Chocan versiones sobre muerte de personal vacunado contra el COVID

Nacional AGENCIAS

La muerte de un médico y una enfermera por COVID-19, quienes habían recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer el 13 de enero, generó una ola de especulaciones por las diferentes versiones que autoridades de Salud ofrecieron en el día.

Los fallecidos laboraban en el Hospital de Alta Especialidad Centenario de la Revolución Mexicana del ISSSTE, donde el doctor se desempeñaba en el área de Urgencias, tenía 59 años y falleció el pasado lunes; en tanto, la enfermera prestaba servicio en Terapia Intensiva, tenía 52 años y falleció el domingo pasado.

Al mediodía de ayer, el doble deceso fue divulgado en redes sociales por el médico Francisco Javier Bermúdez Alarcón y sus compañeros del nosocomio acusaron que el doctor debió haber recibido antes la dosis.

Al respecto, el ISSSTE negó el registro de las muertes de su personal de salud vacunado contra el COVID-19 en el hospital regional y en ninguna de sus unidades médicas de Morelos, además de que calificó como falsa la información difundida en redes sociales sobre el tema.

SÍ FALLECIERON

Sin embargo, en la conferencia nocturna, autoridades del sector Salud federal aseguraron que el fallecimiento de un médico y enfermera en Morelos a causa de COVID-19 no puede ser atribuible a la vacuna de Pfizer-BioNTech que se les aplicó el 13 de enero, pues el doctor ya se había contagiado previo a su inmunización y, posteriormente, desarrolló los síntomas hasta su muerte.

José Luis Alomía, director General de Epidemiología, explicó que si una persona se vacuna, pero previamente se contagió de COVID-19, desarrollará los síntomas sin importar la inmunización, como fue el caso del médico morelense, identificado como Ángel Leyva Espinosa.

Las autoridades federales detallaron que Leyva Espinosa se colocó su vacuna el 13 de enero y comenzó a desarrollar los síntomas un día después, es decir, ya había adquirido la enfermedad con anterioridad.

"Cuando se lleva a cabo la vacunación y la persona se presenta a recibir su vacuna; si la persona se encuentra asintomática no hay ningún elemento que en ese momento haga sospechar que la persona pueda estar infectada, menos aún que tuviera la enfermedad" especificó.

El director de Epidemiología enfatizó que ninguna muerte por coronavirus, como la del médico, puede ser atribuible a una vacuna, sino al contagio previo.

Lea la noticia completa aquí
El ISSSTE negó el registro de las muertes de su personal de salud vacunado contra el COVID-19.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA