Chilapa, tierra minada para candidatos

Nacional AGENCIAS

Diana Hernández Hernández tiene 34 años, es la candidata de Morena al distrito local 25 y hará campaña en el territorio más minado para ello en Guerrero: Chilapa.

En ese mismo territorio, el pasado proceso electoral de 2018, un comando armado asesinó a su papá, a su mamá, a su abuela y al chofer de padre. Los torturaron y después los quemaron dentro una camioneta.

Ranferi Hernández, el papá de la actual candidata, era el principal aspirante de Morena por el distrito sexto federal.

VER MÁS: Confía Luis Fernando Salazar en resolución del Tribunal Superior 

Con el paso de los años, Chilapa se ha convertido en un lugar peligroso para todos. En 2018 asesinaron a dos precandidatas por el distrito local 25 y después de la elección, a otra más.

En este contexto, el domingo Diana Hernández arrancó su campaña con un recorrido por el ancestral tianguis de Chilapa. Sin embargo, el lunes suspendió sus actividades para ir a Chilpancingo, donde exigió al gobernador Héctor Astudillo que responda la solicitud de medidas cautelares que le hizo el 29 de marzo pasado, para hacer campaña.

Este martes, a Diana le asignaron seguridad para que pueda hacer proselitismo. Sus recorridos los reanudará hoy.

VIOLENCIA

Hacer campaña en Chilapa es casi imposible. El primero de mayo del 2015, hombres armados interceptaron en la comunidad de Atzacualoya al candidato del PRI a la alcaldía de Chilapa, Ulises Fabián Quiroz. Bajaron a sus acompañantes, los hincaron y a él se lo llevaron al otro extremo: lo golpearon y le dispararon 13 veces.

VER MÁS: Costarán 42 mdp campañas a alcaldías en Coahuila 

Cinco días después, unos 300 hombres armados tomaron la cabecera municipal de Chilapa; desarmaron a la Policía Municipal, el alcalde en turno, el priista Francisco Javier García salió huyendo. Estuvieron cinco días y se llevaron a, por lo menos, 30 jóvenes; hoy nadie sabe dónde están.

En 2015, todos los candidatos hicieron campaña encerrados y ocurrió algo inusual: los pueblos visitaban al candidato.

El proceso electoral anterior, en 2018, también estuvo marcado por la violencia. El primer asesinado fue precisamente, el padre de Diana, el líder social, exdirigente estatal del PRD, Ranferi Hernández Acevedo.

Ranferi Hernández participaba en la promoción de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador. Manifestó interés por ser el candidato de Morena en el sexto distrito.

La noche del 14 de octubre, hallaron sobre la carretera Ahuacuotzingo-Chilapa, la camioneta de Ranferi Hernández ardiendo. Dentro estaba su cadáver, el de su esposa, su suegra y su chofer.

VER MÁS: Solo dos candidatos a la alcaldía de Torreón han subido información 

La violencia continuó, ese mismo año, cuando comenzaba formalmente el proceso, hombres armados llegaron al restaurante de Antonia Jaimes Moctezuma. Le dispararon en cuatro ocasiones; cuando eso ocurrió, ella ya había desistido de ser la candidata del PRD al distrito 25.

Cuatro días después, en Atzacualoya, Chilapa, apareció sin vida el cuerpo de Dulce Rejaba Pedro, una joven de 27 años de edad que se registró en el PRI como precandidata a diputada por el distrito 25.

Durante la campaña asesinaron a operadores políticos del PRI, del PRI y de Morena.

VER MÁS: Cerca de 800 personas en Torreón no han recogido su credencial de elector 

Cuando el proceso electoral terminó, asesinaron a dos más. Primero en agosto del 2019, a la excandidata a diputada por el distrito 25 de Morena, Bertha Silva y 15 días después, al excandidato de Morena a la alcaldía de Chilapa, Orencio Bello Sánchez.

En el actual proceso electoral, el pasado 25 de noviembre de 2020, asesinaron a Antonio Hernández, quien fue candidato a la alcaldía por el PRD en 2018 y otra vez habían manifestado su interés por competir.

Lea la noticia completa aquí
Con el paso de los años, Chilapa se ha convertido en un lugar peligroso para todos.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA