Recetas para la vida

Columnas Social BECKY KRINSKY

Dormir bien es el principio de la salud, la paz mental y una toma de decisiones efectiva.

Es una pesadilla querer dormir y no poder lograrlo. Las noches se tornan eternas, el silencio se convierte en inhóspito y los

pensamientos pudieran iniciar una tercera guerra mundial. Cuántas ocasiones uno se despierta después de dar demasiadas vueltas en la cama, porque no logra conciliar el sueño.

Entre pensamientos, pendientes, malestares, angustias que se cargan durante el día, la tortura de no poder dormir se convierte en un problema espantoso. Este se agravia porque sin querer se crea un circulo viciosos en cual inicialmente no se puede dormir, entonces se siente angustia por no poder conciliar el sueño y después, se incremente la angustia, solo por tener angustia y así, el círculo se agravia sin poderlo resolver.

Es alarmante el resultado que se encontró en estudios recientes acerca del insomnio, ya que, según los datos dicen que 1 de cada 3 personas tiene problemas para dormir.

Estos datos tienen graves consecuencias tanto a nivel personal como a nivel social. Quizá uno de los más efectos significativos es que hay una gran mayoría de las personas no descansan lo necesario; por lo tanto, se alteran más rápido, se distraen y se no tienen buen ánimo durante el día. Como resultado, vivimos en un mundo de neuróticos cansados y con mal humor.

La finalidad principal del sueño es reponer la energía mental y física que se consume durante cada día, con el fin de poder adaptarse continuamente a las nuevas circunstancias que se van presentando es necesario poder estar alerta, y con una buena disposición.

A pesar de que este no es un artículo médico, es importante mencionar que el cuerpo, así como el cerebro humano producen ciertas sustancias nocturnas que se liberan por medio del torrente sanguíneo y estos solo se producen después de determinadas horas de sueño nocturno. Cuando este proceso se altera, ya sea por demasiado estrés o trastornos físicos o malestares, el insomnio se agudiza.

A pesar de que el estrés es el factor primordial que espanta al sueño, hay también otros causantes que contribuyen también. Comer en exceso antes de dormir, no hacer ejercicio durante el día y vivir una vida sedentaria, ruido, enfermedades físicas, respiratorias o algunos medicamentos con efectos secundarios…

¿Como se sabe cuando una persona duerme bien? Cuando el ciclo del sueño es normal 6/7 horas corridas sin interrupciones, o cuando uno se despierta relajado y descansado.

Para poder conciliar el sueño y dormir descansando se recomienda tener rutinas establecidas. Tratar de limpiar la mente por medio de respiraciones profundas o meditaciones cortas, agradecer la oportunidad que se tiene por vivir y reconocer que el sueño es fundamental para la salud física y mental.

Para dormir tranquilo uno debe de soltar las preocupaciones, dejar descansar la mente esperando que con el descanso surgirán nuevas ideas para poder resolver el asunto pendiente.

Combatiendo al insomnio Ingredientes:

Buenos Hábitos – hacer ejercicio, dieta sana, evitar cafeína/alcohol antes de dormir.

Meditación – relajar la mente por medio de respiraciones profundas y continuas.

Ordenar las ideas - enlistar los pendientes en un papel y liberarlos para poder descansar.

Gratitud – agradecer lo que se hizo, lo que se tiene y lo que se dejó de hacer cada día.

Lugar cómodo y seguro – cuidar la temperatura del cuarto, evitar ruido o luz en exceso.

Afirmación Positiva para poder dormir con tranquilidad.

Reconozco que dormir es algo necesario e importante para mi salud. Respiro profundamente lleno mis pulmones de aire y los desplazó por todo mi abdomen. Relajo mi cuerpo y estiro mis articulaciones para des-tensionar mi cuerpo. Agradezco la oportunidad que tengo para vivir. Visualizo un lugar tranquilo, bello y silencioso el cual me ayuda a sanar, descansar y reponer mi energía. Disfruto de mis horas de descanso.

Cómo conciliar el sueño y poder descansar:

1. Hacer lo correcto y tener una mente tranquila para dormir en paz. Cuando tienes el sentimiento que has actuado por convicción e integridad y sin dañar a otros. Cuando no estás esperando que otros te validen o te critiquen es más fácil poder dormir bien.

2. Dormir bien requiere establecer una rutina con disciplina. Hay que desarrollar hábitos constructivos y rutinas claras para ayudarle al cuerpo a poder descansar, aunque el descanso parece ser algo natural, es necesario establecer rutinas que lo faciliten.

3. El descanso debe ser una prioridad y no un lujo. Hay que reconocer que el descanso es una parte esencial de la salud mental y física. Descansar es una parte integral para restablecer, energía utilizada y para aligerar los sentimientos acumulados.

Dormir bien es una condición básica para tener éxito y disfrutar un mejor día.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA