Exigen justicia por médico que murió por supuesta negligencia

Nacional AGENCIAS

La sangre que vomitó un paciente que entró en paro cardiaco le cayó en los ojos a Jorge Alejandro cuando, como médico interno de pregrado, junto a otro de sus compañeros, trató de reanimarlo en el área de urgencias del hospital "Dr. José María Rodríguez", de la Secretaría de Salud del Estado de México.

Luego del hecho, Jorge Alejandro falleció por COVID-19 el 4 de enero, tras vivir semanas de agonía, relató Sharon López Rivas, hermana del estudiante de FES Iztacala de la UNAM.

"Pedimos justicia por la pérdida de la vida de mi hermano, en la que es claro que hubo negligencia y abuso de sus superiores y al final me lo terminaron matando", afirmó Sharon. Agregó que como médicos internos de pregrado, trabajaban sin protección.

Denunció que hasta este 9 de enero, "ninguna autoridad de la Secretaría de Salud o autoridad del Estado de México, se ha comunicado con mi familia para solidarizarse con nuestra pérdida y responder por el trato que le dieron a Jorge Alejandro".

Afirmó que ahora enfrenta el contagio por COVID-19 que sufre su padre y su hermano menor, así como con el temor de que ella y su madre tengan SARS-CoV-2 y puedan contagiar al resto de su familia.

El 6 de diciembre de 2020, Jorge Alejandro López Rivas, de 29 años de edad, contó a su familia que tuvo guardia en el área de urgencias del hospital, a donde llegó un paciente grave que entró en paro y con uno de sus compañeros le dieron reanimación, pero el enfermó vomitó sangre que le cayó en la cara y le entró en los ojos.

A los pocos días, Jorge Alejandro empezó con dolor de ojos y de cabeza, diarrea, perdió el gusto y le dolía el cuerpo; el 15 de diciembre regresó al hospital, pero ya iba con la boca morada y le dijo al doctor José Zacarías que se sentía mal, que temía tener COVID.

Sus jefes le respondieron que "no comprara falsos diagnósticos". "Vete a cumplir con tu labor", le ordenaron.

Al ver una placa torácica en la que había señales del SARS-CoV-2, otros médicos confirmaron la enfermedad. Jorge Alejandro murió por COVID-19 el 4 de enero, en el mismo hospital en que como médico trabajó.

Jorge Alejandro murió 40 minutos después de ingresar a la sala de choque del hospital, el pasado lunes cuando sus compañeros trataron de reanimarlo para salvarle la vida.

Lea la noticia completa aquí
Jorge Alejandro murió 40 minutos después de ingresar a la sala de choque del hospital. (CORTESÍA)

COMENTARIOS

XiaoMing2 domingo 10
Hubiera usado careta y googles de rutina y maybe nada de eso hubiera sucedido...ni moyo...es el riesgo de estás peofesiones
judithher domingo 10
Era médico interno, lo cual indica que no percibía un sueldo, sino una mísera ayuda que les da el gobierno, y seguro no había suficiente dinero para que por su cuenta se comprara el equipo. Es responsabilidad del hospital donde prestaba sus servicios proveer del equipo de seguridad necesario para su protección. Eso es lo que la familia llama negligencia, y tiene razón.
Stent_X martes 12
Mmm pues la negligencia sería del muchachito... Porque cualquiera que va al hospital vamos super protegidos como familiares de los internados, y es sentido común que al trabajar ahí te compras una careta de 40 pesos o buscas unos lentes no muy caros... eso totalmente se pudo evitar en fin.
Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA