Explica Salud fallecimiento de médico vacunado contra COVID en Morelos

Nacional EL UNIVERSAL

Autoridades del sector salud aseguraron que el fallecimiento de un médico en Morelos a causa de COVID-19 no puede ser atribuible a la vacuna de Pfizer-BioNTech que se le colocó el pasado 13 de enero, pues el doctor ya se había contagiado del virus previo a su inmunización y posteriormente desarrolló los síntomas hasta su muerte.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, José Luis Alomía, director general de Epidemiología, explicó que si una persona se vacuna, pero previamente se contagió de COVID-19, desarrollará los síntomas sin importar la inmunización, como fue el caso del médico morelense identificado como Ángel Leyva Espinosa.

En el caso de Leyva Espinosa, quien trabajaba en el área de urgencias del Hospital de Alta Especialidad Centenario de la Revolución Mexicana del ISSSTE, las autoridades explicaron que él se colocó su vacuna el 13 de enero y comenzó a desarrollar los síntomas un día después, es decir, ya había adquirido la enfermedad con anterioridad.

"Recibió la vacuna el día 13 de enero y él inició con síntomas el 14 de enero, síntomas de COVID-19, el cual fue posteriormente confirmado con una prueba de laboratorio. Obviamente sabemos que, lamentablemente como muchas otras personas, los síntomas pueden producir la muerte, pero para nada esto es atribuible a la vacuna", detalló.

Además, José Luis Alomía explicó: "por ejemplo, el día de hoy, en los próximos 14 días pudiera desarrollar la enfermedad, uno porque ya estaba contagiada y hay un periodo de incubación que pudiera cumplir, y el hecho de que pudiera recibir la vacuna el día de hoy recordemos que esa (la vacuna) no empieza todavía a generar la inmunidad reportada, al menos también hasta dentro de dos semanas, idealmente tres, y sobre todo si se requiere una segunda dosis para lograr toda la efectividad".

Por este motivo, el director de Epidemiología aseguró que ninguna muerte por COVID-19, como la del médico Leyva Espinsa, puede ser atribuible a una vacuna, sino al contagio que ya había adquirido previo a la inmunización.

"La vacuna no puede producir la enfermedad para la cual se coloca, más bien se coloca para prevenir la ocurrencia de la enfermedad, por lo tanto no se puede considerar como un evento atribuible o supuestamente atribuible a la vacuna contra el virus SARS-CoV2 el hecho de que ocurra la enfermedad o en este caso la COVID-19", concluyó José Luis Alomía.

Por la tarde se publicó que médicos del hospital protestaron por la muerte del doctor y también de una enfermera. Poco más tarde, el ISSSTE emitió un comunicado donde afirmaba que "no se ha registrado ninguna muerte del personal de salud que recibió la vacunación COVID-19 por parte de la farmacéutica Pfizer, en el Hospital Regional 'Centenario de la Revolución', ni en ninguna de las unidades médicas de Morelos".

Lea la noticia completa aquí
 Autoridades del sector salud aseguraron que el fallecimiento de un médico en Morelos a causa de COVID-19 no puede ser atribuible a la vacuna de Pfizer-BioNTech que se le colocó el pasado 13 de enero, pues el doctor ya se había contagiado del virus previo a su inmunización y posteriormente desarrolló los síntomas hasta su muerte. (ARCHIVO)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA