Circunstancias

Columnas Social Francisco Pineda

Las noticias recientes de violencia en los Estados Unidos siguen informando sobre disturbios sociales en las calles, los cuales, en señal de apoyo se han extendido a otros países como Inglaterra, Alemania, África, Francia, y México. Un aspecto sobresaliente de estos movimientos sigue siendo las protestas sobre abusos de autoridades policiacas, y la opresión de una supremacía racial blanca sobre los grupos considerados minoritarios, llamados también gente "de color." Movimientos que han resultado en protestas sobre las injusticias de un racismo sistémico y deliberado. Un racismo que, entre varios factores sociales, la historia nos transporta a la infamia de un movimiento enfocado al tema de un perfeccionamiento de la especie humana llamado eugenesia.


Con el fervor de movimientos sociopolíticos extremistas, han emergido en algunas partes del mundo grupos de individuos que buscan una "redención" de sus creencias y valores, y que intentan afanosamente de "reivindicarse." Tal es el caso de resurgimientos de organizaciones de extrema izquierda y la derecha en Europa y los Estados Unidos, y en algunos países de Latinoamérica. Grupos que mantienen ideas sobre la necesidad de igualdad política y socioeconómica de la sociedad en el caso de la izquierda; y de un conservadorismo social y un "perfeccionamiento biológico" de la especie humana, en el caso de movimientos específicos de la extrema derecha. Este último punto, el de "un mejoramiento biológico de la humanidad", inspiró este artículo, ya que comenta un tópico bastante complicado que generó bastante controversia en varias partes del mundo a principios del siglo XX, incluyendo en México, y que permanece latente en la mente de individuos autoconsiderados de una "clase privilegiada": La eugenesia.

La eugenesia, un concepto asociado con discriminación, es definida como "una filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios de la gente mediante diversos métodos selectivos de los seres humanos" (Wikipedia). La eugenesia promueve la existencia y procreación de personas más fuertes, sanas, inteligentes, y de raza europea, o de piel blanca. Algunos de los métodos utilizados para lograrlo fueron la esterilización forzada, y el genocidio y experimentos con humanos en el caso de la doctrina nazi durante la segunda guerra mundial. La eugenesia, introducida por el biólogo británico Francis Dalton, tuvo su auge al principio del siglo XX en Europa, Estados Unidos, y Latinoamérica. Tres de los países latinoamericanos que participaron en este movimiento eugenésico fueron Argentina, Cuba, y México.

En México la eugenesia se observó en la creación de una Sociedad Mexicana de Eugenesia la cual se enfocaba enfermedades de la reproducción, control de la natalidad y otros problemas de tipo hereditario, y en ella participaban científicos, médicos, y autoridades de salud pública. En el estado de Veracruz se promulgó en 1932 una sección en la ley del código civil llamada "Eugenesia e Higiene Mental" la cual buscaba "corregir hábitos y vicios como el alcoholismo y la prostitución" (Reggiani, El Colegio de México, 2019). La idea de esta reforma era erradicar condiciones que contribuían a la "degeneración de la especie humana", y se propuso la esterilización forzosa de enfermos mentales, personas con trastornos del desarrollo intelectual, y todos aquellos cuya condición fuera incurable, o hereditariamente transmisible. También se incluían grupos considerados "inferiores", como los indígenas y los de descendencia africana. Comunidades que, de acuerdo a investigadores mexicanos de esa época, "eran aptas para una vida civilizada, y en necesidad de progreso." Una de las propuestas fue la formulación de políticas que postulaban una "desindianizacion" de la sociedad con la intención de facilitar un "mejor desarrollo social", particularmente después de la Revolución Mexicana.

No hay ninguna duda que las nuevas tecnologías en áreas científicas, como en la biología, ha traído avances muy importantes para el beneficio de la humanidad, sobre todo en la resolución y control de enfermedades. Sin embargo, el uso de una ideología social antigua para juzgar el valor de ciertas personas, por ejemplo, el concepto eugenésico original de inferioridad de grupos o estratos sociales debido a su raza o etnicidad, no solamente es desviado y obsoleto, sino también presenta problemas serios de tipo ético y de justicia. En mi opinión, el desprecio y uso de la fuerza y la violencia para el control de individuos percibidos "inferiores" debido a su origen racial y étnico es primitivo e ignorante, y requiere no solamente un entendimiento cultural, sino también un conocimiento sobre el manejo del conflicto, y especialmente una capacidad de empatía hacia gente en condiciones desventajosas. Gracias por su interés en esta columna.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA