Movimiento en descenso

EDITORIAL RENÉ DELGADO

La economía está semiparalizada. Nevó, se elevó el precio del gas, se cerró la llave del suministro texano a México y, aquí, no se previó en su justa dimensión el desastre que clima y dependencia iban a provocar. Golpeando otra vez al empleo y la inversión, la industria automotriz, vidriera, acerera y maquiladora trabajan a medias o menos por falta de electricidad. Sin embargo, buena parte de la energía oficial -la del gobierno y su partido- está puesta en sostener como candidato a un patán, en agravio de las probables víctimas y de quienes rezuman hartazgo ante la impunidad de ayer y hoy.

La caída de la inversión extranjera directa a causa de la epidemia y el adverso entorno nacional es lo de menos, lo de más es apuntalar a Félix Salgado Macedonio porque, en el amparo de su candidatura, se cifra una clave fundamental: quién manda aquí. Eso sí es importante y, con eso, en la lógica presidencial, no se juega, así se postule a un toro sin cerca a pastar en el Palacio de Gobierno de Guerrero.

Desde esa perspectiva, no asombra la ambición de Félix Salgado Macedonio, pues al final es un peón en el juego, pero sí sorprende la postura del dirigente y el gerente de Morena, Andrés Manuel López Obrador y Mario Delgado. Quieren cargar a la cuenta de las mujeres y el electorado los problemas al interior de su partido -un movimiento en descenso-, hacerles pagar los platos rotos ahí.

¿Cómo entonces apelar a la solidaridad pidiendo reducir el consumo de electricidad, si al reclamo de un vasto sector social pidiendo deponer la candidatura del impresentable Félix Salgado Macedonio se responde con un gesto de complicidad?

No se puede pedir aquello que se niega dar.

***

Nadie quiere unir al mandatario con el candidato de su partido en Guerrero, es él quien se enreda con aquel.

No es un secreto. La exhibición del presunto violador con fuero partió del interior de Morena, en particular, de un aspirante frustrado en el afán de ocupar la candidatura y eso irritó al dirigente de Morena que decía no serlo y no mucho al gerente que no ha podido llenar el puesto. El gobierno y su partido se metieron en un embrollo que hoy quieren endosar y hacer pagar al electorado, al menos a la porción contraria a la posibilidad de ver como gobernador a un hombre célebre no por su trabajo político, administrativo y legislativo, sino por sus abusos, atropellos y excentricidades, señalado como presunto depredador sexual.

Si no, cómo explicar que el exfiscal de Guerrero, Xavier Olea, hiciera pública la carpeta de investigación archivada en contra de Félix Salgado Macedonio por violación sexual; ¿por qué, entonces, acusar a quienes ya no están dispuestos a tolerar la impunidad, de emprender una supuesta campaña politiquera en contra del candidato selecto por el partido en el poder?

En todo esto, no extraña la actitud de Félix Salgado, que sólo atina a rechazar los cargos sin más, a jugar a las escondidillas y a tropezar con su lengua al decir, a saber si en burla o en serio, que "sin ellas (las mujeres) no hay cuarta transformación". Lo que asombra es la inacción del actual fiscal de Guerrero, Jorge Zuriel, así como el silencio del gobernador Héctor Astudillo, quien supuestamente frenó dar curso a aquella carpeta de investigación. ¿No tienen nada que ver, hacer, aclarar o decir?

Si fue un morenista quien hizo del "diputado costales" un probable senador impune y un virtual candidato en fuga a título de precampaña, que con él arreglen su pleito el dirigente y el gerente de Morena, pero que no apoyen a un probable delincuente, abandonen y revictimicen a las víctimas ni acusen a las mujeres de servir a intereses distintos a los que defienden y postulan con furia.

La causa que defienden increíblemente los principales cuadros de Morena no se resuelve en las urnas, sino en los tribunales, siempre y cuando no sea el electoral porque, ahí sí, las resoluciones se ponderan en la balanza del peso político o metálico.

***

Es comprensible la mal disimulada inquietud del gobierno y su partido por la adversa y complicada situación económica, social y política que afrontan, la cual, sin tener solución en las elecciones de junio, les ofrece la posibilidad de conservar la hegemonía e intentar sostener contra viento y marea su proyecto. Sin embargo, el costo que están dispuestos a pagar es elevado en extremo. Sostener a Félix Salgado Macedonio como su abanderado en Guerrero arrastra la autoridad moral del mismo presidente de la República, a las mujeres de su gabinete que no han dicho ni pío, a las feministas de Morena que fingen demencia y, desde luego, a la cada vez más diluida idea de ser diferentes al resto de los partidos.

Quizá sólo el gerente de Morena, Mario Delgado, agradezca que la crítica y la atención se concentren en la candidatura de Guerrero porque, el escándalo en torno a ella, oculta cuanto ocurre con los abanderados en otras entidades de la República. Oculta eso, así como su falta de oficio en la operación política y el cinismo de aliarse, por la puerta de atrás, con candidatos de otros partidos que también despiden un tufo criminal. Puede levantarle el brazo una y otra vez a Félix Salgado, confiar que su popularidad le garantiza su impunidad y el acceso al Palacio de Gobierno, donde a la postre la victoria electoral concluirá en derrota política.

***

En todo caso, cada vez está más cerca el momento en que, a su pesar, el presidente de la República tendrá que definir con meridiana claridad qué quiere y qué puede. Cuanto más tarde en hacerlo, más difícil será recuperar la confianza y la esperanza que logró suscitar, y rescatar el respaldo a mejores y mucho más importantes causas que la de amparar la candidatura de Salgado Macedonio. Hoy, por lo pronto, afronta un terrible apagón y encabeza un movimiento en descenso.

sobreaviso12@gmail.com

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Raul sábado 20
Oportuno y excelente análisis. ¡Gracias! Aparte de patán lo que más afecta es su pasmo, su tibieza, su cobardía con FCH y EPN, y sus “mañaneras” que le robó a Brozo y les cambió de género y de número. Puro ruido, y no pasa nada. Pero la falta de energéticos es culpa de CSG y sus malditos herederos, no finjamos demencia: Nos hicieron dependientes de USA, para lograr sus moches y comisiones… Allá por 2003, Vicente Fox, a la sazón inquilino de Los Pinos, presumía que con la adjudicación a la trasnacional española Repsol del primer contrato de servicios múltiples en la cuenca de Burgos, México no sólo será autosuficiente en gas natural, sino que, en el corto plazo, será exportador neto. Si AMLO cobija a Salgado es porque se tapa con la misma frazada…
Raul sábado 20
¡Las mañaneras son las "mañas" de AMLO!
FRANK123 sábado 20
MAS CLARO NI EL AGUA pero asi de MITOMANA y FRAUDULENTA es la cuatrote poniendo a la caterva de lacras con las que se alio el ANCIASNO ACOMPLEJADO de ALACIO jajajaja pobres CHAIROMASCOTASKKS que dificil defender lo indefendible jajajaja
lakika123mom sábado 20
cállate put0 pndejengue123, lee el primer comentario hijo de tu repu7a madre
Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA