Su sonrisa ‘torcida’ era señal de cáncer cerebral

Sucesos EL SIGLO DE TORREÓN

Jack Lacey falleció hace unos días a los 4 años de edad por cáncer en el cerebro. Su sonrisa ‘torcida’ se convirtió en una seña particular de su persona, pero nadie se dio cuenta a tiempo que en realidad era una advertencia de la enfermedad.

A principios de 2019 sus padres notaron la particular sonrisa, pero no podían saber que era un síntoma de un tumor en su cerebro.

"El mensaje que les daría a otros padres es que revisen a sus hijos por todo, no importa cuán pequeño parezca", cuenta Wesley Lacey, el padre de Jack, cita el New York Post.

Él, de 29 años, y su esposa Rebecca, de 30, de Sheffield, Inglaterra, comenzaron a preocuparse por Jack cuando el niño desarrolló un parpadeo nervioso y terrores nocturnos.

Una tomografía computarizada reveló que Jack tenía un cáncer cerebral terminal llamado glioma pontino difuso (DPG). Menos del 10% de los niños diagnosticados con la enfermedad incurable sobreviven dos años, según expertos del Hospital de Investigación Infantil St. Jude.

Un año después, tras meses de sesiones de radiación y quimioterapia para reducir el tumor, Jack falleció en su casa. Ahora sus padres comparten su historia, para alertar a otras familias a no dar nada por sentado.

Sus padres, que se tomaron el año libre de sus trabajos para estar con Jack y su otra hija, Lottie, abrieron una página en GoFundMe, un sitio de donaciones, para recaudar dinero para cumplir los deseos de Jack y hacer en su último año de vida todo lo que siempre quiso hacer. “Jack ha hecho más en los últimos 11 meses que la mayoría de los adultos en toda su vida. Si había algo que quisiera en la vida, lo consiguió", dijeron los padres, que usaron el dinero para, por ejemplo, viajar en helicóptero, ir a Disneylandia en París o conocer diferentes ciudad del mundo.

“Nos habría costado una fortuna hacer esto. De ninguna manera podríamos haber hecho nada sin estas donaciones: mi salario solo cubre las facturas que tenemos que pagar en la vida cotidiana", agrega Wesley sobre las donaciones, señalando que ahora decidirá qué hacer, tras pagar el funeral, con el dinero restante. "Nuestro mensaje es: no se complazcan con sus vidas y solo esperen que su familia esté cerca”, cierra él.

DA.

Sus padres comparten la historia para alertar a otras familias. (INTERNET)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA