Policías encapsulan marcha feminista en la CDMX

Nacional AGENCIAS

Colectivos de mujeres, en su mayoría encapuchadas, protestaron por la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de desechar un proyecto en el que se ordenaba al Congreso de Veracruz legislar en la materia. Esta vez la policía capitalina no permitió destrozos ni saqueos como en las anteriores manifestaciones; el grupo Atenea encapsuló a las manifestantes desde el inicio y hasta que se dispersaron.


Sin embargo, el saldo fue de 14 personas lesionadas, ocho de ellas policías, una agredida a martillazos que derivaron en la fractura de una de sus manos, por lo que fue atendida por paramédicos; el resto de lesionadas no ameritaron traslados. Antes de las 11:00 de la mañana, mil 196 mujeres policías hicieron presencia en las inmediaciones del Monumento a la Revolución mientras poco más de 50 mujeres arribaban para salir con dirección al edificio del máximo tribunal del país, a un costado del Zócalo capitalino.

Horas antes, el Gobierno capitalino protegió edificios y monumentos con vallas metálicas para impedir los destrozos. La directora de la Policía Metropolitana femenil agrupamiento Atenea, Itzania Otero, se acercó a las líderes de los colectivos para informarles que ella estaría al frente del operativo que las resguardaría.

Les recordó que las policías acompañaban su lucha y que ellas, desde la Secretaría de Seguridad Ciudadana, también alzaban la voz para que terminara la violencia de género.

Pero las manifestantes exigieron el retiro de las uniformadas y gritaron: "¡La policía no me cuida, me cuidan mis amigas!".

Mientras se movilizaban coreaban: "El que no brinque es facho [fascista]", "aborto sí, aborto no, eso lo decido yo", "mujer escucha, esta es tu lucha". Las policías fueron desplegadas en puntos por donde pasarían las mujeres para cerrarles el paso y no permitir que arremetieran contra los inmuebles protegidos.

Las uniformadas se colocaron en filas a un costado de las manifestantes siguiendo a cada momento los movimientos de las encapuchadas. En la retaguardia, otro grupo de ateneas hizo presencia, mientras en la vanguardia otro tanto impidió que las manifestantes se dispersaran. Pero apenas unos 500 metros avanzados sucedió un conato de agresiones contra la policía. Sobre Paseo de la Reforma y Bucareli, las jóvenes comenzaron a golpear un puesto de periódicos y una estación del Metrobús. El agrupamiento femenil rodeó a las manifestantes y se registraron los primeros golpes y pintas.

Una inconforme cayó al suelo y esta vez no hubo agresiones; la levantaron para que continuara con sus consignas. Las poco más de 50 encapuchadas quedaron en todo momento encapsuladas sin oportunidad de hacer destrozos, únicamente pintas y aventar petardos. Hubo presencia de personal de Derechos Humanos, gobierno local y alcaldía Cuauhtémoc, estos últimos portaban chalecos naranja.

SIN NOVEDADES

La manifestación hizo dos pausas; la primera sobre avenida Juárez, y metros adelante, sobre el Eje Central, ambas para planear cómo desarrollarían el último tramo de su manifestación. Fue hasta su entrada al Zócalo cuando se les quitó el resguardo policial, lo que permitió que corrieran a la calle 20 de Noviembre, en donde en un primer momento no había presencia de la SSC.

Sin embargo, en segundos la vialidad quedó sitiada de policías, quienes replegaron a las encapuchadas. Aquí se registraron leves destrozos en el edificio de Gobierno local, además de la agresión a martillazos contra una mujer policía. Las jóvenes ya no llegaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, decidieron concentrarse en el Zócalo, a unos pasos del asta bandera, y hacer pintas en el suelo. Ahora sí, dentro de todo, fue una marcha sin mayores novedades.

Fue hasta su entrada al Zócalo cuando se les quitó el resguardo policial, lo que permitió que corrieran a la calle 20 de Noviembre.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA