25 de mayo de 2019 notifications
menu
Nosotros

Espacios para estudiar

EL UNIVERSAL.-
jueves 25 de octubre 2012, actualizada 10:06 am

El Universal

"Con el mobiliario apropiado, una estrategia de organización y unos pocos toques de estilo, cualquier área de la casa o habitación será buena para realizar las tareas", señala María Elena Burgos, arquitecta e interiorista. Darle carácter a este espacio hará que el pequeño desde temprana edad tenga una relación con el orden y un sitio donde realizar sus trabajos, dotándole de disciplina y responsabilidad, al contar con un área específica para sus deberes, sin importar el tamaño de la vivienda.

El lugar adecuado

"Un pasillo sin salida, el hueco de la escalera o hasta dentro de un clóset son zonas que encierran un potencial asombroso, ya que pueden convertirse en pequeñas áreas donde los niños pueden estudiar cómodamente", asegura Burgos y ofrece algunas sugerencias para casos específicos.

Habitación compartida

En este caso es imprescindible planificar bien el lugar de trabajo para que ninguno de los niños invada el espacio del otro. Las opciones son muchas, por ejemplo, una mesa más larga con dos sillas, cada puesto puede estar delimitado por un par de estantes con gavetas debajo de la mesa. En la parte superior ubicar una estantería, también dividida en dos, que combine compartimentos abiertos y cerrados.

Debajo de la ventana

Cuando la habitación es pequeña o si prefiere dejar despejada la zona central para los juegos, aprovechar el hueco que queda delante de la ventana es una opción perfecta. En este caso, la mesa de estudio debe ser ligera y con un módulo de biblioteca a un lado.

En un frente

Cerca de la entrada de la casa o en un pasillo son lugares adecuados para una solución como ésta. La clave es la pared, que puede pintarse con un color más fuerte para delimitar el área y equiparla con un escritorio liviano y un mueble modular o un par de tramos encima que funjan de biblioteca.

Lo necesario

Una vez definida la zona de tarea, resulta imprescindible seleccionar los elementos que ocuparán el área, para hacer más eficientes las horas de estudio.

Detalles que hacen la diferencia:

Lo más adecuado es optar por muebles versátiles que puedan cumplir diferentes funciones sin ocupar mucho espacio. Por ejemplo, una cama alta y debajo la mesa de trabajo.

El escritorio es un elemento indispensable, conviene elegirlo de colores claros, para prevenir el cansancio ocular. Para ahorrar el máximo espacio posible se puede optar por un tablero estrecho y pegado a la pared.

Las estanterías también deben adaptarse al área, por ello las soluciones modulares son mucho más prácticas y útiles.

También pueden ponerse repisas arriba del escritorio y deben ubicarse como mínimo 50 cm por encima de la mesa, de manera que el niño no se golpee con ellas.

Idealmente, el lugar debe recibir luz natural, pero no siempre es posible; por eso, asegúrese de que haya una buena iluminación, por ejemplo, una lámpara de escritorio con luz blanca, que proporcione luz puntual y no produzca sombras.

El color es clave y depende del gusto de cada niño, pero también debe generar sensación de tranquilidad y serenidad.

Los tonos neutros facilitan ir cambiando el mobiliario mientras los niños crecen; los cálidos, como el naranja y el amarillo, ayudan a la creatividad y, los azules y verdes, fomentan la concentración.

La silla es un asunto muy serio; busque la más adecuada para la edad del niño, que sea cómoda y de espalda recta, de manera que lo ayude a estar bien sentado.

La computadora es prácticamente una herramienta de trabajo de primera necesidad y los niños están ya muy familiarizados con ella. Es importante colocarla con la regleta para los cables, en un lugar donde no se tropiecen.

Un pizarrón de corcho cerca del escritorio es recomendable para apuntar pendientes o pegar fotos, dibujos, cronogramas y recuerdos. Las lámparas de escritorio producen focos de luz puntual sin sombras.

Todo en su lugar

El orden ayuda a reducir distracciones, y permite a los niños enfocarse mejor en los deberes.

Tenga un lugar específico para cada artículo necesario, así como piezas de almacenaje de distintos tipos: envases para lápices y creyones, cajas y cestas para guardar diferentes objetos, módulos con puerta, para que no todo quede a la vista (ya que esto genera un orden visual agradable).

Trate de que el área de estudios se mantenga limpia, y asegúrese especialmente que quede ordenada una vez que la tarea esté concluida.

No olvide incluir un recipiente para la basura de desechos inorgánicos.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...