentes emiten su voto en función de la opinión de los políticos en materia de moral sexual (oposición al aborto) y la defensa de la familia tradicional que se expresaría en una oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo. Las encuestas y las investigaciones cualitativas realizadas por diversos analistas dicen lo opuesto.

Un estudio de los comportamientos electorales muestra que los líderes fundamentalistas latinoamericanos no fueron apoyados por la mayoría de los evangélicos, y lo más curioso, obtuvieron el apoyo de los sectores ultraconservadores católicos.

Pero la mayoría de los evangélicos y los católicos apoyan otras opciones vinculadas a cuestiones de la coyuntura nacional y no toman en cuenta asuntos de la agenda moral. Sí toman en cuenta los testimonios personales de los candidatos y no lo que estos dicen (o predican). Más recientemente católicos y evangélicos progresistas no tuvieron ninguna vacilación en votar por Luis Arce Catacora en Bolivia, ateo declarado, candidato presidencial triunfante del Movimiento al Socialismo.

El domingo 11 de abril se confrontan en la segunda vuelta electoral el banquero Guillermo Lasso, laico del Opus Dei (62 años) y el correísta Andrés Arauz (38 años). En Perú ese mismo día se celebran elecciones de congresistas y la primera vuelta electoral presidencial. Servirá entonces para entender las tendencias electorales y el estado de ánimo de las sociedades latinoamericanas después de la pandemia.

Le sugiero no apostar.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA