Consultorio Deportivo

Columnas Deportes JORGE GALVÁN ZERMEÑO

El mes de mayo tiene en su nutrido calendario de celebraciones la del día 10 de mayo en la que se celebra a la madre, hoy en día un buen número de embarazadas continúan la actividad física acostumbrada así como un plan de alimentación dentro de una adecuada conducta de salud.

Si se ha recibido el diagnóstico de embarazo y la paciente es una practicante habitual de algún deporte se puede permitir continuar en el mismo siempre y cuando no sean deporte de alto riesgo como los deportes de contacto, o aquellos en que se observan marcadas modificaciones fisiológicas. Si no se tenía costumbre de actividad previa al embarazo no es recomendable iniciarla demanera inmediata, lo más conveniente es iniciar con actividades que induzcan a la aceptación de un plan de ejercicio que permita superar los síntomas como cansancio, sueño, alteraciones digestivas, dolor mamario y otros. Una vez cumplido el primer trimestre del embarazo y si no se presentan complicaciones se podrán iniciar planes dirigidos de ejercicio.

En este período es muy importante no sobre exigir al cuerpo y recomendar actividades que mejoren el estado de ánimo y ofrezcan una sensación de bienestar, el exceso o una actividad no dirigida puede dar origen a complicaciones. De igual forma es necesario balancear la dieta con alimentos de manera que se obtenga un peso corporal saludable.

Algunos de los efectos deseables del ejercicio son el control del peso y aumento de la autoestima, ya que se observa una mejoría en la circulación, el tono muscular, flexibilidad y resistencia, lo que aparte de provocar una mejor apariencia permitirá un mejor trabajo de parto y una mejor recuperación en el post parto. También se observan beneficios en factores emocionales como reducción del estrés. Dentro de las actividades más recomendadas está caminar, éste es un ejercicio que no ofrece mayores complicaciones y que puede ser un buen inicio para lograr una condición física aceptable y que se puede continuar en el post-parto. Los ejercicios de estiramiento o disciplinas como la Yoga que los incluyen son ideales para mejorar la flexibilidad, tonificar los músculos y mejorar el equilibrio corporal y la circulación con muy poco impacto en las articulaciones. La natación ayuda notoriamente al tono muscular sin compromiso violento como en otras actividades, además de ser un excelente ejercicio cardiovascular.

La bicicleta estacionaria o aparatos de gimnasio como la elíptica tienen la ventaja de evitar el riesgo de caídas, golpes o rebotes en la zona pélvica y se puede permitir su uso únicamente cuando ya se utilizaban. En todo el período de gestación es muy importante el seguimiento médico. ¡Felicidades a todas las Madres!

dr_jorgemgalvanz@hotmail.com
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee