El liderazgo de las mujeres como catalizador del cambio

EDITORIAL 49 EMBAJADORAS MUJERES ANTE LA ONU

Este marzo, el mes de la historia de la mujer, termina con el Foro Generación Igualdad en México, y lo hace en un contexto de retrocesos significativos en el empoderamiento de las mujeres provocados por la pandemia.

Desde nuestros asientos en la Asamblea General de la ONU y nuestras pantallas en casa lo hemos visto crecer: el aumento de muertes, violencia de género, la pérdida de puestos de trabajo, la disminución de la participación de las mujeres en la vida pública. Día a día, en esta batalla contra la pandemia que lleva más de un año, hemos observado cómo las mujeres son víctimas, primero del virus y luego de sus devastadores efectos secundarios. Somos 49 embajadoras que representamos a países de todas las regiones del mundo y creemos que esa realidad es intolerable. Aquí contamos la historia y lo que hay que hacer.

La crisis del COVID-19 tiene rostro de mujer.

El rostro de las enfermeras, médicas, científicas; y de quienes lideran la respuesta a la pandemia.

Las mujeres están en primera línea: Como líderes trabajando de manera efectiva.

Pero también como víctimas de vulnerabilidades estructurales y de violencia y abuso.

La "pandemia en la sombra" de explotación y abusos, debería ser una llamada de atención. Los últimos datos de la OMS muestran que 1 de cada 3 mujeres experimentan violencia de pareja durante su vida. Las mujeres también padecerán un mayor impacto socio-económico derivado de la pandemia porque están sobrerrepresentadas en los sectores más afectados por la crisis: hostelería, turismo, salud, comercio.

En este contexto, este mes de marzo, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) de las Naciones Unidas se ha centrado en dos cuestiones: combatir la violencia de género y ampliar la participación plena y efectiva de las mujeres en todos los niveles y en todos los sectores. En todo el mundo, sólo 25% de todos los parlamentarios son mujeres. Hoy en día, las mujeres se desempeñan como jefas de estado o de gobierno tan solo en 22 países.

Según el Secretario General de la ONU, António Guterres, la paridad es, en última instancia, una cuestión de poder. Como mujeres embajadoras en la ONU, es una palabra que no podemos y no seremos demasiado tímidas para usar. El poder es la capacidad de cambiar las cosas: estamos comprometidas a ser una fuerza impulsora para cambiar la mentalidad.

Los países liderados por mujeres están lidiando con la pandemia de manera más efectiva que muchos otros. Los procesos de paz y los acuerdos de paz mediados con la participación activa de las mujeres son más duraderos y completos. Sin embargo, las mujeres representan sólo 13% de los negociadores, 6% de los mediadores y 6% de los signatarios en los procesos formales de paz.

El año pasado, la Organización Internacional del Trabajo descubrió que las mujeres tenían 26% menos de probabilidades de estar empleadas que los hombres.

La solución a esto no ocurrirá espontáneamente. Necesitamos una acción positiva.

Debemos fortalecer los servicios de apoyo a las sobrevivientes de abuso, así como prevenir la violencia y acabar con la impunidad. Debemos reequilibrar la composición de los organismos a cargo de las decisiones. Necesitamos promover el acceso de las mujeres al trabajo decente y superar la elección entre la familia y el trabajo que con demasiada frecuencia se impone a las mujeres. Las mujeres deberían tener un apoyo específico para el espíritu empresarial femenino y la inversión en educación que garantice la igualdad de acceso. Esto no sólo debe comenzar con las mujeres, sino con las niñas. Debemos poner fin a la impunidad de la violencia sexual.

Como mujeres embajadoras, somos testimonio de las jóvenes generaciones de niñas y mujeres de todo el mundo, en todas sus diversidades, demostrando que ninguna carrera ni meta está fuera de sus límites o más allá de sus capacidades.

Los hombres pueden ser y son nuestros aliados para lograr la paridad. Esperamos continuar con el impulso para acelerar el progreso en el logro de la igualdad de género a través del Generation Equality Forum y de sus Action Coalitions.

Hagamos de esta generación "Generación Igualdad". No hay más tiempo que perder. Ya hemos perdido suficiente con el COVID.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA