Las palabras tienen la palabra

Columnas Social Juan Recaredo

A nadie que esté bien de la cabeza se le ocurriría ponerle a su hijo el nombre de Firulais o Micifuz. Esos son nombres de perro y de gato respectivamente, aunque fíjese que de repente duda uno, porque se encuentra cada padre o madre irresponsable que les adjudican a sus hijos nombres realmente inconcebibles.


El nombre del perico nos viene del francés, pero en sus orígenes es muy posible que sea una forma cariñosa de decir Pedrito. Hay muchos ejemplos como éste en que, la costumbre continuada de ponerles a los animales nombres de persona, hace que el apelativo llegue a ser casi para uso exclusivo del animal y esto no sucede nada más en español, sino también en otros idiomas.

A las chicas que se llamen o que les digan Polly y que vivan en Inglaterra no les será raro que, se encuentren una tocayita emplumada ya que ese nombre se aplica con mucha frecuencia a las cotorras.

Fido es un nombre muy utilizado en Inglaterra, en Italia y en muchos otros países, para los perros. Sin embargo, es muy probable que se derive de un nombre tan respetable como Fedor, nombre de un escritor tan notable como Dostoyevski, que hasta donde yo sepa, no tuvo características caninas.

Para hacer notar su carácter fiero, a algunos perros se les adjudican nombres de personajes que se han distinguido por su crueldad o su fiereza: Nerón, Hussein o Kadaffi, por citar algunos.

El francés Médor, muy usado también en cuadrúpedos domésticos, corresponde al italiano Medoro, sarraceno joven de la historia de Orlando el Furioso.

Hay también nombres de animales que se derivan de nombres propios como es el caso de renard que en francés significa zorro y que viene del alemán Reginhard, que es "fuerte en el consejo o astuto", característica muy identificativa de los zorros y que por lo mismo, aparece como nombre propio del zorro en ciertas fábulas y poemas medievales.

Y si usted tiene en su familia a un Alejandro o Alejandra, (un nombre muy común actualmente) le interesará saber que el nombre viene originalmente del griego alektryon que es un "gallo bravo y peleonero" y que viene a su vez de alexein que significa defender o proteger.

El nombre de Alejandro, pues, se refiere "al que defiende", "al que protege" "el que rechaza o aparta los peligros".

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

ME PREGUNTA:

Pepe Zavala: Una persona que está en el exilio ¿está exilado o está exiliado?

LE RESPONDO:

El participio pasivo del verbo exiliar es exiliado.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Corre por tus sueños. Si no los alcanzas, al menos adelgazas.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA