Los centros eran antros

Columnas Social JUAN RECAREDO

No vaya usted a creer, querido lector, que me voy a meter a criticar esa institución tan sagrada para el mexicano como lo es el Himno Nacional. Al contrario, creo que siempre vale la pena verlo y estudiarlo de tal forma que entendamos mejor lo que dice su letra.

Al verla -la letra- no puedo evitar que algo "me salte", porque es un detalle que, desde el primer momento que escuché el Himno Nacional detenidamente, mis sentidos se niegan a aceptar. A lo que me refiero es a esa parte de la letra que dice: "Y retiemble en sus 'centros' la tierra". Bueno, la primera dudilla que surge al leer esta frase es: ¿tierra empieza con mayúscula o no? Bueno, si se refiere al planeta Tierra, entonces sí, pero en este caso concreto se refiere a la tierra en general -el suelo, el terreno- entonces no lleva mayúscula inicial.

Pero luego llegamos a la duda mayor de la frase: ¿Por qué dice "en sus centros"? ¿Pues cuántos centros hay en la tierra? Si ahora sí nos referimos al planeta Tierra, pues estamos de acuerdo en que cualquier cuerpo que tenga forma esferoidal -o sea, muy parecido a una esfera- tiene solamente un centro,¿verdad? ¿Tons qué onda? ¿Qué pasó allí señor Bocanegra?

Me refiero, como usted ya sabe, al autor de la letra: don Francisco González Bocanegra, el famoso poeta potosino. Resulta que a la letra del Himno se le hizo un cambio, porque originalmente decía: "y retiemble en sus 'antros' la tierra", con lo que quiere decir "sus entrañas", "sus dentros". Eventualmente se cambió "antros" por "centros", muy probablemente debido a que la palabra "antro" se desacreditó mucho porque se fue asociando con lugares no aptos para la gente decente.

Se dice que la intención de hacer el cambio en la letra era hacerlo más entendible… y yo les digo: ¡Sí, tú Chucha! Y bueno, se respeta esta opinión, pero no la creo porque nuestro querido Himno contiene muchas otras expresiones y vocablos que hasta un erudito licenciado en letras españolas batalla para entender.

Ahí tiene usted el claro ejemplo que ya le he comentado en este espacio: "El acero aprestad y el bridón". ¿A poco todo mundo entiende bien el significado de la frase? Si ni siquiera tenemos muy claro qué es el bridón. Ya ve usted que hasta "más si osare un extraño enemigo" ya ha servido en más de una ocasión como inspiración para que algún padre de familia le ponga el nombre de Masiosare a alguno de sus chamacos. Yo creo que no le entendieron, ni siquiera la parte del "enemigo".

Entonces probablemente hubo otras razones -que al menos yo no conozco aún- por las que le modificaron esa palabrita a la letra del Himno Nacional. Yo digo que, de perdido, al hacer la modificación, le hubieran puesto: " y retiemble en su centro la Tierra" y todos nos quedamos muy contentos.

¿No cree usted?

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

donjuanrecaredo@gmail.com Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA:

Julieta Domínguez: "Tengo un amigo que todo mundo le dice "el chino" y el se llama Raúl, mi pregunta es si cuando él escribe su nombre y su apodo, ¿debe llevar mayúsculas? Gracias".

LE RESPONDO:

Creo que lo que pregunta es que si los apodos también empiezan con mayúscula y la respuesta es que sí. Los apodos, al igual que los nombres propios y los apellidos, se escriben con mayúscula inicial. Si su amigo suponemos que se apellida González, escribiría así: Raúl el Chino González. También pueden usarse comillas o letra cursiva para resaltar el apodo.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Hay personas que son únicas e irrepetibles. Menos mal.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA