Educación digital

EDITORIAL YAMIL DARWICH

La llamada "nueva normalidad" ha provocado diferentes cambios en los usos y las costumbres de prácticamente todos los habitantes del mundo y, entre todos, sean buenos y malos, algunos tendrán repercusiones graves al futuro, que, como siempre, afectarán mayormente a los más pobres.


México no es excepción y ahora, en la educación de los mexicanos, se presenta la pronunciación del distanciamiento educativo entre los ricos y los más pobres, situación generadora de profunda preocupación, cuando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), nos califica como "los más deficientes" para atender el reto de la educación en línea y enfrentar el daño por la epidemia del coronavirus.

Mayormente doloroso, al ver la ineficiencia en la respuesta al reto.

El problema educativo presenta distintas vertientes, todas difíciles de atender, empezando por analizar las condiciones en que se encuentran las llamadas "puntas de aprendizaje": los alumnos y sus profesores y en medio de ellos, las deficiencias en recursos de medios para que se efectúe el proceso educativo, desde instalaciones físicas, hasta equipamiento.

Habrá que reconocer algunos principios fundamentales de la educación, si es que se quiere atender y resolver el problema. Desde ahora, le pido disculpas por utilizar tantas veces el calificativo no.

En el caso de los profesores, no alcanzaremos a dar calidad educativa cuando: no se tiene el conocimiento sobre la materia a enseñar o éste es deficiente; no se domina el sistema a distancia, aún el más elemental y no se aplican programas de capacitación adecuados; no se tiene la intencionalidad, a partir de la verdadera vocación de educar; no se alcanzan los niveles de satisfacción a las necesidades de los educadores y sus familias -pagos casi míseros. México es el que peor remunera a sus educadores.

Los estudiantes deben presentar características personales y capacidades materiales para alcanzar a cubrir los objetivos de aprendizaje: ante todo, tener la disposición a enfrentar el reto de cambiar del sistema educativo tradicional presencial al digital, a distancia; contar con el apoyo y asesoría de sus familiares para lograr crear el adecuado ambiente de estudio en casa, empezando por el lugar, tranquilidad que evite la distracción, continuando con la asesoría y control en asistencia y atención al maestro a distancia y, necesariamente el equipo electrónico suficiente para tener una comunicación efectiva. Usted evalúe, con un sí o no, los casos particulares.

En la educación presencial, la tradicional hasta este año 2020, las instalaciones físicas -salones, laboratorios, espacios deportivos, para descanso y servicios sanitarios- eran parte importante; ahora, la educación digital requiere de personal entrenado profesionalmente para resolver problemas técnicos y dar asesoría; maestros capacitados en el manejo de las plataformas que se vayan a utilizar y el equipo computacional adecuado al propósito. Incluya el ancho de banda para la transmisión correcta. De nuevo evalúe en lo particular.

Las condiciones educativas se complican en nuestro caso, cuando estamos influenciados negativamente por un sistema que ha politizado la educación intentando controlarla y orientarla a sus fines -recuerde los recortes presupuestarios y piense en los propósitos últimos-; la influencia negativa para lograr el proceso educativo de sindicatos decididos a buscar poder y hasta enriquecimiento de sus líderes a costa de la educación; y, la falta de recursos para llenar los requisitos de una buena educación a distancia.

La mayor preocupación aparece cuando al interior de México, reconocemos nuestro distanciamiento entre ricos y pobres: menos del 50% de los mexicanos cuentan con computadoras y/o teléfonos con capacidades de dar servicio adecuado y, de la minoría -43%-, muchos no cumplen para llenar tales necesidades; el pago del servicio de La Internet es alto y prohibitivo para la mayoría de estudiantes -ancho de banda insuficiente- y lo más urgente: los pobres -al menos el 50% de los mexicanos- no podrán tomar sus clases adecuadamente y, en muchas ocasiones, las fallas de comunicación, inasistencia de profesores o la falta de métodos de aprendizaje y evaluación, los incluirán entre los "analfabetas del siglo XXI".

La declaración de nuestro Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, puede tener dos interpretaciones, según se vea: "no son transmisiones de entretenimiento, tendrán validez oficial. Las clases tendrán valor curricular y los alumnos serán evaluados sobre su contenido en su momento".

Por su parte, la OCDE sentenció: "las personas con computadoras y ordenadores privados tienen mayores facilidades para acceder a la educación en línea".

Recuerde que, para vencer a la pobreza, el mundo señala como prescripción fundamental la educación y, para nuestro caso, pareciera que la intención es alejarnos del conocimiento, ya que saber es comprender, exigir y protestar.

Deseo que usted y los suyos se encuentren entre esos minoritarios que pudieron contestar con síes, al menos en la mayor parte de las condiciones enumeradas.

También recuerde que en nuestra actitud está la solución para resolver problemas.

ydarwich@ual.mx

COMENTARIOS

Mannymargarito viernes 16
Pues esa desigualdad económica que identificas como raíz principal de la problemática educativa es la que, un día sí y el otro también,defiendes a capa,espada y tolete. Y por momentos se te olvida que tu eres de los grandes beneficiados con la privatización de la educación.Tu gran negocio.!
Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA