Nosotros
El Siglo de Torreón Martes 11 de may 2004, actualizada 11:22am ... Anterior El Siglo 14 de 14 Siguiente ... El Siglo

La Matanza de los chinos / Segunda y última parte

El Siglo

Este 13 de mayo se cumplen 101 años

(Segunda y última parte)

Fue de seguro esa gran prosperidad china -ganada con el fruto del trabajo honrado- la que llevaba años gestando envidias en los corazones de aquellos laguneros a quienes la suerte o su falta de iniciativa por el trabajo, no les había reportado los mismos frutos y que finalmente -llegado el levantamiento Maderista de 1910- hizo detonar contra los chinos ese odio almacenado por años, cuando el 13 de mayo de 1911 en la Plaza Dos de Abril -hoy Plaza de Armas- la población se levantó en armas bajo el extraño grito de: ¡Viva Madero… y mueran los chinos!

La historia

El cinco de mayo de 1911, en plena Revolución Maderista, las ciudades de Gómez Palacio y Lerdo estaban ya en poder de los alzados. Entre los jefes rebeldes que reconocían a Emilio Madero como autoridad superior, había gente de clase media comerciante como los coroneles Orestes Pereyra y Sixto Ugalde y personas de origen campesino más pobres y analfabetas, como Benjamín Argumedo.

El jefe de la guarnición Federal de Torreón era el general Emiliano Lojero, que mandaba a 700 soldados a los que distribuyó en puntos estratégicos, como los techos de los comercios y las huertas de los chinos, allá por el rumbo que la gente llamaba “El Pajonal” (hoy Bosque Venustiano Carranza).

En vista de la amenaza, Foon Chuck -gerente de la Compañía Bancaria y de Tranvías Wah Yick- hizo circular una proclama “en chino” advirtiendo a sus paisanos del peligro y conminándolos a encerrarse en sus casas y a no oponer resistencia al eventual saqueo de sus propiedades.

Sábado 13 de mayo de 1911

Hacia las diez de la mañana los maderistas iniciaron el ataque por los cuatro puntos cardinales, mientras los federales respondían el fuego desde las azoteas de algunos edificios, la mayoría de ellos -como era de suponerse- “propiedad de los chinos”.

Al paso de las horas, los 700 federales que combatían con bravura en las huertas de la periferia, empezaron a ser superados por el enemigo -con más de dos mil hombres- y ocultos en la nube de polvo que levantaban sus caballos se replegaron a Torreón.

Al desalojar los federales las huertas de los chinos, éstos -que no estaban armados- quedaron a merced de los alzados, quienes irrumpieron en las huertas y los forzaron a darles alimentos y agua -que les prepararon y sirvieron dócilmente- para después proceder a sacarlos de sus casas y en forma por demás cobarde, empezaron a matarlos a tiros, mutilando de la forma más cruel a los que aún quedaron con vida. Quienes trataron de huir para avisar a sus paisanos, fueron acribillados mientras cruzaban los maizales.

Hay testimonios que hablan desde descuartizamientos a tirones de caballos, hasta asesinatos con extrema crueldad. Entre los que sufrieron esa suerte, había uno llamado don Juan Mah, dueño de la tienda El Pabellón Mexicano, que pasaba de los 50 años y que gozaba de gran estima entre sus paisanos. Cómo sería su muerte, que en contra de su presunto verdugo, tiempo después se llegó a dictar “orden de aprehensión”.

Un ranchero mexicano de nombre Francisco Almaraz increpó a los revolucionarios por los crímenes que estaban cometiendo y sin ningún miramiento, ahí mismo lo mataron dejando su cuerpo mezclado entre los cadáveres de los chinos. Sólo ese día 13 fueron asesinados 84 chinos. Las huertas donde hubo más víctimas fueron la de Do Sing Yuen (35 muertos), la de Lu Zoc Yuen (19 muertos) y la de Tay Sing Yuen (19 muertos). El 14 de mayo transcurrió con bajas para ambos lados.

Fue en la madrugada del lunes 15 de mayo de 1911 -a las tres de la mañana-, cuando toda la guarnición federal de Torreón abandonó la plaza en medio de un torrencial aguacero. Carretas cargadas con baúles, mujeres, niños y ricos porfiristas salían esa noche por el Cañón del Huarache, para luego subir por la Cuesta de la Fortuna.

Al saberse la noticia, 400 rebeldes entraron frenéticos al pueblo iniciando la matanza y el saqueo apoyados por la misma gente pobre de la ciudad.

Apenas entraron, abrieron la cárcel, liberaron los presos y prendieron fuego al edificio y lo mismo hicieron con la Jefatura Política y la Presidencia Municipal.

La primera tienda que saquearon se llamaba La Prueba y pertenecía a Tomás Zertuche Treviño. Igual suerte corrió La Suiza, de Guillermo Peters. Los amotinados forzaron la entrada de las cantinas y las cavas del Casino y del hotel del Ferrocarril. En unas horas, la embriaguez cundió entre saqueadores, expresidiarios y pueblo menesteroso.

Para entonces Benjamín Argumedo y Sabino Flores ya estaban presentes en la ciudad, al frente de sus hombres y empezaron a preguntar a la gente pobre que los acompañaba que desde cuáles azoteas les habían disparado los federales, señalando éstos a las casas y tiendas de los chinos -ahí se habían apostado los soldados por órdenes de Lojero-. Dicho esto, Argumedo dio orden a la gente que entrara a las casas y tomara todo lo que quisiera.

Las oficinas de la Compañía Bancaria y de Tranvías Wah Yick eran uno de los edificios más lujosos de Torreón, que años después albergaría al Banco de La Laguna, ubicado en el número 1110 de la avenida Hidalgo. Fue ahí donde un grupo de soldados maderistas empezó a romper las puertas de la entrada vociferando amenazas y maldiciones contra los chinos. En el interior se escondían los empleados del banco, los de la asociación y los inquilinos de los cuartos -empleados chinos de pocos ingresos-, como uno llamado Kan Shi Jock, cajero de la Compañía Wah Yick y otro de nombre Wong Ken Dai, encargado de comercializar los productos de la huerta de Sing Yuen, a más de otros huéspedes y empleados del Hotel del Ferrocarril, que entre todos sumaban unas 25 personas… todas chinas.

Bajo la falsa excusa de que un chino tratando de defender su vida hizo un disparo contra los agresores, Benjamín Argumedo que no pasaba de ser un “vil asesino” dio la orden de “maten a todos los chinos”. Dada la orden, uno por uno fueron acribillados a balazos en las habitaciones donde se escondían. Sus cadáveres fueron tirados a media calle para que la gente los descalzara y buscara dinero, mientras algunos jinetes con sogas, lazaron a algunos por el cuello y se los llevaron arrastrando al galope -como trofeos- a muchas cuadras de allí. A través de una de las ventanas del edificio, alguien arrojó a la calle la cabeza de un chino.

Si acaso, lo de los descuartizamientos con tirones de caballos mientras aún estaban vivos, fuera o no cierto, estos hechos sanguinarios pudieron haber sido el origen de tal historia.

Versiones no documentadas hablan de que algunos revolucionarios arrastraron a los chinos sobrevivientes hasta la azotea de lo que después fue El Banco de La Laguna y desde ahí, los arrojaron a la calle, en donde sus cabezas se destrozaban al chocar contra el pavimento.

Tras los cadáveres de los 25 chinos tirados en la calle, salió rodando la caja fuerte del Banco Wah Yick donde encontraron -como era obvio al ser un banco- monedas de oro, billetes mexicanos y estadounidenses; la cifra que a este respecto alegó la delegación china en sus reclamos posteriores sobrepasaba los cien mil pesos… de aquella época.

Asaltadas las casas los alzados buscaban a los chinos que estaban escondidos y sin piedad alguna los mataban a tiros y machetazos dentro de sus mismos escondites -luego entre los cadáveres llegaron a verse muchos chinos mutilados-. Otros saqueadores preferían sacarlos a la calle y ahí “delante de todos”… les descerrajaban sin piedad alguna… un tiro en la cabeza.

Los cadáveres de tenderos y empleados chinos eran arrastrados a la calle y se les dejaba ahí tendidos. Un testigo de la matanza declaró haber visto cómo unos niños mexicanos, pateaban la cabeza de dos cadáveres.

Alguien descubrió que los chinos llevaban el dinero de sus ahorros escondido en sus zapatos y al poco rato conforme caían muertos la gente se abalanzaba para quitarles los zapatos y el poco dinero que llevaban.

Las turbas dispersas siguieron saqueando sistemáticamente tiendas y cantinas y asesinando a los indefensos chinos que se encontraban escondidos dentro de ellas.

El mismo Argumedo -un mes después de la masacre- reconoció públicamente ante un juez militar y con una mezcla de cinismo e ingenuidad, que él mismo había dado la orden de la matanza y en su defensa alegaba que lo hizo porque los chinos lo habían recibido a tiros. Fuentes fidedignas consultadas luego, negaron categóricamente lo dicho por Argumedo y confirmaron que los chinos…. “estaban desarmados”.

Dentro de El Puerto de Shanghái -el mejor almacén de chinos de la ciudad y poseedor de los más variados brocados, encajes y finas prendas de seda importada, se escondían Wong Pack Cuiy -dependiente mayor- y sus tres subalternos: Wong Chew Yong, Fang Hong Mow y Leong Ping Toy, junto con ocho chinos más que aterrorizados habían llegado ahí a esconderse… Ninguno sobrevivió, la turba entró, los masacró a tiros y machetazos… y arrasaron con todo.

La multitud volvió entonces a dividirse en dos bandos. Los que salían cargados de bienes robados y que eran relevados en seguida por nueva gente. La orden de Argumedo de: ¡¡maten a todos los chinos!!... se fue cumpliendo sistemáticamente en toda la ciudad como: La tienda Yee Hop, El Pabellón Mexicano, La tienda Wing Hing Lung, El Dos de Abril, La Ciudad de Pekín, La tienda Zaragoza, El Nuevo Cinco de Mayo, La tienda Quong Shin, El Vencedor, El Puerto de Ho Nam y la tienda La Kin Chau.

Algunos de estos establecimientos eran muy modestos, como uno llamado de “Las Quince Letras Chinas”, hecho sólo de tablones. En todos ellos se habían encerrado los propietarios, los dependientes y algunos de los chinos que habían llegado a Torreón “de paso” para Chihuahua, dos semanas antes y que ya no pudieron continuar su viaje cuando el asedio maderista interrumpió las comunicaciones. Ninguno fue perdonado por los alzados y ninguno mostró la menor piedad hacia ellos, uno tras otro fueron sistemáticamente asesinados a tiros y palos.

Ironías del destino, pero del total de los chinos asesinados en Torreón, un 20 por ciento eran pasajeros del tren, que iban de paso a Chihuahua y que el alzamiento maderista los sorprendió cuando el tren hizo escala en Torreón.

En uno de los balcones de la Asociación Reformista del imperio Chino ondeaba la abigarrada bandera imperial china: en campo amarillo, un dragón azul, transversal, que tiende las garras hacia una luna roja. No faltaron quienes la arrancaran de su asta y la despedazaran en la calle.

Ante el espectáculo de la matanza, había mujeres que lloraban en las calles. El vicecónsul Cummins, testigo de los hechos declaró después que los asesinos se veían tan fuera de sí, que no parecían saber lo que estaban haciendo.

Gran cantidad de gente se juntó a las puertas de la lavandería “Vapor Oriental” –a un costado de la antigua Presidencia Municipal que había sido incendiada apenas tres horas antes. En ella habían 25 empleados de planta todos encerrados tratando de salvarse. La multitud hizo estallar las puertas. El gerente de la empresa, Wong Nong Jum, junto con sus cuatro dependientes: Wong Wing Fong, Yung Ah Jop, Wong Shu Ying y Aoh Tack On, se habían ocultado debajo de un gran montón de leña”. Al entrar los revolucionarios alguien gritó… “Aquí hay cinco chinos”… y en el acto… todos dispararon frenéticamente sobre ellos… los arrojaron luego a la calle y a varios de ellos, los lazaron por el cuello y se los llevaron –como trofeos- arrastrando al galope.

El cocinero de la lavandería fue muerto junto a sus peroles. En el pozo del patio -donde se ocultaba- quedó sin vida el cajero del Hotel del Ferrocarril y en todo el edificio no quedó nada que se pudiera tomar o arrancar.

Samuel Graham, viejo comerciante estadounidense que llevaba 25 años de residir en México y tres en Torreón, al ver el asesinato de dos lavanderos preguntó: ¿por qué los matan?... y la respuesta fue… ¡¡porque no los queremos!! La mujer mexicana del que respondió caminaba llorando tras su marido, luego de ver cómo éste había asesinado a los dos lavanderos chinos.

Algunos planchadores y lavanderos salvaron la vida gracias a que saltaron la barda que los separaba de la fábrica de camas de don José Cadena quien acogió a los 20 fugitivos y a riesgo de su vida y la de su familia, los escondió en su casa… salvándoles la vida.

Hubo varios mexicanos que murieron por oponerse al asesinato de los chinos, entre ellos: el ranchero Francisco Almaraz, un señor Escobar dependiente del licenciado David Garza Farías y un vecino de la quinta del “Dr. Lim” cuyo nombre se ignora, pero que se sabe tenía una hija llamada Herminia. Documentos posteriores hablan de otros cinco torreoneses aparte de José Cadena que a riesgo de sus vidas socorrieron a los chinos: José María Arzave, Manuel Rodríguez, Cristino Hernández, Aureliano Heredia y Leonides González.

En el número 306 de la calle de Ignacio Zaragoza estaba instalado el restaurante de Chon Lee donde trabajaban tres cocineros, cuatro meseros y dos administradores, a más el propietario y su socio. El establecimiento estaba equipado con el más moderno equipo y su clientela era numerosa. Ese día se refugiaron allí las nueve personas que trabajaban en el restaurante más otros cinco chinos que llegaron huyendo… Tampoco allí se salvó nadie, todos fueron asesinados y del restaurante… no quedó nada.

Algunos de los puestos del Mercado Municipal de Torreón solían estar ocupados por chinos de las grandes huertas de la periferia. Esa mañana los anaqueles estaban abarrotados de mercancía… en pocas horas, ahí no quedó nada. Los archivos hablan de tres puesteros chinos “sacrificados” a machetazos.

Para las diez de la mañana ya habían muerto la mayor parte de los chinos que sucumbirían ese trágico 15 de mayo. Entre ellos connotados personajes de la colonia china como: Kang Shai Jack gerente del Banco Wah Yick… El abarrotero Ching Mon King socio de la tienda Wing Hing Luna… Ching Ping Con propietario de la tienda La Plaza de Armas, junto con su socio y hermano Ching Ping Quon… Tang Cong dependiente mayor de El Puerto de Ho Nam... su dueño Lio Ting Long y su socio Lio Tack Toy… Low Son cocinero mayor del restaurante de Chon Lee… su propietario Pack Tin Chong y su socio Pack Tin Suy –otra pareja de hermanos-.

Murieron también: Mar Tu Lean, dependiente mayor del Pabellón Mexicano y el dueño Mar Young, conocido también como “Don Juan Mah”... El maquinista Wong Hong Quong que trabajaba en el patio de la estación de Torreón… El secretario de la Asociación Reformista del Imperio Chino Wong Ken Hing y otro encargado de comercializar los productos de la huerta de Do Sing Yuen llamado Woo Kim Yung, a más del socio de la tienda de Yee Hop cuyo nombre era Wong Yong Lang.

Una de las poquísimas mujeres chinas que había en Torreón era la guapa hermana del Dr. Lim y casada con un tal Ten Yen Tea, de quien tenía tres hijas: la mayor contaba 14 años y las otras dos eran muy pequeñas. Ese día 15, un grupo de 50 maderistas irrumpió en su hogar, los revolucionarios acorralaron a la madre y sus tres hijos, violaron a la madre, la “vejaron horriblemente” y apuntando sus armas a la cabeza de las niñas le exigieron a la madre que dijera que se casaría con ellos. Al final, arrojaron a todos de la casa y se dedicaron a saquearla y destruirla totalmente. Finalmente Ten Yen Tea y sus hijos se refugiaron en la finca de un estadounidense de apellido “Hampton”, de la madre no se sabe si sobrevivió.

A las diez de la mañana ya estaban en Torreón Emilio Madero, el coronel Orestes Pereyra y el jefe Agustín Castro quienes giraron la orden de impedir el asesinato de más chinos y concentrar a los sobrevivientes en el cuartel maderista de la ciudad.

A las pocas horas Ten Yen Tea junto con otros nueve chinos que se habían escondido fueron sacados a golpes por guerrilleros de la revolución para llevarlos al Hotel Salvador, ante Emilio Madero. A los diez los llevaban a pie por las calles, sin embargo antes de llegar y sin mediar provocación alguna “los balacearon por detrás de manera cobarde”, matando a siete de ellos. El cuñado del doctor Lim sobrevivió para contarlo.

Fueron los últimos soldados revolucionarios que entraron en la ciudad -conformando la mayor parte de la fuerza maderista- quienes contuvieron la matanza, salvando la vida de aquéllos a quienes sus correligionarios tenían agarrados y a punto de matarlos.

Charles Enders, dijo haber visto cómo a tres de esos chinos sobrevivientes los llevaban como animales atados por el cuello unos a otros y enroscada la soga en la cabeza de la silla de montar de un jinete maderista, quien los iba jaloneando.

Hacia las cinco de la tarde de aquel 15 de mayo de 1911, los líderes revolucionarios discurrieron efectuar un desfile de sus fuerzas por las principales avenidas de la ciudad sin importar el hecho de que éstas estuvieran cubiertas de cadáveres. La Miguel Hidalgo con 69 cadáveres. La Ignacio Zaragoza con 14. La Benito Juárez con 71. La Mariano Abasolo con seis. La José María Morelos con cuatro y la Antonio Valdés Carrillo con 36.

El vicecónsul Cummins al verlos pasar reconoció a Agustín Castro en la columna de jinetes y lo detuvo para recomendarle que mandara recoger y enterrar a los chinos muertos. Castro asignó allí mismo 20 hombres a las órdenes de Cummins y pidió a éste que se ocupara del asunto. Los 21 tomaron el camino de La Ciudad de los Muertos -que así se llamaba el Panteón Municipal- donde hicieron un socavón de 40 metros de largo y tan profundo que no se alcanzaban a ver las cabezas de los que estaban escarbando. Cabe aclarar aquí que la “fosa común” se hizo “fuera del panteón” porque las autoridades no permitieron que los chinos fueran enterrados… “dentro del camposanto”.

Con tres carretones y otros tantos coches de mulas, fueran trayendo los cadáveres y colocándolos por montones junto al socavón. Los hombres de Agustín Castro los fueron echando en él “unos sobre otros”. La gran mayoría estaban desnudos y muchos de ellos mutilados.

Hay referencia de que 23 cadáveres chinos fueron enterrados en una noria de las afueras –El Pajonal-, en donde hoy está el bosque Venustiano Carranza. Hablan de otra fosa para 21 cadáveres en los terrenos del Hospital Civil y otra por el rumbo de Presidente Carranza y Galeana donde luego estaría la Fundición número tres. El total de estos recuentos arroja la suma de 249 víctimas, sin embargo, la Delegación China confirmó meses después, que fueron 303 los ciudadanos chinos que murieron en la masacre.

En la tarde del 17 de mayo –cinco días después de iniciada la masacre-, el cónsul Carothers encontró en la calle a un niño chino de apellido Wong quien enteró al cónsul de que en un restaurante cercano aún estaban escondidos 75 chinos, los cuales “se estaban muriendo de hambre”.

A los pocos días le fue comunicado al gobierno chino, la noticia de la masacre de que fue objeto su más famosa y próspera colonia en México y en donde fueron sacrificados más de la mitad de sus miembros.

La respuesta de Pekín fue la publicación en el Pekín Daily News, y en muchos otros periódicos chinos, japoneses, europeos y americanos de un texto que decía: “En la Revolución Mexicana se mata y pilla de la manera más arbitraria. Ayer en T’saiyüan (Torreón) fueron asesinados más de trescientos ciudadanos chinos en circunstancias muy deplorables”.

El emperador chino “Suan Tung” –Pu Yi- mandó entregar a la Legación de México en China una lista de exigencias, que en términos corteses “pero claros”, pedían que el gobierno mexicano expresara sus condolencias por el hecho; que se desagraviara (compensara el perjuicio causado) a la bandera china y que se indemnizara a los deudos de los muertos, a más de proteger su vida y sus propiedades en México.

Como mera “coincidencia”… mmm… días después de la masacre arribó al puerto de Veracruz el más moderno barco de guerra de la Armada Imperial China, armado con cañones de largo alcance y con cinco lanza torpedos, al mando del contralmirante Chi Fih Kwong. Según declaraciones, el barco sólo iba… “de paso”, tras haber asistido a la coronación del Rey Jorge V de Inglaterra… mmm… algo lejos para ir… “de paso”... ¿no cree usted?

Originalmente el gobierno chino exigió una compensación de 30 millones de pesos, que luego bajó a seis y finalmente a tres millones de pesos oro, mismos que fueron pagados por el gobierno de Francisco I. Madero el uno de julio de 1912.

Al cabo de un año no quedaban en Torreón sino unos cuantos chinos. La mayoría de quienes habían salvado la vida abandonaron para siempre lo que fuera la colonia de chinos más importante, próspera y productiva… de todo México.

Años después… allá por 1946, cuentan que en el día de los muertos… “y a las afueras del Panteón Municipal”, se estacionaban automóviles lujosos de los que bajaban familias de chinos vistiendo riguroso luto. Colocaban sobre el suelo polvoso la fotografía de algún pariente, -de seguro enterrado ahí en la “fosa común”- y prendiendo una vela le acercaban un plato de arroz blanco.

Arrodillados en silencio oraban un rato por su ser querido, tiempo después, levantaban el retrato y se alejaban de ahí, dejando la vela prendida y el plato de arroz.

Estimada colonia China Lagunera:

De verdad... todos lo sentimos.

Fernando Llama

www.internetual.com.mx/llama


Más de Nosotros

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT