Cólera

Columnas Social CLAUDIO PENSO

Tenía ataques de cólera. Se auto justificaba ya que siempre encontraba una razón para ridiculizar a sus colaboradores, sobre todo delante de testigos. También usaba su increíble capacidad para lastimar con comentarios hirientes y descalificadores.

Muchos, luego de estas explosiones, permanecían durante días en estado de desánimo y vulnerabilidad. Algunos preferirían recibir un golpe de puño, en vez de sufrir sus estallidos.

Pocos sabían que después de un ataque de cólera, él también sufría y se sentía mal.

En un acto del colegio de su hijo, se representaba una obra sobre el amor. Uno de los actores extendió un papel liso y ordenó a otro que lo estrujara. El niño abolló el papel y luego escuchó otro pedido. Ahora tenía que alisarlo hasta dejarlo como antes.

Luego los niños extendieron un cartel sobre el escenario que decía:

"Cada vez que hieres un corazón, es como un papel arrugado".

La acumulación de enojos, la propia insatisfacción, además de la intolerancia, hacen que muchas personas permanezcan en sus trabajos o junto a sus "seres queridos" como verdaderas bombas activadas. Un pequeño episodio los hace estallar.

Podemos ver y también experimentar las esquirlas de muchas personas encolerizadas que estallan cerca de nosotros y nos dejan maltrechos. En ocasiones no hay opción y tenemos que actuar como testigos involuntarios. Otras veces, podemos elegir, pero por temor a quedar mal nos sentimos peor.

La onda expansiva de una persona encolerizada tiene mucha potencia. Lastima con efecto retroactivo. Mucho después de la explosión, sus efectos continúan.

¿Es esto justo? ¿Hay alguna razón tan poderosa que justifique el daño auto infligido que nos provocamos?

¿Cuánto vale una gota de nuestra energía?

Preguntas que debemos formularnos y respondernos antes de permanecer un instante en presencia de una persona que padece de cólera.

Justificado o no, lo cierto es que la cólera deja secuelas en el lugar más vulnerable del que la ejerce y la padece: el corazón.

Vuelve a ser papel, arrugado.

Te invitamos a inscribirte en nuestra página www.vibremospositivo.com para darte mas información de nuestro movimiento y seguirnos en Facebook como Vibremospositivo, en Instagram como @jorge_lpz, @vibremos_positivo2020 y @claudiopenso, también todos los viernes estrenamos podcast por Spotify.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA